Evangelismo

Ultimas fotos

sábado, 28 de febrero de 2015

Buenas Noches


El verdadero servicio

EN CRISTO TIENES VIDA


Considérense muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús.
El que oye mi palabra y cree al que me envió, tiene vida eterna y no será juzgado, sino que ha pasado de la muerte a la vida.


Yo, por mi parte, mediante la ley he muerto a la ley, a fin de vivir para Dios.2 He sido crucificado con Cristo, y ya no vivo yo sino que Cristo vive en mí. Lo que ahora vivo en el cuerpo, lo vivo por la fe en el Hijo de Dios, quien me amó y dio su vida por mí.
Y porque yo vivo, también ustedes vivirán.


Yo les doy vida eterna, y nunca perecerán, ni nadie podrá arrebatármelas de la mano. Mi Padre, que me las ha dado, es más grande que todos; y de la mano del Padre nadie las puede arrebatar. El Padre y yo somos uno.
Ya que han resucitado con Cristo, busquen las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la derecha de Dios… pues ustedes han muerto y su vida está escondida con Cristo en Dios.


Ro. 6:11 Jn.5:24 Gal.2:19,20 Jn.14:19; 10:28-30 Col. 3:1,3


Amárrate públicamente a tu oración

Pero teniendo el mismo espíritu de fe, según lo que está escrito: "CREI, POR TANTO HABLE," nosotros también creemos, por lo cual también hablamos. 2 Corintios 4:13


Porque si permaneces callada en este tiempo, alivio y liberación vendrán de otro lugar para los Judíos, pero tú y la casa de tu padre perecerán. ¿Y quién sabe si para una ocasión como ésta tú habrás llegado a ser reina? Ester 4:14

¿Cuántas veces muchos de nosotros hemos decidido no orar públicamente sobre un asunto por temor de fracasar y quedar mal ante los demás? ¡Seamos honestos! Ese tipo de omisión, nacida de una actitud defensiva y falta de fe, representa una sutil expectativa de derrota que le roba poder a nuestras oraciones.


Cuando le dejamos saber a los demás que estamos orando sobre un asunto específico, establecemos un compromiso espiritual que le añade poder y peso a nuestras oraciones. Al verbalizar nuestras peticiones en una forma pública, esto constituye un acto profético, una declaración de fe que desata el poder de Dios y vigoriza nuestra oración.


Evidentemente, esto no se aplica a ocasiones en que el Espíritu mismo nos dirige a reservar en privado ciertas peticiones íntimas que sólo en un momento posterior, o quizás nunca, sean compartidas con la gente alrededor nuestro. Pero por lo general, la externalización de nuestras peticiones y decisiones espirituales representa una declaración de guerra a los principados que pretenden agobiarnos, y una fuerte declaración de confianza en la fidelidad de Dios.


Yo le digo a mi congregación, “¡Comprométanse! Amárrense a sus metas espirituales. Declárenlas. Compártanlas con dos o tres personas que crean y recuerden lo que ustedes han declarado”.


Hay un momento para cultivar las visiones de Dios en silencio, en quietud y privacidad. Pero también llega el tiempo para anunciar la visión, para declararla, y profetizarla (Hab 2:2). De esa forma, uno queda comprometido y atado a su declaración de fe, y resulta más difícil echar para atrás y abandonar el campo de batalla prematuramente cuando la cosa se ponga dura y difícil.
Dios honra la fe de aquel que le cree lo suficiente como para compartir con otros lo que le está pidiendo. Declara tus visiones y tus peticiones a los que están alrededor de ti. Esa declaración pública se convertirá en una palabra profética que desatará el respaldo divino sobre tu petición y traerá la respuesta que necesitas.

Plenamente convencidos

“Plenamente convencido de que era también poderoso para hacer todo lo que había prometido”.Romanos 4:21

Hay personas que empiezan y dejan las cosas a media. Ellos abandonan las cosas en el camino teniendo un montón de excusas. Pero los hijos de Dios no se conforman con las cosas a medias, y tampoco las trasmiten a medias en el ambiente familiar.

Yo me pregunto ¿Cómo pueden conformarse, rendirse y llegar a no tener victoria? Es porque no buscan alcanzar lo mejor, no desean cerrar las cosas exitosamente y eso se trasmite al ambiente familiar. Hay chicos que se forman en hogares donde las personas son pasivas y tranquilas, que si no salió alguna vez, otra vez vendrá. En el hogar tiene que haber un desafío, un reconocimiento y una valorización de la persona para desarrollar su potencial a pleno.


Usted no tiene que ser un perfeccionista que presiona a sus hijos. Pero tiene que ser una persona que modela la vida de ellos, para que alcancen lo mejor.

Porque nuestro modelo es Cristo. Nosotros tenemos el modelo de vida en la Palabra de Dios y tenemos que aceptar ese modelo para alcanzar lo mejor. No se rinda a nada, pelee la buena batalla de la fe y solo confórmese con lo completo. No se condene, ni se acuse, ni se culpe por cosas incompletas en su vida pero está en camino para completar cosas.

Si el enemigo viene contra usted por un camino por siete caminos tendrá que huir. Porque el enemigo sabe que la vida suya y su hogar no es un lugar habitable para él. Ahí está Dios, está la presencia de Dios, los ángeles y usted es el templo del Espíritu Santo de Dios. De esto debemos estar plenamente convencidos de que nuestro Dios es poderoso para hacer todo lo que él ha prometido.

Las promesas no son un juego para su vida. Son palabras muy serias e importantes para Dios y para los que le creen porque marcarán el rumbo de su vida.

Las promesas son igual a la voluntad y a la Palabra de Dios. El “ojalá” ó simplemente “yo lo deseo” sin fundamento, no sirven. Lo que vale es creerle, hablar y pensar en la Palabra y moverse en el Espíritu Santo con ella. Eso le garantiza un futuro mejor.


Oración: Padre gracias porque en tu Palabra encuentro el fundamento para mi vida. Estoy plenamente convencido de que con tu poder y fuerza en mi alcanzaré todas las cosas que estoy emprendiendo ahora. Mi futuro será glorioso. Lo creo, en el nombre de Jesús, amén.

Los Tres Sobres

Reflexiones - La gente dice que hay dos formas de aprender:
Por la experiencia, la cual se obtiene de los errores cometidos; y por la sabiduría, la cual se obtiene de los errores de otros.


Recomiendo que hasta donde sea posible, se aprenda de los errores de otros.
Aprender de los fracasos es siempre más fácil con la ayuda de un buen consejero. Después que cometo mis errores garrafales, pido consejo de algunas personas: mi papá, Jack Hayford, Elmer Towns, y mi esposa Margaret, quien siempre está dispuesta a compartir conmigo sus opiniones acerca de mis fracasos.
Es importante buscar consejo de la persona correcta.
Oí la historia de un servidor público recién nombrado que estaba instalándose en su nueva oficina.
Al sentarse ante su escritorio por primera vez, descubrió que su predecesor le había dejado tres sobres con instrucciones que deberían abrirse únicamente en tiempos de angustia.
No habían pasado muchos días antes que el hombre entrara en conflicto con la prensa, así es que decidió abrir el primer sobre.
La nota decía: «Échele la culpa a su predecesor». Y eso fue lo que hizo.
Durante un tiempo todo anduvo bien. Pero unos pocos meses más tarde, de nuevo estaba en problemas, así es que procedió a abrir el segundo sobre.
La nota decía: «Reorganícese». Y eso fue lo que hizo.
Eso le permitió disponer de más tiempo. Pero debido a que en realidad nunca había resuelto ninguno de los asuntos que estaban complicándole la vida, volvió a tener problemas, y esta vez, peores que nunca. De modo que, desesperado, abrió el último sobre.
La nota adentro decía: «Vaya preparando tres sobres».
Pida consejos, pero asegúrese que sea de alguien que haya aprendido a manejar sus fracasos en forma exitosa.
Maxwell, John C.: El Lado Positivo Del Fracaso; Failing Forward. Thomas Nelson, Inc., 2000; 2003, S. 169
Aprendizaje es un elemento esencial en la vida. Dios es un maravilloso Maestro que nos enseña a través de las circunstancias de la vida. No pierdas ni un solo detalle.
Aun si fuera verdad que me he desviado, mis errores son asunto mío. Job 19:4.
¿Quién está consciente de sus propios errores? ¡Perdóname aquellos de los que no estoy consciente! Salmo 19:12.


