Evangelismo

Ultimas fotos

jueves, 31 de diciembre de 2015

Buenas Noches


Dios ya hizo provisión para ti

Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. Juan 3:16
“Dios proveerá” es la promesa de Dios a cada uno de sus hijos. Viene a mi memoria el caso de Abraham, quien enfrentó la prueba más dura que, a mi juicio, puede enfrentar un padre. Dios le pidió que ofreciera en sacrificio a su hijo Isaac, a quien tanto amaba, y la respuesta a su más ferviente oración.

Como madre, me da escalofríos el solo pensar en perder a mi hijo, y no puedo imaginar tener que sacrificarlo yo misma. Abraham escuchó la voz de Dios, quien le pidió que le diera en sacrificio a su amado hijo, y se dispuso a obedecer. Juntos hicieron el viaje y subieron al Monte Moria. De pronto, ya cerca de la cumbre, el muchacho preguntó: “Padre, tenemos todo: la leña, el fuego, el cuchillo, pero… ¿dónde está el cordero para el sacrificio?”. La respuesta del padre, con voz quebrantada, pero segura fue: “Dios proveerá el cordero para el sacrificio, hijo mío”. Qué amor de Abraham hacia Dios, que estuvo dispuesto a entregarle su mayor tesoro.

Silencio. Dios parecía lejano al dolor de Abraham. Un abrazo fue la triste despedida. Abraham acostó al muchacho en el altar y levantó el cuchillo, pero cuando iba a sacrificarlo, escuchó la voz que le ordenaba: “No le hagas daño al muchacho, pues conozco que me temes porque no me has negado a tu único hijo” (ver Gen. 22:12). Un suspiro alivió su oprimido corazón, y escuchó el balido de un cordero entre los arbustos. Abraham e Isaac alabaron al Dios que cumplió su promesa: “Dios proveerá”.

Alabemos y agradezcamos a Dios porque nada nos ha faltado ni nos faltará, pues, como en Moria, su promesa es fiel. Aun cuando sientas que no tienes nada, Dios cumplirá y seguirá cumpliendo sus promesas. Si dio a su único Hijo en el Calvario, ¿que podría negarte? Te ama tanto que hizo provisión para que estés a su lado por la eternidad, y te dará lo que necesites hasta que llegue ese día. “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito [para que si crees en él llegues a vivir como una princesa eternamente a su lado]” (Juan 13:6).

El tiempo no será más

«El ángel que vi de pie sobre el mar y sobre la tierra levantó su mano hacia el cielo y juró por el que vive por los siglos de los siglos, que creó el cielo y las cosas que están en él, y la tierra y las cosas que están en ella, y el mar y las cosas que están en él, que el tiempo no sería más». (Apocalipsis 10: 5-6)

Hay todavía tres dimensiones importantes del tiempo que nos conciernen particularmente a los cristianos. En primer lugar, el tiempo acotado santo, bendito, de reposo, tiempo de guardar: el sábado, apartado por el Creador para que la humanidad se acercase periódicamente a él, le adorase y fuera una señal de santificación entre el hombre y Dios. El sábado se ha convertido hoy, debido a la observancia generalizada del domingo, en un signo distintivo de los que siguen respetando su carácter irrenunciable de monumento del acto creador y vínculo santificador del creyente, adquiriendo por ello un valor apologético e identificador incuestionable.

Pero tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento se habla del tiempo del fin o tiempo escatológico; es el tiempo del juicio investigador, el tiempo de la consumación de todas las cosas, tiempo de espectaculares señales que concluirá con el regreso a este mundo del Salvador. Para la Iglesia Adventista es tiempo de acción, de proclamación urgente del mensaje. Pablo dijo a la iglesia: «Y esto, conociendo el tiempo, que es ya hora de levantamos del sueño, porque ahora está más cerca de nosotros nuestra salvación que cuando creímos» (Romanos 13:11). Ei tiempo que nos queda es corto, las señales del fin están tomando una aceleración vertiginosa y la predicación del evangelio a todo el mundo no se ha consumado todavía. ¿Cuántas campanadas dará aún el reloj de Dios antes de que se pare definitivamente?

En efecto, el ángel del Apocalipsis nos anuncia que el tiempo de la creación ha llegado a su término final, que el paréntesis abierto en la eternidad se ha cerrado, el tiempo de gracia y salvación han concluido, el gran día del Dios todopoderoso se ha cumplido; es el fin de la historia, de la promesa y de la espera, es el fin de la muerte, es la vida eterna. Los redimidos ya están sobre el mar de vidrio; todo entra de nuevo, en la dimensión inconmensurable de la eternidad, porque el tiempo mesurable, kronos

Y el tiempo oportunidad el kairos, no será más…

Acepta hoy el plan de salvación para tu vida. Mañana puede ser tarde.


Seguridad eterna

Jehová será rey sobre toda la tierra. En aquel día Jehová será uno, y uno su nombre. Zacarías 14:9.

El gran plan de la redención dará por resultado el completo restablecimiento del favor de Dios para el mundo. Será restaurado todo lo que se perdió a causa del pecado. No sólo el hombre, sino también la tierra será redimida, para que sea la morada eterna de los obedientes. Durante seis mil años, Satanás luchó por mantener la posesión de la tierra. Pero se cumplirá el propósito original de Dios al crearla. “Tomarán el reino los santos del Altísimo, y poseerán el reino hasta el siglo, eternamente y para siempre”. Daniel 7:18.

“Desde el nacimiento del sol hasta donde se pone, sea alabado el nombre de Jehová”. Salmos 113:3… Los sagrados estatutos que Satanás ha odiado y ha tratado de destruir, serán honrados en todo el universo inmaculado.


Por medio de la obra redentora de Cristo, el gobierno de Dios queda justificado. El Omnipotente es dado a conocer como el Dios de amor. Las acusaciones de Satanás quedan refutadas y su carácter desenmascarado. La rebelión no podrá nunca volverse a levantar. El pecado no podrá nunca volver a entrar en el universo. A través de las edades eternas, todos estarán seguros contra la apostasía. Por el sacrificio abnegado del amor, los habitantes de la tierra y del cielo quedarán ligados a su Creador con vínculos de unión indisoluble…


Donde el pecado abundó, sobreabundó la gracia de Dios. La tierra misma, el campo que Satanás reclama como suyo, ha de quedar no sólo redimida, sino exaltada. Nuestro pequeño mundo, que es bajo la maldición del pecado la única mancha oscura de su gloriosa creación, será honrado por encima de todos los demás mundos en el universo de Dios. Aquí, donde el Hijo de Dios habitó en forma humana; donde el Rey de gloria vivió, sufrió y murió; aquí, cuando renueve todas las cosas, estará el tabernáculo de Dios con los hombres, “morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios”.Apocalipsis 21:3. Y a través de las edades sin fin, mientras los redimidos anden en la luz del Señor, lo alabarán por su Don inefable: Emmanuel: “Dios con nosotros”

SONRIE

Hay personas que hace tiempo parecen haber olvidado la capacidad de sonreír. Es que los problemas, dificultades y tristezas parecen haber borrado la sonrisa y con ella, la alegría y los sueños. Si piensas que este es tu caso, quiero recordarte esta promesa: “Él volverá a llenar tu boca de risas y tus labios con gritos de alegría” Job 8: 21. Recuerda siempre que Dios quiere devolverte la sonrisa y la alegría, solamente acude a tu Padre y cambiará tu estado de triste a Feliz porque Cristo vive en ti.

Dios te habla

Y al atardecer, Le trajeron muchos endemoniados a Jesús; y expulsó a los espíritus con Su palabra, y sanó a todos los que estaban enfermos.
Mateo 8:16

Sana a los quebrantados de corazón y venda sus heridas.
Salmos 147:3

TE GUARDARA


El guarda los pies de sus santos.