La fe lo puede hacer

Una intervención divina

“Y por la fe en su nombre, a éste, que vosotros veis y conocéis, le ha confirmado su nombre; y la fe que es por él ha dado a éste esta completa sanidad en presencia de todos vosotros.”

Hechos 3:16

Su fe lo ayuda a acceder a la gracia de Dios. Si usted tiene esto en claro, podrá poner en práctica el poder de sanidad que Dios puso dentro suyo. Tenga en cuenta este ejemplo: si una persona nació con una enfermedad que los médicos le dicen que la llevará toda la vida y de repente le dicen que ya no le hace falta tomar más los remedios porque ya está sano. ¿Qué piensa que sucedió? ¿Los médicos se habían equivocado y la persona se hacía la enferma? No creo que usted piense eso.

Le cuento que lo que ocurrió fue que hubo una intervención divina, porque lo que se estudió no da para que fuera de otra manera. Pero intervino Dios. Usted puede ver muchos ejemplos bíblicos de intervenciones divinas, como por ejemplo, la concepción de Jesús, la sanidad de Bartimeo, etc. Pero sepa que no sólo se limita a la sanidad sino que una intervención divina puede ocurrir en cualquier área de su vida.

Fíjese el caso de Abraham. Él no fue bendecido solamente con un tema familiar, fue bendecido en el alma, en las finanzas, en el cuerpo y vivió más de ciento cincuenta años. Y después de haber tenido el hijo de la promesa tuvo varios hijos más. Lo importante para poder recibir esto de parte de Dios, es creerle.

Eso es la fe, es llamar las cosas que no son como si fueran, eso es creerle a Dios. Si él es el padre de todos nosotros los hijos caminamos en el mismo nivel y usted puede ver la bendición. Qué pasa con los creyentes que un día están arriba y otro día están abajo. Usted tiene que creerlo y tiene que hablarlo. Abraham sin tener una iglesia y sin ser parte del nuevo pacto le creyó a Dios.

La Palabra de Dios está cargada de principios sobrenaturales y poderosos que al recibirlos y aplicarlos en su vida van a producir lo que Dios prometió. Y si necesita de una intervención divina la va a ver. Usted va a ver un mover de misericordia y favor divino viendo algo que no se imaginó ver nunca. Pero la mayoría de las cosas van a funcionar por creerle a Dios, por aplicarla en cada área de la vida y por la fe.

Tenga en cuenta que hay cosas que usted tiene que hacer que no hizo nunca y si no le pone fe no las va a poder hacer. Recuerde que las circunstancias naturales están sujetas a las verdades eternas. Si esas verdades eternas usted las cree, las medita, las confiesa y las practica le van a traer resultados de gran bendición. Jesús alimentó una multitud con cinco panes y dos peces. Verdades eternas hacen que sucedan cosas sobrenaturales sobre lo natural. Créalo y lo verá hecho.


Oración: Padre, gracias porque sé que veré una intervención divina en mi vida. Hoy comprendí que lo principal para ver lo que quiero realizado es creerte. Así que me fortalezco en la fe y declaro que todo ya está hecho. En el nombre de Jesús, amén.

Buenas Tardes


Escucha el consejo de Mi Espíritu

Hijo, escucha el consejo de Mi Espíritu como si fuera el consejo del amor mismo de una madre:


¡No, hijo mío! ¡No, niño mío! ¡Tú, mi primogénito, al que pedí con tanto anhelo!…no entregues tu vigor a la seducción del mundo, líbrate de los abrazos de lo que pierde el honor de Mis hijos…


…no conviene a Mis príncipes el embriagarse, ni que abusen de cualquier cosa aunque la consideren legítima…


…porque al embriagarte podrías olvidarte de Mis leyes, y podrías violar los derechos de los pobres…


…se embriagan con el mundo los que van a morir, estos son los que están en tristeza y no tienen Mi alegría y Mi consuelo…


…estos son los que toman y se drogan con el mundo para olvidarse de su miseria, para no acordarse de su desgracia…


…tú, como Mi príncipe, abre la boca en favor del mudo, sostén la causa de todos los desamparados…


…abre tu boca en favor de los pobres y juzga a los afligidos con verdadera justicia… Jesús.


Confesión: Hoy declaro en nombre de Jesús que escucharé el consejo del Espíritu Santo… no cederé a cualquier cosa que trate de controlarme ya sea algo material o inmaterial… no me dejaré seducir por los cantos del mundo… no le daré mi honra… honra que al Señor le costó tanto ganar por mi… más bien ayudaré al débil y el que no tiene quien le ayude para que pueda salir de la prisión del pecado… Amén.


Referencia Bíblica: Proverbios 31:1-9


Un favor a tiempo

PONED LA ARMADURA DE DIOS



Resistan al diablo, y él huirá de ustedes.

Vendrá el enemigo como río, mas el Espíritu de Jehová levantará bandera contra él.


¡Vete, Satanás! —le dijo Jesús—. Porque escrito está: “Adora al Señor tu Dios y sírvele solamente a él.” Entonces el diablo lo dejó, y unos ángeles acudieron a servirle.


Fortalézcanse con el gran poder del Señor. Pónganse toda la armadura de Dios para que puedan hacer frente a las artimañas del diablo. No tengan nada que ver con las obras infructuosas de la oscuridad, sino más bien denúncienlas.
…para que Satanás no se aproveche de nosotros, pues no ignoramos sus artimañas.


Practiquen el dominio propio y manténganse alerta. Su enemigo el diablo ronda como león rugiente, buscando a quién devorar. Resístanlo, manteniéndose firmes en la fe, sabiendo que sus hermanos en todo el mundo están soportando la misma clase de sufrimientos.


Ésta es la victoria que vence al mundo: nuestra fe.
¿Quién acusará a los que Dios ha escogido? Dios es el que justifica.


Stg.4:7 Is.59:19 Mt.4:10,11 Ef.6:10,11; 5:11 II Co.2:11 I P.5:8,9 I Jn.5:4 Ro.8:33

Buen Sábado con Mensaje Cristiano


Sábado Protegido
Vivimos bajo la protección de Dios,
porque “Dios es nuestro refugio y fortaleza.
Él siempre está dispuesto a ayudarnos
en los momentos difíciles”.(1)

Dios es refugio, en Él  encuentro
un amigo dispuesto a escucharme,
a sostenerme y apoyarme.

Dios es fortaleza,
no tengo temor porque voy seguro
en momentos difíciles,
no hay problema imposible de resolver
porque grande es su poder.
Feliz Día Sábado confiado.

Salmo 88: 16-18

Sobre mí han pasado tus irasy me oprimen tus terrores.17 Me han rodeado como aguas continuamente;a una me han cercado.18 Has alejado de mí al amado y al compañero,y a mis conocidos has puesto en tinieblas.

Buenos Dias


viernes, 27 de febrero de 2015


Regresa

En Lucas 17, diez leprosos fueron limpiados, pero sólo uno vio que fue sanado y regresó glorificando a Dios; se postro a los pies de Jesús y le dio las gracias. Jesús le dijo: Levántate, vete; tu fe te ha salvado.
Una de las demostraciones de que alguien que es salvo, es que siempre regresa cuando ve lo que Dios ha hecho en su vida.
En Hebreos 6, Pablo nos dice que hay quienes que han tenido la experiencia de ser iluminados, gustaron del don celestial, fueron hechos partícipes del Espíritu Santo y así mismo gustaron de la buena palabra de Dios y los poderes del mundo venidero, y aun así, todavía ponen los rudimentos viejos de las obras, en vez de creer por fe en Cristo. Por no creer por fe en Cristo, aunque hayan tenido estas experiencias, no se arrepienten y cambian sus vidas.
Estas son las personas que llevan quince años en la iglesia, pero el evangelio nunca entra en sus vidas. Por un momento vienen a la iglesia, modifican sus vidas, pero en el primer problema, buscan cualquier excusa y vuelven atrás al pecado y viven peor que quince años atrás. Luego se les hace difícil volver y viven frustrados y rebeldes, porque pensaban que sus experiencias les protegerían de las dificultades. Mantuvieron su relación con Dios por las experiencias pasadas, no sabiendo que no es por las experiencias, sino por la fe en Cristo, por aceptarlo y recibirlo para toda la vida.

Cualquiera puede cometer un error, el problema está en justificar el error y no salir de él. Hay que arrepentirse, que es tornarse a Dios por fe, y darse cuenta que, aunque las experiencias son gloriosas, no son las que determinan la relación con Dios.
Muchos piensan que esto le sucede a los tradicionales y que ellos son libres porque han modernizado la religión. Qué triste es haber modernizado la religión, sin darse cuenta que nunca ha sido la religión la clave, sino que siempre ha sido la fe en Dios lo que da la experiencia de la salvación.

Estaré en descanso


Prueba de la Buena Persona

Cristo creador

«Porque en él fueron creados todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él. Y él es antes que todas las cosa, y todas las cosa en él subsisten». (Colosenses 1: 16-17)


Estos versículos afirman no solamente que Cristo fue uno con el Padre en la obra de la Creación, sino que además es él también quien asegura su subsistencia. Sí, como hemos visto, la providencia divina a favor del hombre se manifestó con todo su poder y prevención durante la semana de la Creación; la misma providencia y el mismo poder sostienen aquella obra para que no se destruya. El objeto y fin de la Creación fue el ser humano, quien debía ser beneficiario del equilibrio cósmico que hizo del planeta. Tierra la morada de un ser a la imagen y semejanza divinas. Después del pecado, esa intervención providente de la Deidad se hizo todavía más necesaria par que la redención del hombre caído llegara a su término final antes de que las fuerzas de la naturaleza, como consecuencia de la actividad rebelde e inconsecuente de la humanidad, pudieran ser alteradas y convertir en caos la obra perfecta del Creador. Cristo fue y sigue siendo nuestra divina providencia.


La Biblia dice al respecto: «En el principio era el Verbo, el Verbo estaba con Dios y el Verbo era Dios. Este estaba en el principio con Dios. Todas las cosas por medio de él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho fue hecho. En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. La luz resplandece en las tinieblas, y la vida era la luz de los hombres. La luz resplandece en las tinieblas, y las tinieblas no la dominaron» (Juan 1: 1-5).


En él subsisten el poder que mantiene con precisión matemática los inmensos astros del universo en sus órbitas señaladas, el poder que sostiene las partículas del átomo en sus órbitas predeterminadas. En él subsisten también la gracia y la misericordia que mantienen la nueva criatura en el horizonte de la salvación.
Pero hay un Dios en los cielos… cuando olvidamos que Jesucristo es Dios poderoso, creador del mundo y sustentador del universo. Sus maravillosos ojos se posan hoy sobre nuestras vidas para darnos grandes bendiciones.

Deja que su poder transformador repare las herida que hay en tu conciencia y te brinde una paz integral.

Son necesarios un juicio y un Abogado

Porque como el Padre levanta a los muertos, y les da vida, así también el Hijo a los que quiere da vida. Porque el Padre a nadie juzga, sino que todo el juicio dio al Hijo. Juan 5:21, 22.


¿Sueñas con un mundo mejor, donde solo haya bondad, amor, paz y concordia? ¿Donde no haya más motivo de llanto, tristeza, angustia y muerte? Pues, entonces, alégrate, porque Jesús está realizando lo último que falta para que pronto estemos en nuestro verdadero y definitivo hogar: el Juicio.


Dios, luego de haber dado todas las oportunidades necesarias a todos para que opten por el bien y sean salvos, como Gobernante supremo del universo y responsable por el bienestar de todas las criaturas crea­ das, tiene que determinar, mediante un juicio cósmico, quiénes pueden acceder a la gloria, a un mundo mejor exento de maldad, sufrimiento y muerte.


Él no necesita el Juicio, pues es Omnisapiente. Pero el universo inteligente que nos contempla, y nosotros mismos, necesitamos que se haga este juicio que “habilita” a Dios para decir: “Basta. Hasta aquí llegamos con tanta maldad y sufrimiento. Ya es hora de terminar con todo esto y llevar a mi pueblo a moradas ‘de paz’ (Isa. 32:18)”.


Por otra parte, ¿quién puede levantarse con total seguridad y decir que es absolutamente inocente ante la presencia de un Dios infinito en justicia y verdad? Por eso, también necesitamos un Abogado. Para esto, contamos con otro aspecto de la obra redentora de Cristo: “Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo. Y él es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo” (1 Juan 2:1, 2). En el Juicio, él presenta las marcas de la crucifixión en sus manos, como garantía de que los pecados de todos los que confían en él como su Salvador y se arrepienten de sus maldades han sido expiados en la Cruz; que hay perdón para ellos, aceptación total de parte del Padre y una cobertura absoluta contra toda acusación del enemigo.

Excusas

SALMO 38:18 “Por eso, voy a confesar mi maldad; pues me pesa haber pecado.”


Siempre que uno está en compañía de un grupo de doctores, dentistas, profesores, líderes religiosos, trabajadores de funerarias, y en general con profesionales que trabajan con público, uno se entera de historias interesantes. Pero las mejores anécdotas pueden ser la de los agentes de la policía.


No hace mucho, un agente de la patrulla de caminos de Missouri contó lo que le dijo un joven que iba manejando a 80 millas por hora, cuando lo permitido era 55. Cuando el agente le pidió una explicación por violar el límite de velocidad, el joven le dijo que una abeja había entrado en su carro y le estaba volando alrededor de la cabeza, por lo que iba a 80 mph porque sabía que las abejas no pueden volar a esa velocidad…


Por su parte, un agente de Dakota del Sur contó la historia de una señora a la cual había parado por ir conduciendo a exceso de velocidad, excusándose ella que era a causa de un incendio. El agente le preguntó: “¿Dónde es el incendio?”, a lo que ella le dijo que, antes de salir de su casa para ir a trabajar, había armado unas bombas para matar insectos, pero que se había olvidado de sacar el canario de la casa, por lo que se volvía de prisa para salvar al pobre pajarito…


Supongo que todos inventamos nuestras propias excusas. Ya Eva inventó una excusa, diciendo que la serpiente la había engañado. Cuando DIOS le preguntó a Adán qué había hecho, él también puso una excusa, echándole no sólo la culpa a Eva, sino también al mismo DIOS. En otras palabras, Adán le dijo a DIOS: “DIOS, todo es culpa tuya; si no me hubieras dado a esta mujer por esposa, te aseguro que yo nunca hubiera cometido ese pecado”.


Sí, todos tenemos siempre la mejor excusa a mano… y no debería ser así. A DIOS no le gusta oír nuestras excusas, y tampoco las necesita. Lo que ÉL espera de nosotros es la verdad. ÉL quiere que seamos como el salmista, y digamos: “Voy a confesar mi maldad, pues me pesa haber pecado”. Si confesamos nuestros pecados, DIOS nos da Su perdón y Su paz. 1 Juan 1:9 nos dice: “Si confesamos nuestros pecados, DIOS, que es fiel y justo, nos los perdonará y nos limpiará de toda maldad”.


El reconocimiento es clave para que DIOS pueda perdonarnos; si nosotros no reconocemos nuestro error, si no reconocemos que necesitamos ir delante del Señor y pedirle perdón, difícilmente nuestro estado cambiara. Si tú puedes reconocer el error en el que has caído y no solo reconocer sino que ir delante del Señor y arrepentirte y recibir Su perdón entonces, tu vida recibirá un cambio extraordinario. DIOS quiere perdonarte, ÉL quiere restaurar tu vida y restaurar esa comunión intima contigo; no te reproches tantas cosas, no saques en cara tus errores, no te pelees contigo mismo, solo ve delante del Señor y confiesa, no ocultes nada y reconoce tu error, arrepiéntete y entonces DIOS te perdonará.


ORACIÓN: Padre Celestial, te pido que cuando llegue el momento de presentarme ante Ti, lo haga con un corazón limpio. Dame la madurez espiritual para no pretender inventar excusas o esconder mi pecado. Por el contrario, ayúdame a llegar ante Tu presencia y confesarte que soy pecador, para que Tú puedas ser misericordioso conmigo, de tal manera que, ya perdonado, pueda vivir como un verdadero hijo tuyo. En el nombre de Jesús te lo pido. Amén.