Si decimos que tenemos comunión con El, pero andamos en tinieblas, mentimos y no practicamos la verdad; mas si andamos en la luz, como El está en la luz, tenemos comunión los unos con los otros, y la sangre de Jesús su Hijo nos limpia de todo pecado.

El que se ha bañado no necesita lavarse, excepto los pies, pues está todo limpio; y vosotros estáis limpios, pero no todos.

Por el camino de la sabiduría te he conducido, por sendas de rectitud te he guiado. Cuando andes, tus pasos no serán obstruidos, y si corres, no tropezarás.
No entres en la senda de los impíos,ni vayas por el camino de los malvados. Evítalo, no pases por él; apártate de él y pasa adelante.

Miren tus ojos hacia adelante, y fíjese tu mirada en lo que está frente a ti.
Fíjate en el sendero de tus pies, y todos tus caminos serán establecidos.
No te desvíes a la derecha ni a la izquierda; aparta tu pie del mal.

El Señor me librará de toda obra mala y me traerá a salvo a su reino celestial. A El sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

I S. 2:9 I Jn. 1:6,7 Jn. 13:10 Pr. 4:11,12,14,15,25-27 II Ti. 4:18

Hagamos todo lo bueno

Dios es el que me ciñe de fuerza, y quien despeja mi camino; Quien hace mis pies como de ciervas, y me hace estar firme sobre mis alturas.2 Samuel 22:33, RV-60

Todo lo negativo que pudo ocurrir este año no debe marcar tu nuevo año.
Hace algún tiempo, como lo dije al comienzo de este devocional, hacía por estos días una agenda de peticiones y se las presentaba a Dios con una oración el 31 de diciembre a la medianoche. Era como colocar un montón de sueños y anhelos en la presencia de Dios y confiar que Él me los cumpliría uno a uno.

Sin embargo, hay cosas que ya Dios tiene programadas para cada uno de nosotros y, tarde o temprano, se cumplirán. Así que no te encierres solo en tus deseos, sino deja varios puntos en blanco para que Él mismo sea el que los llene. Déjate sorprender por Dios. ¡No te vas a arrepentir!

Entra a un nuevo año con tu mente y corazón en sintonía con el Señor. Ah, y otra cosa, recuerda que Él siempre desea lo mejor para ti.

Buenas Tardes


ORACIÓN PARA BENDECIR EL AÑO 2016

Padre Dios, comienzo este año dando toda la gloria a tu nombre. Declarando que gobiernas mi vida y todos mis asuntos. Entrego en tus manos el año 2016 para que se haga tu voluntad en mi vida y familia.

Me anticipo a darte gracias por las bendiciones que me esperan a lo largo de este nuevo año.

Proclamo a Jesús como la piedra fundamental que me hace permanecer en mi propósito, bajo protección, salud, prosperidad y sabiduría.
Te pido una nueva unción que me ayude a enfrentar los nuevos desafíos, metas y actividad que deba realizar.

Renuncio a estancarme en el pasado, a quedarme atado a recuerdos, heridas y malas experiencias. Abro mi mente y corazón para ser renovado en todo mí ser.
Abre mis ojos para que pueda ver todo lo que me detiene, y para permanecer alerta a toda trampa del enemigo.

Proclamo que en tu sabiduría seré guiado en tomar decisiones correctas.
Te pido que cada día, hora y minuto de este año quede rociado por la preciosa sangre de Cristo, que me quita la culpa y me limpia de todo pecado.
Padre amado, en el nombre de Jesús, te pido ángeles protectores que me cuiden y ayuden a mí, y a toda mi familia.

Corto de mi ser la iniquidad, la maldición, las malas costumbres, y todo patrón negativo que se repita sobre mi en el nombre de Jesús.

Declaro que 2016 será:

“Año de hallazgos maravillosos, ideas revolucionarias, emprendimientos prósperos y pujantes, año de un gran salto. De sanidad familiar y financiera, año de hallar por gracia una puerta para la que fui preparado desde hace mucho tiempo”.

“Año de restaurar tiempos perdidos, de recuperarme de malas decisiones y de aparición de nuevas oportunidades”.

“Año de establecer conexión con personas que me abrirán puertas sin precedentes”.

“Año de ver cumplidas pequeñas y grandes metas que estuvieron pendientes por muchos años”.

“Año de ser renovado para ser un canal de bendición para todos”.

“Todo lo dicho hasta aquí, lo pido, creo y declaro en el nombre de Jesús. Amen”.


En Dios Confiamos

Una reseña cuenta que en 1861, cuando los Estados Unidos se hallaba en medio de la crisis de la Guerra Civil, el secretario del Tesoro escribió al director de la Casa de la Moneda de Filadelfia y le dijo: “No hay ninguna nación que pueda ser fuerte, excepto bajo la defensa de Dios. Recomiendo que la confianza de nuestro pueblo en Dios sea declarada en nuestras monedas. Prepare un emblema para expresar el reconocimiento nacional de Dios y nuestra confianza en Él”


El primer lema preparado decía: “Dios es nuestra confianza” Pero éste después fue cambiado por: “En Dios confiamos”, que todavía puede leerse en los billetes de esa nación.


Si este año fue muy bueno o si sigues enfrentando una guerra en tu familia, en el trabajo, con tus finanzas, problemas de salud o de cualquier otra índole, no olvides que sin importar lo dura que sea la batalla tu victoria está asegura si confías en Dios.


Todos tenemos sueños, metas, propósitos para el próximo año y ninguno de nosotros piensa en el fracaso cuando consideramos que empieza un nuevo año, por el contrario, tendemos a verlo con esperanza, como una nueva oportunidad.Sin importar cómo estás terminando este año, te invito a adoptar el mismo lema que aún se usa en la moneda Norte Americana: “En Dios confiamos”. Si tu confianza está puesta en Él no importa la situación política o económica de tu país, si surgen problemas familiares, laborales, de salud, ni ninguna otra dificultad que enfrentes porque nada podrá vencerte, sino que podrás ver la mano de Dios obrando a tu favor siempre.


“Pero benditos son los que confían en el Señor y han hecho que el Señor sea su esperanza y confianza. Son como árboles plantados junto a la ribera de un río con raíces que se hunden en las aguas. A esos árboles no les afecta el calor ni temen los largos meses de sequía. Sus hojas están siempre verdes y nunca dejan de producir fruto”. Jeremías 17:7,8 (NTV)


¡Confía en Dios, permite que pelee tus batallas y te defienda porque no hay nada imposible para Él!

Conformados a su imagen

“Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos.”Romanos 8:29

La obra de Cristo en la cruz le trajo muchos beneficios para su vida y la de su familia. La Palabra dice que el que cree que Jesucristo es el Hijo de Dios y lo hace el Señor de su vida, este será salvo. Y la salvación trae consigo muchos beneficios que por gracia él nos otorgó. Sanidad, liberación, paz, prosperidad. Pero todo eso fue preparado para los Hijos de Dios ¿Es usted un hijo de Dios? Entonces quiero contarle que una de las razones por la cual Dios nos salvó es porque quiere conformarnos a la imagen del Hijo de Dios.
Usted se está conformando a la imagen de Jesús, está revelando y reflejando la imagen de Él acá en la tierra. Por eso va a ver cada vez más diferencia entre lo que usted piensa y lo que piensa el mundo, y la imagen que pueda dar el mundo y la que pueda dar usted. Es un embajador del reino de los cielos, lleno de la presencia de Dios, y lleno del amor de Dios. Eso es lo que el mundo verá en usted.