Mirando con el alma

Lee 2 Corintios 4.16-18


Hace unos días leí un pensamiento que decía: “El problema no es que haya inteligencias extraterrestres, sino que exista tanta ignorancia aquí en la tierra”.


Hay hombres y mujeres con la mente tan atrofiada, nublada o cargada de prejuicios que, aunque tienen ojos físicos, no pueden mirar con los ojos del alma. Ven solo el lado material de las cosas, pero no disciernen el poder espiritual que las produce.


En el capítulo 9 del Evangelio de Juan encontramos un relato que ilustra lo que acabamos de mencionar. El Señor se encontró con un hombre ciego de nacimiento (“Al pasar Jesús, vio a un hombre ciego de nacimiento”, v. 1). Jesús “escupió en tierra, e hizo lodo con la saliva, y untó con el lodo los ojos del ciego, y le dijo: Ve a lavarte en el estanque de Siloé (que traducido es, Enviado). Fue entonces, y se lavó, y regresó viendo” (vv. 6, 7). La noticia de este milagro se esparció por todos lados. Ante aquella manifestación de la gracia y el poder de Dios, los fariseos querían que el hombre que había recibido la vista dijera públicamente que Jesús era malo, perverso, diabólico. Como se negó a hacerlo, expulsaron al hombre de la sinagoga. Poco después, Jesús fue al encuentro del hombre y le dijo: “¿Crees tú en el Hijo de Dios? Respondió él y dijo: ¿Quién es, Señor, para que crea en él? Le dijo Jesús: Pues le has visto, y el que habla contigo, él es. Y él dijo: Creo, Señor; y le adoró. Dijo Jesús: Para juicio he venido yo a este mundo; para que los que no ven, vean, y los que ven, sean cegados” (vv. 35-39).


Hay quienes ven mucho con los ojos físicos, pero no ven con los ojos del espíritu. Pero también hay quienes no ven bien con los ojos físicos, pero si ven muy bien con los ojos del alma.


Reflexión:
Mi mente iluminada por Dios puede contemplar lo que está más allá del tiempo en que vivo y del mundo en que me muevo.

Buenas Tardes


EL MÉDICO POR EXCELENCIA.


En la mañana de hoy, mi niño fue vestido de médico a su colegio. Lo amo, su sola presencia es una bendición para mí. A veces, solamente me siento a observarle durmiendo y eso produce un deleite que únicamente quien es papa o mama puede entenderlo. Verlo sujetar su estetoscopio y ponerlo para oír el corazón, no tiene precio. Hoy, quiero hablarte del Médico por excelencia, el Único que nunca falla y siempre sana.


La Palabra de Dios dice en Éxodo 23:25b y Éxodo 15:26b “Yo quitaré las enfermedades de en medio de ti (…) Porque Yo Soy Jehová, tu Sanador”. También dice en Deuteronomio 7:12-15ª “Por haber oído estos decretos, haberlos guardado y puesto por obra, Jehová, tu Dios, guardará contigo el pacto y la misericordia que juró a tus padres. Te amará, te bendecirá y te multiplicará, bendecirá el fruto de tu vientre y el fruto de tu tierra, tu grano, tu mosto, tu aceite, la cría de tus vacas y los rebaños de tus ovejas, en la tierra que juró a tus padres que te daría. Bendito serás más que todos los pueblos; no habrá en ti hombre ni mujer estéril, ni en tus ganados. Apartará Jehová de ti toda enfermedad”.


RECUERDA, UN DOCTOR O MEDICO CUANDO ATIENDE A UN PACIENTE BUSCA HACER TODO SU ESFUERZO POR SANAR A ESE PACIENTE, PERO TODO EL ESFUERZO NO SIEMPRE RESULTA. AHORA BIEN, CUANDO TERMINA LA MEDICINA Y TODA LA CIENCIA, COMIENZA EL PODER DE DIOS, EL MILAGRO DE DIOS A OBRAR EN LA VIDA DE LA PERSONA QUE NECESITE SANIDAD. CRISTO JESÚS ES NUESTRO MEDICO POR EXCELENCIA, ÉL NO SOLAMENTE SE ENTREGÓ EN UNA CRUZ PARA SALVARNOS, SINO TAMBIÉN PARA SANARNOS FÍSICA Y ESPIRITUALMENTE. ¿YA LO TIENES EN TU VIDA? ¿YA VISITASTE EL CONSULTORIO DE CRISTO JESÚS PARA TENER VIDA ETERNA Y SANIDAD?


Dios te bendiga


¿Libertad o felicidad?

El Señor es mi roca, mi amparo, mi libertador.2 Samuel 22:2


La libertad no necesariamente te hace feliz. Muchos de ustedes no tienen una autoridad a la que le deban respeto. Quizá seas una mujer o un hombre que lleva muchos años de soledad y han aprendido a sentirse «libres».


Cuando llevamos mucho tiempo solos, tal vez viviendo con nuestros hijos pero ya con una vida resuelta, nos cuesta cambiar ese patrón: Llegar a la hora que quieras, hacer las cosas de tu casa cuando puedas, sin una presión encima, o estás cansado y decidiste comer fuera o no comer. Nos acostumbramos a ese tipo de rutina. No estoy diciendo que esto sea malo ni bueno. Solo quiero llegar al punto en que «ese estilo de vida» cambia de forma radical.


Te casas o decides vivir con unas amigas. Entonces, dejarás de ser el dueño de tu tiempo, tus gustos, tus caprichos y tu libertad. Ahora debes honrar, respetar, cuidar y pensar que ya no estás solo. No te preocupes, no eres un ser extraño. Estás atravesando un tiempo de ajuste. Todo cambio incomoda y a todos nos pasa lo mismo.


Quiero que sepan, en especial a los que están en esa oración perpetua de que Dios les envíe un cónyuge, que sus vidas nunca más volverán a ser iguales. El matrimonio, sobre todo para los que nos casamos después de cierta edad, es toda una aventura.


Te confieso que pasan por la mente muchas cosas cuando nos estamos acoplando y muchas veces, por no decir todas, nos toca morir a nosotros mismos y pensar en la felicidad de nuestra pareja. Sin embargo, te digo que no solo el matrimonio te hace feliz cuando aprendes a tener a Dios como base, también la oración te dará la sabiduría.

Rechazado

Josías reinó en Jerusalén treinta y un años, durante todo ese tiempo, hizo lo que era agradable a los ojos de Dios, no se apartó de lo que era correcto. Desde el duodécimo año, empezó a purificar Jerusalén, destruyó todos los santuarios y altares paganos, los ídolos tallados y las imágenes fundidas. Nunca hubo un rey como él, que se volviera al Señor con todo su corazón, con toda su alma y con todas sus fuerzas.El rey Saúl hizo todo lo contrario. La misión que Dios le dio fue destruir por completo a toda la nación amalecita, pero él sólo destruyó lo que no tenía valor, lo que era de mala calidad; le perdonó la vida al rey de Amalec, se quedó con lo mejor del ganado y con todo lo que le atrajo, poniendo como excusa que serían para sacrificarlos al Señor. Por esta razón, Dios lamentó haberlo hecho rey, porque no le fue leal y se negó a obedecer su mandato.La rebelión es tan pecaminosa como la hechicería, y la terquedad, tan mala como rendir culto a ídolos. 1 Samuel 15:23ª (NTV)¿Qué tipo de actitud estás teniendo tú? ¿Estás esforzándote como Josías por agradar y amar a Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con toda tu mente? ¿O estás igual que Saúl, negándote a destruir algún ídolo en tu vida: tu pareja, hijos, dinero, posesiones, profesión, etc.?Es mejor que ahora renuncies a todo lo que sabes que te está apartando de Dios y te está impidiendo cumplir con la misión que te encomendó, para que más adelante no sea Él quien te rechace por haberlo desobedecido.Nada ni nadie puede ocupar el lugar que sólo a Dios le corresponde en tu vida ni tampoco ningún sacrificio puede agradarle más que tu obediencia.

Viernes, tu Presente para hoy. 

feliz Viernes, frases bonitas del viernes,  saludos amigos en el Viernes, reflexión, palabras de aliento en este nuevo día. Imagen del viernes.


Viernes, tu Presente para hoy
de parte de Dios, ya lo abriste,
ya viste cómo brilla el sol y su resplandor te alcanza,
ya viste que puedes respirar y ser feliz,

ya estás experimentando la capacidad de pensar
y ser agradecido por lo que hasta ahora has hecho
y lo que harás en este bonito día.

Aprovecha este día Viernes con entusiasmo,
es tu regalo de parte de Dios,
24 horas para hacer lo mejor posible con ellas,
para dejar huella, que sea una buena historia que contar
y que sean momentos de valor que tengas.

Con estas Frases Bonitas de Feliz Viernes te saludo
y espero que hoy te vaya muy bien,
un día como hoy es irrepetible
lo gastas o se acaba, disfruta tu presente.

Salmo 88: 13-15

Mas yo a ti he clamado, Jehová,y de mañana mi oración se presenta delante de ti.14 ¿Por qué, Jehová, desechas mi alma?¿Por qué escondes de mí tu rostro?15 Yo estoy afligido y menesteroso;desde la juventud he llevado tus terrores, he estado lleno de miedo.

Buenos Dias


jueves, 26 de febrero de 2015

Buenas Noches


El verdadero amor de Dios en tu matrimonio - Vídeo Reflexivo

EXAMINAME, OH DIOS


Hagamos un examen de conciencia y volvamos al camino del Señor


Examíname, Señor; ¡ponme a prueba! purifica mis entrañas y mi corazón.
Yo sé que tú amas la verdad en lo íntimo; en lo secreto me has enseñado sabiduría.


Me he puesto a pensar en mis caminos, y he orientado mis pasos hacia tus estatutos. Me doy prisa, no tardo nada para cumplir tus mandamientos.
Así que cada uno debe examinarse a sí mismo antes de comer el pan y beber de la copa.


Si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fiel y justo, nos los perdonará y nos limpiará de toda maldad.


Tenemos ante el Padre a un intercesor, a Jesucristo, el Justo.


Así que, hermanos, mediante la sangre de Jesús, tenemos plena libertad para entrar en el Lugar Santísimo, por el camino nuevo y vivo que él nos ha abierto a través de la cortina, es decir, a través de su cuerpo; y tenemos además un gran sacerdote al frente de la familia de Dios. Acerquémonos, pues, a Dios con corazón sincero y con la plena seguridad que da la fe,interiormente purificados de una conciencia culpable y exteriormente lavados con agua pura.


Lam. 3:40 Sal.26:2; 51:6; 119:59,60 I Co. 11:28 I Jn.1:9; 2:1 Heb.10:19-22


El resfriado común

El resfriado es una enfermedad infecciosa que ataca el aparato respiratorio, es bastante contagiosa y puede afectar a todas las personas sin importar su edad. Los síntomas principales son estornudos, secreción nasal, dolor de cabeza, goteo y congestión nasal, ojos llorosos, dolor o flema en la garganta, tos, cansancio y una sensación de malestar general.


Se considera a ésta enfermedad una de las más comunes en el mundo y aunque se trata de un malestar leve, fácil de controlar y de corta duración, es también la principal razón de abstinencia laboral y escolar.


Es necesario destacar un punto importante. Al pasar el tiempo el hombre ha desarrollado miles de vacunas contra distintas enfermedades mucho más infecciosas, mortales y potentes, pero hasta hoy, el resfrío carece de una cura que lo elimine por completo.


Solamente nuestro propio sistema inmunológico, es capaz de terminar con el virus y restablecer la salud completa del individuo infectado. Todos los tratamientos o medicinas inventadas hasta ahora, sólo se encargan de disminuir los impulsos cerebrales que desencadenan las reacciones físicas (anteriormente mencionadas) a dicha enfermedad.


La recomendación médica para quien adolece un resfriado o que quiere evitarlo, es mantener el sistema inmunitario en condiciones óptimas; durmiendo lo suficiente, reduciendo el estrés, llevando una alimentación adecuada y evitando el consumo de bebidas.


En resumen, el resfrío es una enfermedad capaz de infectar e interrumpir la motricidad óptima del hombre más fuerte, más inteligente, más atlético o más sabio del mundo. Sorprendentemente, el remedio se reduce a cuidar nuestro cuerpo con un buen descanso y una adecuada alimentación.


En el ámbito espiritual, el pecado en el hombre es similar a éste virus ya que puede atacar a cualquier persona y no hay un remedio eficaz que pueda proporcionar inmunidad absoluta. Todos somos tentados y propensos a caer en sus redes.


Pero al igual que la recomendación para combatir el resfrió, el método para evitar el pecado o para despojarse de sus ataduras, consiste en alimentar continua y adecuadamente nuestro sistema inmunológico que es nuestro espíritu. Entre más fuerte sea nuestra convicción y conocimiento de Dios, el pecado tendrá menos fuerza sobre nosotros.


Sin embargo, existen aún creyentes que gustan de los remedios instantáneos y fáciles. Asistiendo una vez, el día domingo, a la iglesia procuran sentirse bien y efectivamente logran olvidar todo por un momento, pero al día siguiente el pecado sigue ahí atormentándolos.


El resfrió y el pecado, no se curan con pequeños tratamientos de tabletas que se toman eventualmente, pues solo alivian por un momento. El tratamiento efectivo consiste en trabajar constantemente fortaleciendo nuestro sistema inmunológico.


¿Cuánto estás trabajando en fortalecer tu espíritu?“¿Cómo podrá el joven llevar una vida limpia? ¡Viviendo de acuerdo con tu palabra! Yo te busco de todo corazón; no dejes que me aparte de tus mandamientos. He guardado tus palabras en mi corazón para no pecar contra ti.” Salmos 119:9-11 Versión Dios Habla Hoy

Él tiene cuidado de ti

Mira, pues, que la luz que en ti hay no sea oscuridad. Lucas 11:35


Los ojos del SEÑOR están sobre los justos, y Sus oídos atentos a su clamor. Salmos 34:15


Fui a buscar a mi nieta al 'Circulo Infantil' (guardería). Al regreso yo la seguía y mis ojos estaban sobre ella, siempre dispuesta a atajar algún peligro. Al rato se puso un poco llorona y no quiso caminar más, pero la exhorté a que lo hiciera y finalmente llegamos a la casa.


Pensé en Dios, siento que Él hace lo mismo, su mirada siempre está sobre nosotros y tiene toda su atención concentrada en protegernos de los peligros que acechan en este mundo, que no nos dañarían si no tuviéramos esa tendencia a ponernos en situaciones extremas y si obedeciéramos al pie de la letra a quien nos guía, pero no, nos gusta jugar a ser independientes y es en ese retar al Padre que tropezamos y nos magullamos mucho más que las rodillas.


Juan 5.19 dice: “…No puede el Hijo hacer nada por sí mismo, sino lo que ve hacer al Padre…” La palabra nos advierte, si le imitáramos no tendríamos tropiezos y su mano segura nos guiaría a través de los escabrosos senderos que tenemos que atravesar para llegar a su presencia.


Las magulladuras del alma son peores que las de la piel y solo Él puede sanarlas.


Busca su luz, déjate guiar, que tu necedad no te lleve al precipicio espiritual, sigue la senda segura y protegida que lleva al camino de la vida eterna. En oración, permítete escuchar su voz exhortándote a proseguir “…a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús” Filemón 3.14

Mochila para caminata

¿Has hecho alguna caminata en la naturaleza?


Según las recomendaciones, cuando salimos a dar una caminata llevamos en la mochila ciertas cosas esenciales para que sobreviviéramos acampando una noche al aire libre, además de zapatos cómodos, agua y gorras o sombreros paa el sol. Alguien preguntó: «¿Sólo eso vamos a llevar?»


Empezamos la caminata antes del amanecer. El director notó que una de las mochilas parecía más pesada, así que nos recordó que caminaríamos cinco horas aproximadamente. El dueño de la mochila «grande», un chico alto y fornido, dijo que podía cargar sus cosas sin problemas.
-¡Cada quien carga sus cosas, escucharon?- dijo el director.