Muchas veces hay cristianos que en la iglesia se comportan de una manera y fuera, a la vista del mundo, de otra. En la iglesia son “cristianos” y afuera ¿cristianos? Sí, cristianos en forma de pregunta porque su comportamiento nos lleva a preguntarnos si realmente son cristianos. Un verdadero hijo de Dios es íntegro, es el mismo en todo lugar porque no tiene nada que esconder. Fíjese que al estar conformado a la imagen de aquel que lo creó tiene que representarlo a él, su presencia tiene que manifestar la presencia de Él.

Hoy lo invito a reflexionar y mirarse ¿está reflejándolo a Dios en sus actos? ¿Se siente un embajador del Reino? Si todavía le falta mucho por alcanzarlo no se desanime, usted está en camino. Utilice todos los recursos que Dios puso en su vida para cambiar aquello que sea necesario. Tiene al Espíritu Santo que lo guía y le ayuda a detectar lo que no está de acuerdo a lo que Dios quiere, tiene la Palabra que lo ilumina y le trae revelación de lo que Dios dice. Tiene líderes, tiene padres espirituales. Puede escuchar predicaciones grabadas, verlas por DVD, escuchar programas cristianos en la radio, en la televisión, tiene la página de Internet ¿Qué más puede pedir? Tiene muchos recursos disponibles hoy en día. Lo invito entonces a meditar en la Palabra, renovar su mente con ella y comenzar a reflejar la imagen de aquel que lo creó.


Oración: Padre, hoy me comprometo a revisar a la luz de tu Palabra cada área de mi vida y cambiar aquello que no te esté reflejando. Quiero ser el mejor embajador tuyo en esta tierra. Lo seré, en el nombre de Jesús, amén.


Buenos Deseos. 

Que tengas un día con buen ánimo para seguir adelante


Buenos Deseos para hoy.

Que tengas un día

con buen ánimo para seguir adelante,

con un corazón dispuesto,

un espíritu alegre,

unas manos dispuestas a servir

y unos pies listos para moverse

hacia dónde tienen que ir.

Sobre todas las cosas cuida tu mente,

protégela de malos pensamientos,

no des lugar a sentimientos amargos y

llénala con un espíritu agradecido

por todo lo que Dios ha hecho contigo,

con pensamientos de paz y de prosperidad,

de bendición y compasión por los demás.

Que hoy sea un día diferente

porque dentro de ti ya es diferente,

estás dispuesto a tener un día positivo

y con las bendiciones que Dios mande.

Salmo 143: 9-10

Líbrame de mis enemigos, Jehová;

en ti me refugio.

10 Enséñame a hacer tu voluntad,

porque tú eres mi Dios;

tu buen espíritu me guíe

a tierra de rectitud.

Buenos Dias


miércoles, 30 de diciembre de 2015

Buenas Noches


El reino de amor de Cristo

El reino, y el dominio y la majestad de los reinos debajo de todo el cielo, sea dado al pueblo de los santos del Altísimo. Daniel 7:27.

El gobierno del reino de Cristo no se asemeja a ningún gobierno terreno. Es un reflejo de los caracteres de quienes componen el reino… En su corte preside el amor santo, y sus cargos y funciones están adornados por el ejercicio de la caridad. Pide a sus siervos que incorporen compasión y benevolencia, sus propios atributos, en todas sus tareas…

Sólo el poder de Cristo puede obrar la transformación en el corazón y la mente a fin de que todos los que quieran puedan participar con él de la nueva vida en el reino de Dios… A fin de servirle rectamente, debemos nacer del Espíritu divino. Esto purificará el corazón y renovará la mente y nos dará una nueva capacidad para conocer y amar a Dios. Nos dará obediencia voluntaria a todos sus requerimientos. Esa es la verdadera adoración.

“Tus ojos verán a Jerusalén, morada de quietud, tienda que no será desarmada, ni serán arrancadas sus estacas, ni ninguna de sus cuerdas será rota. Porque ciertamente allí será Jehová para con nosotros fuerte, lugar de ríos, de arroyos muy anchos… Porque Jehová es nuestro juez, Jehová es nuestro legislador, Jehová es nuestro Rey; él mismo nos salvará… No dirá el morador: Estoy enfermo; al pueblo que more en ella le será perdonada la iniquidad”. Isaías 33:20-24.

“Os gozaréis y os alegraréis para siempre en las cosas que yo he creado” asegura el Señor; “porque he aquí que yo traigo a Jerusalén alegría, y a su pueblo gozo. Y me alegraré con Jerusalén, y me gozaré con mi pueblo; y nunca más se oirán en ella voz de lloro, ni voz de clamor… Edificarán casas, y morarán en ellas; plantarán viñas, y comerán el fruto de ellas. No edificarán para que otro habite, ni plantarán para que otro coma; porque según los días de los árboles serán los días de mi pueblo, y mis escogidos disfrutarán la obra de sus manos… No afligirán, ni harán mal en todo mi santo monte, dijo Jehová”. Isaías 65:18-25.

 

Mente Brillante

¿Sabes por qué la mente brillante de Galileo no tenía fin?

Galileo nació en 1564, en Pisa, Italia. Se convertiría en uno de los científicos más reconocidos hasta nuestros días. Es considerado el padre de la física, la astronomía y de la ciencia como las conocemos. El padre de Galileo se dedicaba al comercio, pero quiso que su hijo estudiara Medicina. Así, estudió además de medicina, filosofía, literatura, física y todo lo que llamara su atención. Supo que un holandés había creado un tubo para observar los barcos a distancia. Sin haberlo visto nunca, creó uno propio que hoy conocemos como telescopio.
Por primera vez vio de cerca las estrellas, la Luna y los planetas. Llegó a la conclusión de que la Tierra no era el centro del universo, como había dicho Copérnico. Pero por haberse atrevido a decir algo contrario a lo que la mayoría pensaba, Galileo fue condenado a cadena perpetua. Aun así, nunca se detuvo, e inventó muchas otras cosas. Hasta sus últimos días, aun ciego, su mente brillante siguió trabajando y generando ideas.

Galileo siempre reconoció a Dios en todo. Por eso, su mente no tenía límites. Creía indiscutiblemente en el mismo Dios en que tú y yo creemos. Por ejemplo, escribió: “No me siento obligado a creer que un Dios que nos ha dotado de inteligencia, sentido común y raciocinio, tuviera como objetivo privamos de su uso”. También declaró que “las matemáticas son el alfabeto con el cual Dios ha escrito el universo”. En otra ocasión, señaló: “Infinito es el número de necios, de aquellos que no saben nada. Bastantes son los que saben poquísimo de filosofía, pocos son los que saben alguna cosilla pequeña, poquísimos los que saben alguna parte, un solo Dios es el que sabe todo”.

Cada día nacen más personas a quienes Dios ha dado mentes brillantes y creativas, para que aporten ideas importantes a nuestro mundo. Dios también te dio una mente brillante, desarróllala, crea algo importante para la humanidad. Él te apoya. Nunca olvides que es el autor de tu inteligencia.

“Lo ha llenado del espíritu de Dios, y de sabiduría, entendimiento, conocimientos y capacidad creativa” (Éxodo 35:31).


Alaba a Dios por su juicio

Te damos gracias, Señor Dios Todopoderoso, el que eres y que eras y que has de venir, porque has tomado tu gran poder, y has reinado. Y se airaron las naciones, y tu ira ha venido, y el tiempo de juzgar a los muertos, y de dar el galardón a tus siervos los profetas, a los santos, y a los que temen tu nombre, a los pequeños y a los grandes, y de destruir a los que destruyen la tierra. Apocalipsis 11:17, 18.