Luego de una hora, nuestro compañero de la mochila pesada comenzó a quedarse atrás. A las dos horas, ¡pidió un descanso urgente! Al proseguir la caminata pidió ayuda para cargar su mochila, se veía realmente agotado. A pesar de las indicaciones previas un muchacho se ofreció a ayudarlo. Cuando levantó la mochila, gritó muy enojado y abrió el cierre. Sacó dos botellas grandes de jugo, una barra entera de pan, un frasco de mantequilla de maní y otro de mermelada, un cartón de leche, una almohada y otras cosas. ¡Entendimos por qué se había cansado! El director le preguntó si quería continuar la caminata. Nuestro compañero regresó a su casa. ¡Qué lástima! Al final tuvimos una aventura inolvidable. Pero no la vivió porque prefirió abandonar.


Esta vida es una caminata, que puede durar 15, 48 o 90 años, lo que Dios permita. ¿Cuántos años tienes? ¿Te has puesto a pensar cuánto te falta por andar? Las amistades, los hábitos y las experiencias «pesadas» pueden hacer que te canses antes de tiempo y tengas que abandonar la caminata. Lo mejor es caminar siempre con Jesús. Así disfrutarás la caminata y esta vida en absoluto será agotadora.

«Si tanto te cansas corriendo contra gente de a pie, ¿cómo podrás competir con gente de a caballo? En terreno seguro te sientes tranquilo, ¿pero qué harás en la espesura del Jordán? (Jeremías 12:5)

Si crees realmente en Mí

Hijo, si crees realmente en Mí no hagas diferencias entre personas…


…porque Yo he escogido justamente a los que todos desechan de este mundo para hacerlos ricos en la fe…


…por tanto no desprecies a nadie ni le juzgues en tu corazón…


…si pones tu preferencia y juzgas bien a los que son ricos, piensa que son generalmente los poderosos de este mundo los que aplastan a otros y llevan a los tribunales y siempre ganan porque tienen más dinero e influencias…


…cuando cumples la Ley de Mi Reino, tal como está en la Escritura que dice: Ama a tu prójimo como a ti mismo, haces lo correcto…


…porque cuando haces diferencias entre personas, cometes pecado y la misma Ley te denuncia como culpable…


…cuando hablas con otros hazlo y obra como quien ha de ser juzgado por una ley de libertad…


…porque habrá juicio sin misericordia para quien no ha sido misericordioso, mientras que la misericordia no tiene miedo al juicio… Jesús.


Confesión: Hoy declaro en nombre de Jesús que renuncio en mí corazón a hacer acepción de personas… trataré de ser imparcial con el pobre y el que no lo es… trataré de amar a todos por igual en el amor de Cristo… seré misericordioso con el que necesita y recibiré misericordia de Dios… Amén.


Referencia Bíblica: Santiago 2:1-13

Crees que oras lo suficiente?

FILIPENSES 4:6-7 “Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de DIOS en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de DIOS, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.”


Por el ajetreo de la vida actual, la oración a menudo queda fuera de nuestra agenda de actividades. Pero la comunión con el Señor es vital para tener una relación buena con ÉL. Recuerda que llevar a nuestros seres queridos ante el trono de DIOS, es mucho más importante que muchas tareas que parecen urgentes.
Una vida de oración efectiva siempre resulta en cambios en diferentes áreas, cuyos resultados son bendiciones para nosotros y para aquellos que nos rodean. El pasaje de hoy nos dice que, cuando venimos delante de DIOS en oración con un corazón agradecido, Su paz inundará nuestras mentes y nuestros corazones, aunque muchas veces no podremos siquiera entender cómo es posible que la sintamos, existiendo aún circunstancias desfavorables a nuestro alrededor. Pero ésta es una promesa de DIOS que será una realidad cada vez que cumplamos con las condiciones establecidas por ÉL.
A través de toda la Biblia vemos ejemplos de hombres y mujeres que llegaron a tener una íntima relación con DIOS por medio de la oración. El profeta Isaías declaró: “Con mi alma te he deseado en la noche, y en tanto que me dure el espíritu dentro de mí, madrugaré a buscarte.” (Isaías 26:9). Era tan grande su anhelo de estar junto a DIOS, que pasaba la noche deseando que fuera de madrugada para buscarle.
David también se levantaba muy temprano a buscar el rostro de DIOS en medio de difíciles pruebas. Mientras huía del rey Saúl y su ejército que le buscaban para matarlo, escondido en el desierto de Judá, David escribió el Salmo 63. Dice el versículo 1: “DIOS, DIOS mío eres tú; de madrugada te buscaré; mi alma tiene sed de ti, mi carne te anhela, en tierra seca y árida donde no hay aguas.”
En el Nuevo Testamento vemos que el apóstol Pablo pasaba mucho tiempo orando, y en cada una de sus cartas exhortaba a la constante oración. En su primera carta a los Tesalonicenses dice:“Orad sin cesar.” (1 Tesalonicenses 5:17).
En el pasaje de hoy, Pablo exhorta a los filipenses a orar. A los efesios les dice: “Orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos.” (Efesios 6:18). A los colosenses:“Perseverad en la oración, velando en ella con acción de gracias.”(Colosenses 4:2).
Y así el apóstol Pablo no desaprovechaba oportunidad para compartir sus experiencias producto de una vida de constante oración, que resultó en una íntima relación con DIOS y una profunda entrega al servicio del Señor. Todos estos hombres de DIOS obtuvieron la victoria a pesar de pruebas y dificultades porque vivieron una vida dedicada a la oración.
Un célebre pianista, quien practicaba en su instrumento varias horas por día, acostumbraba decir: “Si un día descuido mi práctica de piano me doy cuenta enseguida; si lo descuido dos días seguidos, mis amigos lo notan; y si lo descuido tres días, el público es quien se da cuenta.” Tal era la experiencia de ese artista. En efecto, solamente mediante un ejercicio ininterrumpido le era posible conservar la ligereza y la habilidad en sus dedos, manteniendo el nivel adquirido con paciencia y perseverancia.
Este concepto se aplica también a la oración. El creyente que la descuida, aunque sea por corto tiempo, experimentará una sensible pérdida que afectará su vida espiritual. Si la descuida por un poco más de tiempo, sus amigos cristianos percibirán en su lenguaje o su conducta notas disonantes, inconsecuencias, una falta de delicadeza a las que no están acostumbrados. Finalmente, si descuida por mucho tiempo la oración diaria, su comportamiento cambiará lo suficiente como para que cada uno de los que están a su alrededor se de cuenta de ello.
Jesús fue también un ejemplo de una vida dedicada a la oración. En muchos pasajes del Nuevo Testamento encontramos a Jesús orando, ya sea por la noche, o por la madrugada, o a cualquier hora del día. Por ejemplo, Marcos 1:35 dice que Jesús “levantándose muy de mañana, siendo aún muy oscuro, salió y se fue a un lugar desierto, y allí oraba.” Mateo 14:23 dice: “Despedida la multitud, subió al monte a orar aparte; y cuando llegó la noche, estaba allí solo.” Y así transcurrió su vida en la tierra, en constante comunicación con su Padre por medio de la oración. Y hasta sus últimos momentos fue la oración instrumento poderoso en su vida; en el jardín de Getsemaní oró tres veces en busca de fortaleza para la terrible prueba que le esperaba. Dice Mateo 26:39: “Yendo un poco adelante, se postró sobre su rostro, orando y diciendo: Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como tú.” Y dice la Biblia que DIOS mandó un ángel para que le fortaleciera.
¿Crees tú que oras lo suficiente cada día? ¿O crees que debes hacerte el propósito de orar más? Si es así, haz un compromiso con DIOS ahora mismo de buscar un tiempo todos los días para orar y leer la Biblia. A la hora más conveniente para ti, ya sea por la mañana temprano, o por la noche antes de dormir, o al mediodía, o por la tarde.
Es necesario hacer un esfuerzo, pues la carne se resiste a buscar a DIOS, pero el espíritu está siempre dispuesto.


ORACIÓN: Padre Amado, reconozco que he sido muy negligente en mi vida de oración. Pon en mi corazón una sed de Ti que se traduzca en ansias de buscar Tu rostro en oración día tras día, cualesquiera sean las circunstancias. Anhelo vivir en constante comunión Contigo disfrutando de Tu presencia en mi vida. Te lo pido en el nombre de Jesús, amén.

Buenas Tardes


Principios del ministerio de Jesús

Principios del ministerio de Jesús

El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio.Marcos 1:15

(Marcos 1:9-15)El ministerio público de Jesucristo empezó después de los cuarenta días de tentación en el desierto. Este fue su primer mensaje:

–El tiempo se ha cumplido. Era el fin de un periodo. Dios había comprobado el fracaso moral de la humanidad. Envió a Aquel que podía inaugurar un nuevo estado de cosas, establecido sobre la base de la perfección de Jesús, quien daría su vida para llevar hijos a su Dios y Padre (Hebreos 2:10, 12).

–El reino de Dios se ha acercado. Este reino es ante todo una esfera espiritual en la cual el creyente es introducido por la fe, un ámbito cuyos principios son formulados por el Señor en su sermón del monte (Mateo 5 a 7).

–Arrepentíos. Esta orden terminante coincide con la predicación de Juan el Bautista: no se puede aprovechar las bendiciones del reino gracias a los méritos personales. Es necesario cambiar nuestra forma de pensar, emitir un juicio sobre nuestros actos: esto es el arrepentimiento.

–Creed en el Evangelio. La palabra “Evangelio” significa «buenas nuevas». Qué mejor nueva que esta: “Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores” (1 Timoteo 1:15).

Este es el tema fundamental del mensaje presentado por el Mesías. ¿Será recibido? Que cada uno abra sus oídos y su corazón para responder a esta orden saludable: “Creed en el Evangelio”.

“Y creyeron muchos más por la palabra de él, y decían…: … nosotros mismos hemos oído, y sabemos que verdaderamente éste es el Salvador del mundo, el Cristo” (Juan 4:41-42).



Dios decidió amarte, transformarte y hacerte parte de su familia

Su elección

… Dios os [ha] escogido desde el principio para salvación… —2 Tesalonicenses 2:13

Lectura: 2 Tesalonicenses 2:13-17
Cuando nuestros hijos eran pequeños, solía orar con ellos cuando los acostábamos. Pero, antes de orar, a veces me sentaba al borde de la cama y charlábamos. Recuerdo decirle a nuestra hija: «Si pudiera poner en fila a todas las niñas de cuatro años que hay en el mundo, te buscaría a ti. Recorrería toda la fila y te elegiría para que fueras mi hija». Eso siempre le ponía una sonrisa en el rostro, porque sabía que ella era especial.

Si esa situación era un motivo para que mi hija sonriera, piensa en lo que significa que, en su gracia, el Dios creador del universo te haya «escogido desde el principio para salvación» (2 Tesalonicenses 2:13). En la eternidad pasada, ya deseaba hacerte su hijo. Por esta razón, las Escrituras suelen usar el tema de la adopción para comunicar la realidad asombrosa de que, sin mérito de nuestra parte, el Señor nos eligió.

¡Qué noticia tan maravillosa! Somos «amados por el Señor» (v. 13) y disfrutamos de los beneficios de ser parte de su familia. Esta gloriosa verdad debe llenarnos de humildad y gratitud. «Y el mismo Jesucristo Señor nuestro, y Dios nuestro Padre, el cual nos amó […] os confirme en toda buena palabra y obra» (vv. 16-17).




Dios decidió amarte, transformarte y hacerte parte de su familia.


Oración por misericordia

Confíen en el Señor para siempre, porque el Señor es una Roca eterna.Isaías 26:4


Señor: He leído y escuchado que tus misericordias son nuevas cada día para nosotros y eso me da la esperanza de que no estoy sola, de que te preocupas por lo que estoy viviendo y que con la prueba me darás también la salida.
Dios mío, te pido perdón si te he culpado de lo que me pasa, pero te confieso que no puedo más. Estoy muy cansado de tomar mis decisiones y de no tenerte en cuenta.


Hoy te pido una nueva oportunidad. He comprendido que deseas ayudarme, regalarme días felices y enseñarme cosas que ahora no puedo entender.


Así que no quiero cuestionarte. Solo quiero aprender a descansar en ti y a confiar en todo tiempo en ti.


Te entrego en este día mis cargas y recibo tu misericordia nueva de hoy.


Amén y amén

REFLEXIÓN – Hacé memoria dignamente.

“Y después de dar gracias, lo partió y dijo: "Este pan es mi cuerpo, que por ustedes entrego; hagan esto en memoria de mí. De la misma manera, después de cenar, tomó la copa y dijo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; hagan esto, cada vez que beban de ella, en memoria de mí.” 1 Corintios 11:24-25 (NVI)
Memoria


Ayer se cumplía un mes de la muerte del fiscal Nisman, quien estuvo investigando el atentado a la AMIA durante más de quince años, y por las escuchas de tanto tiempo, hizo una acusación por encubrimiento al poder ejecutivo de la Nación. Días más tarde de esta terrible acusación, el fiscal aparece muerto en su domicilio. El país quedó consternado por el hecho y un grupo de fiscales convocó a una marcha en memoria de Nisma.


Antes de la marcha, hubo cruces entre el gobierno y la oposición por la marcha, se la tildó con varios motes y se especuló con sus implicancias. Ayer llovía a la hora de la marcha, lo que me hizo suponer que no tendría demasiada convocatoria. Además no había un programa establecido, ni oradores, ni convocatoria partidaria ni sindical.


Me impactó muchísimo ver la cantidad de personas que luego de su trabajo se adhirieron a la marcha. Con su paraguas, acompañaron en silencio a los fiscales. Llenaron la plaza de Mayo y las calles circundantes, cantaron el himno nacional (que me hacía emocionar), y al pedido de uno de los fiscales, todos hicieron un minuto de silencio. Luego se despidió a la multitud y todos se fueron a su casa.


¿Qué motiva a miles de personas a caminar en una marcha silenciosa, sin banderas políticas ni agresiones, para mojarse y un rato después volver a casa? Todos coincidían en lo mismo, una necesidad de hacer memoria, para que no vuelva la impunidad. Era decir presente, para recordar que hay que involucrarse para que haya justicia.


Porque un fiscal lo pidió, miles hicieron memoria. Pensaba en Jesucristo, y en su pedido de memoria. Su glorioso acto en la cruz destrozó nuestra condenación y nos dignificó haciéndonos hijos de Dios. Cumplió la justicia divina, aceptando el castigo por nuestros pecados, para que nosotros no suframos ningún mal. Sino que recibamos los beneficios de la condonación de nuestras faltas.


Y nos pide que una vez por semana, hagamos memoria. ¡Estábamos condenados a una eternidad en el infierno y Jesucristo nos salvó!



Que tengas un Lindo Jueves con estos Buenos Deseos

por Mery Bracho. Frases bonitas, Que tengas un Lindo Jueves con estos Buenos Deseos. palabras para mi muro facebook, saludo para amigos del jueves, imagen gratis.

Que tengas un Lindo Jueves
con la bendición de Dios en tu camino,
pensando que cosas buenas te sucederán hoy,
una buena actitud le dará un adecuado enfoque a este día.
Verás que todo es más fácil cuando piensas antes de actuar
cuando caminas confiando en Dios,
poniendo en sus manos tus proyectos para el día,
dando tu sonrisa a los que te rodean y compartiendo
de lo mucho que estás agradecido.
Feliz Jueves, hoy es un buen día para trabajar con ánimo,
sin quejas y con dedicación, sin amarguras
y poniendo todo el corazón.

Salmo 88: 9-12

Mis ojos enfermaron a causa de mi aflicción.Te he llamado, Jehová, cada día;he extendido a ti mis manos.10 ¿Manifestarás tus maravillas a los muertos?¿Se levantarán los muertos para alabarte? Selah11 ¿Será proclamada en el sepulcro tu misericordiao tu verdad en el Abadón?12 ¿Serán reconocidas en las tinieblas tus maravillasy tu justicia en la tierra del olvido?