Dios ha tenido que tolerar durante miles de años la maldad, la degradación y el dolor producidos por el terrible experimento de la rebelión, Pero por fin considera que es el momento oportuno para poner un punto final. Ya el pecado, la rebelión contra Dios ha madurado lo suficiente como para demostrar su naturaleza maligna y sus efectos destructores sobre la vida de los hombres, y de toda la naturaleza.

Los hombres que en esta vida se han identificado con el mal, con la rebelión, y que lo han preferido antes que el bien y la obediencia a Dios ya han tenido miles de oportunidades, y las han despreciado. Ya no se puede hacer más nada por ellos. Se han condenado a sí mismos a no vivir en el cielo, por no gustar de ese ambiente en donde no existe egoísmo, sino que solo existe amor, pureza, bondad, solidaridad y abnegación.

Por otra parte, los hombres de bien y buena voluntad que han tratado de ser las mejores personas que pudieron ser en esta vida, y que muchas veces por causa de su apego al bien y a Dios han tenido, como Abel, que padecer el odio de quienes aman el mal, ya están listos para recibir la recompensa por su bien hacer. Una recompensa que, aunque inmerecida (somos salvos por gracia), Dios se complace en darles a aquellos que conscientemente o inconscientemente se han preparado para el cielo, al tratar de vivir en esta tierra como esperan vivir allí, con bondad y santidad.

Alégrate entonces porque ya falta poco. Estamos viviendo en el tiempo del juicio de Dios, que como vimos es lo que habilita a Dios para terminar con la historia dolorosa del pecado. Prepárate pues para ser uno de los que recibirán el galardón por haber elegido el bien en vez del mal, y a Dios en vez del gran rebelde.

Encuentro con el niño Dios

Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro,” y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz. Isaías 9:6

Afuera la noche es fría. Ha estado nevando suavemente desde poco antes del atardecer. La calle, solitaria y oscura, reposa bajo copos de suave algodón y un viento frío la recorre. Árboles y tejados se cubren con mantos de hielo. Debería acurrucarme en el cómodo sillón frente a la hoguera y esperar a que el sueño me venza, pero voy y abro el ropero, me pongo las botas de nieve y tomo el abrigo.

Esta noche es Navidad. Es noche de milagros y sueños, noche de esperanza y renovados votos del corazón. No podría dejar que otra Navidad pasase al baúl de los recuerdos, sin antes encontrarme cara a cara con el Niño Dios.
Afuera, la calma me recibe. Me protejo del aire frío que hiere mi cara y prosigo hasta el bosquecillo de pinos que rodea la parte posterior de la casa. La noche me habla; me regresa a un lejano pasado, a una colina cualquiera de Belén. La brisa helada trae consigo los susurros apagados de unos pastores de ovejas que se calientan en torno a una pequeña fogata. A corta distancia cabecea un rebaño de ovejas. Entonces, en alas del viento, llegan también hasta mí las dulces notas de una canción de cuna.

Sigo las huellas de aquel susurro, hasta encontrarme a la puerta de un humilde establo. El vaho de los animales que lo habitan brinda cierto calor a la humilde escena. Madre e Hijo me reciben. Del cielo tachonado de brillantes estrellas se escucha un sublime canto: “Porque un niño nos ha nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro…Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite, sobre el trono de David y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre” (Isa. 9:6, 7).

Caigo de rodillas. De nuevo, he encontrado al niño Dios y lo adoro como lo hicieron los pastores en aquella noche, cuando el rumbo del mundo cambió. La nota que resonó en alabanzas por las colinas y llanos de Belén parece ahora extenderse hasta los confines de la tierra que diviso:”¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz!”

Testifica

Vete a tu casa, a los tuyos, y cuéntales cuán grandes cosas el Señor ha hecho contigo, y cómo ha tenido misericordia de ti.Marcos 5:19, RV-60

Cuando lo analizo, puedo decirte que este libro es un milagro de Dios. Sin ser autora ni escritora, sino una mujer de la radio, Él puso su propósito en mi corazón a fin de que le testificara al mundo todo lo que había hecho en mi vida. Así que, en obediencia, respondí a su claro mandato: «Escribe en un libro todas las palabras que te he dicho» (Jeremías 30:2).

El mundo tiene que saber que Dios hace milagros poderosos. Él me libró de la muerte y me levantó cuando creía que mi vida se iba a lo más profundo del abandono. Si has leído este libro en su totalidad, puedes ver con claridad el amor de Dios en mi vida. Durante años, me sostuvo como madre soltera de tres princesas y a ellas jamás les ha faltado nada. Y si lo hizo conmigo, sé que también lo puede hacer contigo. Por eso debes testificar, pues otros aún no han conocido a Dios en otra faceta de sus vidas y le conocerán por medio de ti. No calles y dile al mundo de dónde sacó Él tu vida.

ACERCARSE A DIOS



Acercaos a Dios, y El se acercará a vosotros.

Enoc anduvo con Dios.

¿Andarán dos hombres juntos si no se han puesto de acuerdo?

Mas para mí, estar cerca de Dios es mi bien.

El SEÑOR estará con vosotros mientras vosotros estéis con El. Y si le buscáis, se dejará encontrar por vosotros; pero si le abandonáis, os abandonará. Pero en su angustia se volvieron al SEÑOR, Dios de Israel, y le buscaron, y El se dejó encontrar por ellos.

Porque yo sé los planes que tengo para vosotros–declara el SEÑOR–planes de bienestar y no de calamidad, para daros un futuro y una esperanza. Me invocaréis, y vendréis a rogarme, y yo os escucharé. Me buscaréis y me encontraréis, cuando me busquéis de todo corazón.

Entonces, hermanos, puesto que tenemos confianza para entrar al Lugar Santísimo por la sangre de Jesús, por un camino nuevo y vivo que El inauguró para nosotros por medio del velo, es decir, su carne, y puesto que tenemos un gran sacerdote sobre la casa de Dios, acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe.


Stg. 4:8 Gen. 5:24 Am. 3:3 Sal. 73:28 II Cr. 15:2,4 Jer. 29:11-13 Heb. 10:19-22

Este nuevo año ¿Quieres empezar de nuevo?

Había un hombre de los fariseos que se llamaba Nicodemo, un principal entre los judíos. Este vino a Jesús de noche, y le dijo: Rabí, sabemos que has venido de Dios como maestro; porque nadie puede hacer estas señales que tú haces, si no está Dios con él.Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios. Nicodemo le dijo: ¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo? ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre, y nacer?

Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es. No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo. Juan 3:3-7

Las palabras “nacido de nuevo” literalmente significan “nacido desde arriba.” Nicodemo tenía una necesidad “un nuevo corazón, una transformación espiritual”. Nicodemo, como fariseo jamás consideró que hubiera duda sobre su salvación, ya que era un hombre que guardaba la ley al pie de la letra, de la descendencia de Abraham, no era un odiado publicano, por el contrario, era respetado y tenía un contacto continuo con los gentiles.

Es posible que seas una buena persona, que creas en Dios y seas generoso porque sientes compasión por las personas necesitadas, sin embargo, esto no garantiza tu salvación. Jesús le dice a Nicodemo que para ver el reino de Dios era necesario nacer de nuevo, todos necesitamos “nacer del Espíritu”.¡Alabado sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo! Por su gran misericordia, nos ha hecho nacer de nuevo mediante la resurrección de Jesucristo, para que tengamos una esperanza viva 1 Pedro 1:3

El nuevo nacimiento, es un acto de Dios por el cual la vida eterna es impartida a la persona que cree, también transmite la idea de “volverse hijo de Dios” al confiar en el nombre de Jesucristo.