Buenos Dias


miércoles, 25 de febrero de 2015

Buenas Noches


Una vida bien vivida: Corramos de tal manera que obtengamos el premio al final

Pero tú, sé sobrio en todas las cosas, sufre penalidades, haz el trabajo de un evangelista, cumple tu ministerio. 2 Timoteo 4:5


El SEÑOR me ha permitido vivir, tal como prometió, estos cuarenta y cinco años, desde el día en que el SEÑOR habló estas palabras a Moisés, cuando Israel caminaba en el desierto; así que ahora tengo ochenta y cinco años. Josué 14:10


'El hombre con el casco de oro' es uno de los cuadros más famosos y amados de Rembrandt. Desde muy joven, he admirado esa obra maestra del extraordinario pintor holandés. Esta pintura nos muestra un viejo soldado, de rostro noble y melancólico, vestido con su uniforme de militar, con un hermoso casco dorado. En el cuadro, el viejo militar mira firmemente hacia un punto indefinido, pensativo, con una expresión melancólica en los ojos. A pesar de los años, el rostro todavía refleja la firmeza y hombría de la juventud; quizás, también, la suave tristeza que viene de haber visto y vivido demasiado. La mandíbula y la boca del viejo soldado, la inclinación de su cabeza, proyectan vigor y coraje. La vejez no parece haber reducido en nada la fortaleza y virilidad de la juventud.
Es evidente que este hombre ha vivido bien. Ha conservado su fuerza. No ha desperdiciado su hombría o su vitalidad en placeres destructivos o actos deshonestos. Evidentemente, los soldados que él dirigió en la guerra tuvieron la bendición de estar cubiertos por el liderazgo de un hombre excepcional, que siempre se preocupó por su bienestar, y que nunca puso su vida en riesgo innecesariamente. Para este hombre, el premio de una vida bien vivida resulta ser, precisamente, una vejez llena de vitalidad y paz interior.
El apóstol Pablo era ese tipo de líder, siempre en guardia contra sí mismo, siempre alerta contra cualquier trampa sutil que pudiera hacerlo tropezar y perder su corona. Para él, la vida cristiana es una larga carrera. Importa más cómo la terminamos que cómo la comenzamos. Su firme propósito era terminar la carrera con honra, correrla legítimamente. En I Corintios 9:24 pregunta, “¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos a la verdad corren, pero uno solo se lleva el premio?” La conclusión, para él, es inescapable: “Corred de tal manera que lo obtengáis”.
La gloria de una vida bien vivida, un ministerio bien acabado, no nos están garantizados. Hay una forma de “correr” si queremos que esto llegue a ser una realidad para nosotros. ¡Hay que pagar el precio! Hay que orar mucho, sangrar mucho, dejarse quebrantar y podar por el Señor. Hay que pedir mucho perdón, reconocer muchas faltas, humillarse demasiado. Se requieren muchos ayunos y desvelos, muchos naufragios del yo y del orgullo, muchas luchas con el ángel en medio de la noche. Involucra una vida de abstinencias y placeres rehusados. Pablo lo pone de esta manera:
25 Todo aquel que lucha, de todo se abstiene; ellos, a la verdad, para recibir una corona corruptible, pero nosotros, una incorruptible.26 Así que, yo de esta manera corro, no como a la ventura; de esta manera peleo, no como quien golpea el aire,27 sino que golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre, no sea que habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado.
El espectro de un fracaso definitivo al final de su carrera mantenía sobrio a Pablo. Día tras día, volvía a abrazar las disciplinas del corredor atlético. En su caso, esas disciplinas involucraban la oración, el escudriñar las Escrituras, el ayuno, el examen continuo de sí mismo, el rechazo activo del mundo, la renuncia a buscar la gloria personal o la aprobación de los hombres, el reconocimiento activo de sus fallas personales, y una continua dependencia del Señor.
Su discurso de despedida en Mileto a los ancianos de la iglesia de Éfeso, registrado en Hechos 20:17-35, muestra que Pablo logró alcanzar su objetivo. Sus palabras a sus compañeros de batalla proyectan la dignidad, la elegancia y autoridad del soldado que se retira con honor, que ha cumplido su misión, y que nunca le dio la espalda al enemigo. En otro hermoso y conmovedor pasaje (II Tim 4: 5-8), anima a Timoteo, su hijo espiritual, a correr su propia carrera ministerial con legitimidad y a terminarla con honra:
5 Pero tú sé sobrio en todo, soporta las aflicciones, haz obra de evangelista, cumple tu ministerio.6 Porque yo ya estoy para ser sacrificado, y el tiempo de mi partida está cercano.7 He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe.8 Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.
La vida y el servicio cristianos están minados de trampas espirituales. Las gloriosas alturas del comienzo pueden ceder a los valles y abismos de la mediocridad más adelante. Si no nos cuidamos y examinamos continuamente, fácilmente podemos extraviarnos y perder el derrotero. A un glorioso y digno final sólo se llega por medio de múltiples decisiones morales hechas cada día, y un voto de fidelidad continuamente renovado frente a la tentación continua de dejar caer los brazos y ceder a las ofertas engañosas del tentador de nuestras almas.
Algunos principios que nos pueden ayudar a vivir una vida victoriosa, siempre ascendente: Mantener cuentas cortas con Dios, reconociendo y confesando nuestros pecados lo más pronto posible.
Honestidad y transparencia con Dios y nuestros semejantes. Humildad preventiva, y reconocimiento continuo de que sólo por la gracia de Dios nos podemos acercar a Él y servirle. Misericordia para con los demás, lo cual nos asegura la gracia y el perdón de Dios cuando lo ofendemos. Dependencia del poder de Dios para vivir vidas santas, en vez de depender de nuestra propia fuerza o justicia. Búsqueda continua de unción fresca, en vez de depender de las experiencias sublimes del pasado para las luchas de hoy. Principios como estos nos mantendrán vigorosos espiritualmente, y nos llevarán de victoria en victoria en nuestro caminar cristiano.

Ama tu Iglesia (Predica) - Danilo Montero


Su espíritu es lo que realmente usted es

“En tu mano encomiendo mi espíritu;Tú me has redimido, oh Jehová, Dios de verdad.”Salmo 31:5

Una de las cosas principales que todo cristiano debe saber y permitir que le sea revelada es que al nacer de nuevo, tiene que tener una comprensión mucho más amplia de lo que verdaderamente somos en el Señor. Somos un ser tripartito, espíritu, alma y cuerpo. Pero lo que verdaderamente somos es espíritu y ese espíritu está depositado dentro suyo.

Es el que le permite adorar a Dios y tener conexión con él. Al venir al camino de Dios y hacerlo El Señor y dueño de su vida, comenzará a transitar en Sus planes, por eso es muy importante que reciba conocimiento y guía en su espíritu. Para eso necesita ir avanzando en el conocimiento de las cosas espirituales. Porque Dios tiene grandes planes para su vida y quiere revelarse en esta tierra y si no tiene una comprensión primaria de lo que realmente es en el Señor, es muy difícil manifestar todo lo bueno que viene de él.

Este es un buen tiempo para que le permita al Espíritu Santo que le vaya revelando cosas en su interior, que le vaya enseñando, guiando y le de la libertad para que vaya operando dentro de su vida.


Su espíritu es lo que realmente usted es. Su espíritu vive dentro de su cuerpo, y dentro de ese cuerpo también está el alma que se compone de mente, emociones y voluntad. La mayoría de los creyentes viven una vida que sólo responde al alma, a la mente y a las emociones. Esto hace que su voluntad no esté bien dirigida y pueda hacer cosas que estén fuera de lugar. Algunos son dirigidos por el cuerpo. Pero hoy usted tiene que poner las cosas en su lugar. Su espíritu debe gobernar todo su ser.

Hay momentos en los cuales entenderá que Dios tiene que hacer un cambio en su vida y eso lo comprende porque Dios trajo algo a su espíritu y que se revela para todo su ser. Porque a través del espíritu recibe el poder para cambiarlo y sabe que no hay límite para su vida y que lo imposible se hace posible con Dios.

Algunos viven una vida que siempre parece que está marcada por lo mismo. Pero cuando comienza a tener una buena comunión con Dios en el espíritu recibiendo lo de él, teniendo intimidad y buena relación, va comprendiendo quién es en Dios, lo que puede y lo que Dios puede hacer a través de su vida. Así va canalizando las cosas en la manera correcta y empieza a ver como fluye en su vida y a través de su vida en una manera sobrenatural.


Oración: Padre, hoy dispongo mi espíritu para que sea guiado por el Espíritu Santo. No dejaré que las emociones me gobiernen. Quiero hacer tu voluntad. Lo haré, en el nombre de Jesús, amén.