Por lo tanto, si alguno está en Cristo, es una nueva creación. ¡Lo viejo ha pasado, ha llegado ya lo nuevo! 2 Corintios 5:17

Empieza un nuevo año y te recomiendo ¡empezar de nuevo! No necesitas viajar a otro país para rehacer tu vida ni mudarte de casa. Una nueva vida, significa que Dios te perdonó de todos tus pecados y te dio otra oportunidad.

Te animo a ponerte de rodillas, pedirle perdón por todos tus pecados y entregar toda tu vida a Jesús.

¡Si quieres que te vaya bien este nuevo año, empieza con Dios!

Buenas Tardes


Rompe el Poder de la Deuda

No importa si tus deudas son grandes o pequeñas; si tienes deudas, se van a convertir en un problema en un futuro cercano, porque todo está por cambiar. Podemos ser personas muy positivas, pero no podemos caer en ignorancia. No importa en qué situación financiera tú estés, vienen problemas en esta área. Nuestros países atravesarán un cambio, ¡créele al profeta! Pero tú no tienes que atravesarlos junto a tu nación. Tú puedes pasar por encima del problema.
Dios se hace cargo de deudas grandes y pequeñas. Pero hay otra clase de deudas. En una ocasión, fueron a cobrarle los impuestos a Jesús, y él le dijo a Pedro: Ve al mar, y echa el anzuelo, y el primer pez que saques, tómalo, y al abrirle la boca, hallarás un estatero; tómalo, y dáselo por mí y por ti.(Mateo 17:24-27) Hay deudas grandes, deudas pequeñas, y deudas de impuestos. El gobierno no tiene corazón; ellos quieren sus impuestos. Y, en ocasiones, las deudas de impuestos llevan a la gente al borde del suicidio. Pero Dios también cancela este tipo de deudas. Todo va a cambiar en nuestras naciones; pero también todo va a cambiar en tu vida. Dios no te ha traído hasta este tiempo, para abandonarte; Dios está tramando una victoria que será duradera, de la que todos tendrán que hablar. Dios tiene cuidado de ti y, mientras llega la tragedia, él te va a liberar. Cree esta profecía.


En ocasiones, las respuestas que Dios tiene para su pueblo son tan simples, que ni tan siquiera pensamos que van a funcionar. En Nehemías 5, el pueblo estaba reconstruyendo el reino; y, mientras trabajaban, de repente, las deudas los sobrecogen.


“1 Entonces hubo gran clamor del pueblo y de sus mujeres contra sus hermanos judíos… 3 Y había quienes decían: Hemos empeñado nuestras tierras, nuestras viñas y nuestras casas, para comprar grano, a causa del hambre. 4 Y había quienes decían: Hemos tomado prestado dinero para el tributo del rey, sobre nuestras tierras y viñas.” Nehemías 5:1,3-4


El pueblo estaba reconstruyendo el reino de Dios, estaban tratando de traer una vez más la gloria de Dios; pero la economía era tal, que sus impuestos e hipotecas eran demasiado, al punto que comenzaron a llorar. Nehemías se enfureció, y los reprendió por exigirse intereses unos a otros; y convocó una asamblea, con el propósito de llegar a un acuerdo. Viene un acuerdo. En la casa de Dios, puede haber acuerdo. Si el pueblo de Dios se pone de acuerdo en que la deuda se puede cancelar, saldrá de tu vida, y de la iglesia; seremos liberados. Pero, ¿cómo se logra esto? ¿Cuál es la fórmula?


En el verso 11, el hombre de Dios comienza a hablar:


“11 Os ruego que les devolváis hoy sus tierras, sus viñas, sus olivares y sus casas, y la centésima parte del dinero, del grano, del vino y del aceite, que demandáis de ellos como interés.12 Y dijeron: Lo devolveremos, y nada les demandaremos; haremos así como tú dices.” Nehemías 5:11-12


Volvámonos niños por un momento. Primera lección: ¿Cómo mover una montaña? Hablándole. Pero, ¿será esto posible? Pues así fue que la montaña llegó a su lugar; Dios habló, y la montaña apareció. Y Dios dice que lo que tú declares, en su nombre, él lo va a hacer. Cuando hablamos acerca de la deuda, la gente espera una gran fórmula. Pues aquí tienes un elemento: Háblale. Eso fue lo que hizo Nehemías. ¿No tiene fruto el árbol? Háblale. Todo lo que está en la Tierra hoy, vino por la palabra. Todo lo que está en la Tierra hoy, vivió primero en la mente de alguien, y luego salió de su boca porque, hasta que alguien no lo declare, no se manifiesta. Tú puedes hablarle a algo, y cambiarlo. La Biblia dice que, lo que tú digas, lo traes a existencia. La Biblia dice que tú eres fuerte y poderoso para destruir fortalezas, en el mundo espiritual. Y la deuda es una fortaleza que te ha detenido por mucho tiempo.


Cosas simples resuelven grandes problemas. Aquí tenemos un plan extraordinario: Hablemos. Hablémosle a la deuda, y rompamos su poder, con nuestras palabras.


La Biblia dice: Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él. Y el próximo verso dice que el rico se enseñorea del pobre, y que el que toma prestado es esclavo del que le presta. El que presta, manda. El que toma prestado, sirve. Pero ese no es el plan de Dios para sus hijos. Él no dijo que seríamos cola, sino cabeza. Pero el mundo no nos va a decir que estamos supuestos a ser la cabeza. Mientras queramos seguir actuando como cola, el mundo nos va a dejar. Tenemos que pararnos firmes, y tomar dominio.


Igualmente, es importante que entendamos el poder de una ofrenda. En las Escrituras, hay un hombre que está orando porque la palabra llegue a su casa. Era capitán de la guardia, un gentil. Él oraba y daba sus ofrendas. Cualquiera pensaría que era un tonto, porque Dios no lidiaba con gentiles. Pero un profeta fue enviado a casa del centurión, porque Dios dijo: Sus oraciones y sus ofrendas han subido delante de mí como un memorial. De la misma manera, una ofrenda memorial te da presencia en el cielo. Jesús mezcló la entrega de su vida con su amor por ti, y hoy, delante de Dios, hay un memorial. Gracias a esto, podemos ver las cosas a través de su sangre; porque una ofrenda memorial cambia todas las cosas.


Acompaña tu declaración de fe, con una ofrenda memorial. Esta es la fórmula que rompe el poder de la deuda.


Toma Autoridad sobre la Segunda Voz

En 1 Samuel 17, vemos el momento en que David se dispone a enfrentar a Goliat, no sin antes preguntar cuál sería la recompensa; a lo que su hermano responde, cuestionando la intención del corazón de David. ¿De dónde vino aquella segunda voz? De su hermano. Cuando vas hacia tu milagro, cierra la puerta, no dejes que los demás lo sepan, porque esa segunda voz está en todas partes, esperando para cuestionar tus acciones de fe. Y esta segunda voz no es del vecino, sino de tu hermano, de tu tío, de un familiar. Cierra tus labios y, cuando hayas recibido tu milagro, entonces, diles: Aquí está; Dios me dio el milagro que yo estaba esperando.

No cuentes tus planes. Cuando vas a la guerra, no le dices a tu enemigo lo que vas a hacer. Cállatelo. Si vas a guerrear contra las deudas, tú tienes que entender que todo el mundo allá afuera también tiene deudas, y ellos no quieren que tú salgas de las tuyas. Van a cuestionar por qué tú eres libre de deudas. La gente endeudada no quiere que tú seas libre de deudas. No les digas que vas camino a ser libre de deudas porque, si ellos no lo saben, no pueden ser voluntarios del diablo para convencerte de no hacerlo.

Todo lo que hemos perdido, ha sido a causa de una segunda voz. Abraham perdió la mitad de todo por esa segunda voz. Pero tú no tienes que hacer caso a esa segunda voz. David nunca le respondió a Eliab, su hermano. Él no le prestó atención. Él estaba allí para matar un gigante. Si vemos la historia, él nunca regresó al campamento de las ovejas. Goliat puso a David en el trono. David nunca hubiera sido rey, sin Goliat. No tengas miedo de tu Goliat. Él te va a poner en tu trono. Va a ser columna para ti.

Esa segunda voz va a todas partes contigo. Te dice que Dios quiere que vivas en pobreza, por ejemplo. Si Dios quisiera pobreza en su iglesia, ¿por qué la Biblia no menciona recompensa alguna en la que Dios te haga pobre por hacer algo bien? Dios nunca usa la pobreza como recompensa. Si Dios quisiera que fueras pobre, él te haría pobre como recompensa por el bien que has hecho. Por el contrario, Dios da riquezas, tierra, abundancia. Pero la segunda voz te quiere pobre, te quiere endeudado.

Cuando hablamos de evangelismo, sabemos que hemos sido llamados a predicarle al mundo entero, pero ¿sabías que el evangelismo tiene muy poco que ver con espiritualidad? El mundo ha sido evangelizado muchas veces. Coca-Cola ha evangelizado el mundo. Toyota ha evangelizado el mundo. Pero ellos no lo hicieron en pobreza, sino con un gran presupuesto, con las mejores ubicaciones, con grandes pancartas, con anuncios de televisión, con millones y millones de dólares. La evangelización del mundo es un tema de finanzas. El evangelio puede llegar, hasta donde nuestro dinero lo pueda llevar.

De manera física, podemos estar tan solo en un lugar al mismo tiempo; pero, a través de las finanzas, podemos estar en todas partes. El equipo para difusión televisiva cuesta dinero, la transmisión cuesta dinero; pero, gracias a esto, se evangelizan muchas partes del mundo. Mientras el dinero esté ahí, puedes estar físicamente en un lugar, pero estar en todas partes al mismo tiempo. Entiende esto: No hay nada malo con el dinero; solo una cosa: Está en manos de la gente incorrecta. Cuando los hijos de Dios lo tengamos, el mundo va a florecer; no habrá niños hambrientos, personas sin hogar; la bendición alcanzará a todo el planeta. Todo esto está en tu corazón. Tú quieres que los niños hambrientos coman; todo lo que necesitas es el dinero, necesitas saldar tu hipoteca, tu carro. Si el dinero de los pagos a tus deudas estuviera disponible para el evangelio, sería como una fuente de agua viva, que alcanzaría al mundo entero.

Cuando Moisés llegó al río Jordán, y era ya el momento de entrar a la tierra prometida, envió a los espías a reconocer la tierra. Cuando regresaron, Caleb dijo: Podemos hacerlo; hay gigantes en la tierra, pero podemos hacerlo. Pero diez de ellos dijeron que no; dijeron: Nos sentimos como saltamontes ante sus ojos. No hay nada malo cuando el diablo piensa que tú eres un saltamontes; eso está bien; pero no comiences tú a creer que lo eres. Tú fuiste hecho a imagen y semejanza de tu Dios. Tú eres poderoso para destruir fortalezas, eres más que vencedor; pero, cuando tú te ves a ti mismo como saltamontes, no puedes pelear.

La primera voz dijo: Podemos ganar. La segunda voz dijo: Es una buena tierra, hay uvas grandes, pero no podemos hacerlo; nos sentimos como saltamontes. La segunda voz le costó a toda una nación cuarenta años.

Lo que necesitas hacer es lo que hizo Pablo, cuando la serpiente lo picó: Sacúdete. El rompimiento financiero viene, pero no va a llegar mientras una segunda voz controle tu vida. Tú estás listo; es tiempo de moverse, debes marchar, pero tienes que tomar autoridad sobre esa segunda voz en tu vida. El diablo ha hablado acerca de ti por demasiado tiempo ya. Dile que se calle, y créele al profeta. Vas a prosperar.

Los espías están equivocados. Escucha al ungido de Dios. Es tiempo para una nueva temporada. En ocasiones, en una nueva temporada, no puedes llevar mucho equipaje; y definitivamente, no necesitas a esa segunda voz rondándote. Apágala. No más. Haz lo que Dios dice. Cuando Dios hable, tú di: Sí.

¿Qué es lo que está viendo?

“Entonces Caleb hizo callar al pueblo delante de Moisés, y dijo: Subamos luego, y tomemos posesión de ella; porque más podremos nosotros que ellos. 31Mas los varones que subieron con él, dijeron: No podremos subir contra aquel pueblo, porque es más fuerte que nosotros.”Números 13:30 y 31

Mire, aunque usted vea las cosas con los ojos físicos, con su mente renovada determinará qué es lo que está viendo. Diez personas pueden ver a alguien y con sus ojos físicos verán lo mismo, pero las diez pueden tener diferentes opiniones, porque cada uno lo ve con los ojos internos. Usan su mente y tienen diferentes visiones. Por eso Jesús dijo que aquel que no comete adulterio pero lo piensa, es como si lo hubiera hecho. Si sus pensamientos son sanos y saludables, verá a una persona y su potencial, no le señalará ni le verá todos los defectos. Un ejemplo perfecto de esto es la diferente visión que tuvieron los dos espías de Israel en Números 13.

Tiene que mirar las cosas como Dios las mira. Puede ver con los ojos físicos, pero en realidad está mirando con la mente. Los defectos los puede ver cualquier mediocre, pero cuando usted ayuda a alguien a manifestar el potencial que tiene, esa persona empieza a descubrir sus talentos y habilidades. Por eso el Apóstol Juan pudo decir que se regocijaba en los hijos que caminaban en la verdad. Así que usted siembra y cosecha y vienen a manifestarse a su vida cosas sobrenaturales y grandes. Si hay pensamientos correctos, hay una visión correcta. El conocimiento y la sabiduría que poseen nuestras mentes, determinan lo que percibimos. No se deje impresionar por la silueta si se tiene que poner de novio. Debe percibir las cosas como Dios las percibe y para eso tiene que darle lugar a los pensamientos que el Espíritu Santo le va revelando. Tiene que tener siempre conexiones con gente que lo ayude a renovar su manera de pensar. Si transforma su manera de pensar, toda su vida será transformada.

Declare: “¡Voy a meditar día y noche en la Palabra!” La ley de la meditación nos muestra que lo que meditamos nos hará ver la verdad, lo que es correcto. Así vamos a saber discernir la verdad. Vamos a ver una situación, y como tenemos la verdad adentro, sabemos que la victoria se va a manifestar. Dios le va a enseñar muchas cosas que nadie se las va a enseñar.

Comience hoy a renovar su mente para poder ver como Dios ve. Saque de su vida todo prejuicio y toda mentira del enemigo. Usted es un hijo de Dios bendecido y próspero. Mírese y mire a los demás como Dios los ve.


Oración: Padre, hoy entendí que debo ver las cosas como vos las ves y para ellos debo renovar mi mente a diario con tu Palabra. Lo haré a partir de hoy. Sé que lo lograré, en el nombre de Jesús, amén.


Que tengas un feliz día de Bendiciones


Que tengas un Buen día de Bendiciones

Te deseo un Buen día, cree que

Dios es tu Fortaleza, tu ayuda, tu paz,

tu alegría, tu escudo y protección.

Este Día lo vives en la fortaleza

que Dios te da,

con sus promesas te enseña el camino

siendo obediente encuentras la felicidad.

No hay ayuda mejor que la que Dios da,

es el descanso para el que va cansado,

el apoyo con quien puedes contar.

La Paz de Jesús te acompaña

durante toda la jornada de este día,

es serenidad para saber tomar decisiones,

paz para hablar, para callar,

para entender que es en Dios el que da tranquilidad.

Dios sea tu escudo y te libre de peligros

en este nuevo día que se abre

bajo la protección del Señor,



Que tengas un feliz día de Bendiciones

con la paz, la fortaleza y la protección de Dios.

Salmo 143: 7-8

Respóndeme pronto, Jehová,

porque desmaya mi espíritu;

no escondas de mí tu rostro,

no venga yo a ser semejante 

a los que descienden a la sepultura.

8 Hazme oír por la mañana tu misericordia,

porque en ti he confiado.

Hazme saber el camino por donde ande,

porque hacia ti he elevado mi alma.


martes, 29 de diciembre de 2015

Buenas Noches


Ningún ritual te acerca a Dios

No adores a otros dioses, porque el Señor es muy celoso. Su nombre es Dios celoso.Éxodo 34:14

Faltan dos días para fin de año y es triste ver cómo hasta algunos cristianos tienen muchísimas creencias que más que honrar a Dios lo entristecen… ¡y yo diría que lo enfurecen!

Por tradición, y durante años, la cultura te lleva a que hagas cosas que te imaginas que influirán para que tu nuevo año sea lleno de dinero, éxitos, viajes y no sé qué otras cosas más. Desde usar ropa interior de color amarillo, hasta salir con una maleta y darle no sé cuántas vueltas a la cuadra. ¿Te estás identificando?

Quiero que sepas que nada de esto determinará tu vida ni el éxito. Dios es el dueño de tu vida y es el único que conoce el futuro. Incluso, sabe lo que tú y yo viviremos en los próximos años. Además, solo Él puede cambiar nuestro destino.

Así que todo lo que hagas, como la lectura de las cartas y de las manos, las visitas a los brujos y psíquicos, los baños con aguas para la suerte, las comidas o magias, TODO es pecado. Esto lo dice la Palabra de Dios y lo aclara bien en varios pasajes. Por eso ahora te invito a que investigues sobre lo que Dios piensa de los brujos y hechiceros.

En realidad, solo la oración tiene poder y nada que hagas fuera de la voluntad de Dios tendrá su bendición.

CORRER CON PACIENCIA

Queremos ver a Jesús.

Oh SEÑOR, te hemos esperado; tu nombre y tu memoria son el anhelo del alma.

El SEÑOR está cerca de todos los que le invocan, de todos los que le invocan en verdad.

Porque donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos

No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros. enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado; y he aquí, yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.

Corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, quien por el gozo puesto delante de El soportó la cruz, menospreciando la vergüenza, y se ha sentado a la diestra del trono de Dios.

Porque ahora vemos por un espejo, veladamente, pero entonces veremos cara a cara; ahora conozco en parte, pero entonces conoceré plenamente, como he sido conocido.

….teniendo el deseo de partir y estar con Cristo, pues eso es mucho mejor;Amados, ahora somos hijos de Dios y aún no se ha manifestado lo que habremos de ser. Pero sabemos que cuando El se manifieste, seremos semejantes a El porque le veremos como El es.

Y todo el que tiene esta esperanza puesta en El, se purifica, así como El es puro.

Jn. 12:21 Is. 26:8 Sal. 145:18 Mt. 18:20 Jn. 14:18 Mt. 28:20 Heb.12:1,2 I Co. 13:12 Fil. 1:23 I Jn. 3:2,3


¿NECESITAS PAZ?


“Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios.” Mateo 5:9

El mundo va constantemente buscando la paz, sin embargo pareciera que son mayores los problemas y los conflictos, no solo entre países, sino también entre esposos, hermanos, amigos y vecinos. Ante este panorama, cada vez resulta más necesaria la labor de los pacificadores. Se trata de personas que procuran la paz, aun siendo capaces de dejar de lado sus ambiciones egoístas. Con su estilo de vida glorifican a Dios y por eso él los llama sus hijos. ¿Eres tú uno de ellos?

REFLEXIÓN – Nadie va a prevalecer contra vos.

“No prevalecerá ninguna arma que se forje contra ti; toda lengua que te acuse será refutada. Ésta es la herencia de los siervos del Señor, la justicia que de mí procede —afirma el Señor. “ Isaías 54:17 (NVI)
Prevalecer

El pueblo de Israel estaba terminando un ciclo, y comenzaba otro. Se acababan los años de benevolencia y comenzaban los años de juicio. Dios iba a ser muy severo con un pueblo desobediente que le llevaba la contra en todas sus acciones. Iba a ser justo. Les avisó que si no cambiaban iban a padecer lo que ahora sabían no podrían evitar.

Pero aun en medio del peor de los castigos, y de la dureza más terrible del juicio divino, Dios no puede evitar ser Dios y les deja esta perla de esperanza a un pueblo que ya estaba derrotado. Van a venir tiempos duros, habrá días en los que parece que Dios se olvidó de tus problemas, habrá semanas en que la solución desaparezca de tu mesa y meses en los que solo habrá un amanecer complicado y con dificultades.

Aún así, al final del ciclo, Dios sigue siendo Dios y sigue siendo fiel. Dios jamàs abandona a sus hijos ni deja de amarlos. Aunque aplique toda la dureza en su justo juicio, con la otra mano, está acariciando la herida para sanarla y vuelve a decir. No te preocupes. Paz.

Para el pueblo derrotado y sin esperanza, les garantiza que iban a ser restaurados y que nadie iba a poder prevalecer contra ellos. No importa cuan grande sea hoy tu enemigo, ni cuan poderoso parezca tu adversario. Dios les asegura que nada ni nadie podrá prevalecer contra ellos. Simplemente por que son el pueblo de Dios.

Muchos años después, se acerca el final del 2015, y tal vez tuviste un año duro. Si tu año fue bueno, y la pasaste bien, y Dios te colmó de bendiciones, ¡es tiempo de agradecerle y glorificarle! Que bueno es poder mirar para atrás y contar todas las bendiciones de Dios recibidas.Pero si hubo algún problema, algún dolor, alguna situación desagradable, algo que te dolió y no te permitió disfrutar de otras bendiciones, Dios vuelve a decirte hoy: Ningún enemigo va a prevalecer contra vos. Te pueden voltear, pero nunca pisotear. Te pueden golpear pero nunca derrotar. Te pueden insultar, pero nunca vencer.

Porque esta es la herencia de Dios para sus hijos, ¡victoria!. No es una herencia de derrota, ni de pusilánimes. Es una herencia de gloria, de poder, de victoria, de plenitud. ¿No podés verla hoy? Tranquilo, va a llegar. Dios es fiel.


Recuerda que no busco tú justicia

Hijo, recuerda que no busco tú justicia. Mi Padre aceptó solamente una vida totalmente justa por ti y esa ya fue pagada con Mi sangre en la cruz. Todo lo que Yo acepto de tu mano son las obras de amor como resultado de Mi justicia en ti. Cuando dejas el pecado, me honras, cuando hablas de Mí y mencionas Mi Nombre, me honras, cuando cuentas lo que hice en ti, me honras, cuando ayudas a las almas, Me honras. Tu agradecimiento sube como una suave fragancia grata hacia el cielo. Tú eres Mi inversión de amor y Mi testigo donde te he puesto. Ahí te necesito, porque ahí me necesitan a Mí. He puesto Mi amor en ti. ¡Lleva mucho fruto! Te amo,Jesús.

Confesión: Hoy declaro que agradaré y honraré a Cristo por su amor y su justicia. Renuncio a pretender mi propia justicia como mérito delante de Dios para agradarlo. Todo lo que haré será en respuesta a su amor y será con mi acción de gracias. Lo declaro en nombre de Jesús, Amén.

Referencia Bíblica: 1Pedro 3:18; Tito 3:5; Apocalipsis 2:19; Mateo 26:12; 

Hechos 1:8; Romanos 5:5; Juan 15:8

La bendición de Jehová

¡Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía!… porque allí envía Jehová bendición y vida eterna. Salmo 133:1, 3

Era miércoles. Deseaba asistir al servicio de oración y testimonio, aunque me encontraba un tanto vacilante debido a las bajas y temperaturas. Temía que el lugar de reunión estuviera frío, como había sucedido antes. Gracias a Dios, me armé de valor y decidí asistir.

Aunque éramos pocos, nos gozamos al alabar a Dios con el canto, pudimos agradecer a Dios por medio de testimonios y compartimos nuestros pedidos de oración. ¡Hay tanta necesidad de oración! Solo a través de ella puedo obtener la fuerza para cada momento de mi vida. De ahí que el apóstol Pablo nos aconseje: “Orad sin cesar” (1 Tes. 5:17).

Agradecí mucho la oportunidad de asistir a la reunión de oración. Agradecí también que nuestro predicador nos recordara lo que espera Dios de sus hijos. El mensaje estuvo basado en Deuteronomio 10:12 y 13: “Ahora, pues, Israel, ¿qué pide Jehová tu Dios de ti, sino que temas a Jehová tu Dios, que andes en todos sus caminos, y que lo ames, y sirvas a Jehová tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma; que guardes los mandamientos de Jehová y sus estatutos que yo te prescribe hoy, para que tengas prosperidad?”. Es un mensaje muy apropiado para las vísperas de un nuevo año, pues nos induce a ordenar nuestras prioridades.

Deseo recalcar que la bendición prometida al congregarnos para alabar a Dios y escuchar su voz, es real. Puedo decir como el Salmista: “¡Mirad cuan bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía!… porque allí envía Jehová bendición y vida eterna” (Sal. l33:1, 3). Esa noche Dios proveyó para mi necesidad espiritual y física también. Permitió que el templo estuviera calentito, mientras recibía el alimento espiritual con que calentar mi alma, y prepararme para la vida eterna.

¡Tú y yo servimos a un Dios maravilloso! ¡Alabado sea su nombre! Cuando el enemigo te tiente a quedarte en casa el día de la reunión de oración y testimonios, recuerda el texto de hoy y resuelve ser partícipe de esa gran bendición. Compartirás el gozo de la armonía entre hermanos y el gozo de la bendición divina.

Saúl desobedece y es desechado

1 Samuel 15 (NVI)


Saúl desobedece y es desechado


15 Un día Samuel le dijo a Saúl: «El Señor me envió a ungirte como rey sobre su pueblo Israel. Así que pon atención al mensaje del Señor. 2 Así dice el SeñorTodopoderoso: “He decidido castigar a los amalecitas por lo que le hicieron a Israel, pues no lo dejaron pasar cuando salía de Egipto.3 Así que ve y ataca a los amalecitas ahora mismo. Destruye por completo todo lo que les pertenezca; no les tengas compasión. Mátalos a todos, hombres y mujeres, niños y recién nacidos, toros y ovejas, camellos y asnos.” »
4 Saúl reunió al ejército y le pasó revista en Telayin: eran doscientos mil soldados de infantería más diez mil soldados de Judá. 5 Luego se dirigió a la ciudad de Amalec y tendió una emboscada en el barranco. 6 Los quenitas se apartaron de los amalecitas, pues Saúl les dijo: «¡Váyanse de aquí! Salgan y apártense de los amalecitas. Ustedes fueron bondadosos con todos los israelitas cuando ellos salieron de Egipto. Así que no quiero destruirlos a ustedes junto con ellos.»
7 Saúl atacó a los amalecitas desde Javilá hasta Sur, que está cerca de la frontera de Egipto.8 A Agag, rey de Amalec, lo capturó vivo, pero a todos los habitantes los mató a filo de espada. 9 Además de perdonarle la vida al rey Agag, Saúl y su ejército preservaron las mejores ovejas y vacas, los terneros más gordos y, en fin, todo lo que era de valor. Nada de esto quisieron destruir; sólo destruyeron lo que era inútil y lo que no servía.
10 La palabra del Señor vino a Samuel: 11 «Me arrepiento de haber hecho rey a Saúl, pues se ha apartado de mí y no ha llevado a cabo mis instrucciones.»
Tanto se alteró Samuel que pasó la noche clamando al Señor. 12 Por la mañana, muy temprano, se levantó y fue a encontrarse con Saúl, pero le dijeron: «Saúl se fue a Carmel, y allí se erigió un monumento. Luego dio una vuelta y continuó hacia Guilgal.»
13 Cuando Samuel llegó, Saúl le dijo:
—¡Que el Señor te bendiga! He cumplido las instrucciones del Señor.
14 —Y entonces, ¿qué significan esos balidos de oveja que me parece oír? —le reclamó Samuel—. ¿Y cómo es que oigo mugidos de vaca?
15 —Son las que nuestras tropas trajeron del país de Amalec —respondió Saúl—. Dejaron con vida a las mejores ovejas y vacas para ofrecerlas al Señor tu Dios, pero todo lo demás lo destruimos.
16 ¡Basta! —lo interrumpió Samuel—. Voy a comunicarte lo que el Señor me dijo anoche.
—Te escucho —respondió Saúl.
17 Entonces Samuel le dijo:
—¿No es cierto que, aunque te creías poca cosa, has llegado a ser jefe de las tribus de Israel? ¿No fue el Señor quien te ungió como rey de Israel, 18 y te envió a cumplir una misión? Él te dijo: “Ve y destruye a esos pecadores, los amalecitas. Atácalos hasta acabar con ellos.” 19 ¿Por qué, entonces, no obedeciste al Señor? ¿Por qué echaste mano del botín e hiciste lo que ofende al Señor?
20 —¡Yo sí he obedecido al Señor! —insistió Saúl—. He cumplido la misión que él me encomendó. Traje prisionero a Agag, rey de Amalec, pero destruí a los amalecitas. 21 Y del botín, los soldados tomaron ovejas y vacas con el propósito de ofrecerlas en Guilgal al Señortu Dios.
22 Samuel respondió:

«¿Qué le agrada más al Señor: que se le ofrezcan holocaustos y sacrificios, o que se obedezca lo que él dice?El obedecer vale más que el sacrificio, y el prestar atención, más que la grasa de carneros.23 La rebeldía es tan grave como la adivinación, y la arrogancia, como el pecado de la idolatría.Y como tú has rechazado la palabra del Señor, él te ha rechazado como rey.»
24 —¡He pecado! —admitió Saúl—. He quebrantado el mandato del Señor y tus instrucciones. Los soldados me intimidaron y les hice caso. 25 Pero te ruego que perdones mi pecado, y que regreses conmigo para adorar al Señor.
26 —No voy a regresar contigo —le respondió Samuel—. Tú has rechazado la palabra delSeñor, y él te ha rechazado como rey de Israel.
27 Cuando Samuel se dio vuelta para irse, Saúl le agarró el borde del manto, y se lo arrancó.28 Entonces Samuel le dijo:
—Hoy mismo el Señor ha arrancado de tus manos el reino de Israel, y se lo ha entregado a otro más digno que tú. 29 En verdad, el que es la Gloria de Israel no miente ni cambia de parecer, pues no es hombre para que se arrepienta.
30 —¡He pecado! —respondió Saúl—. Pero te pido que por ahora me sigas reconociendo ante los ancianos de mi pueblo y ante todo Israel. Regresa conmigo para adorar al Señor tu Dios.
31 Samuel regresó con él, y Saúl adoró al Señor. 32 Luego dijo Samuel:
—Tráiganme a Agag, rey de Amalec.
Agag se le acercó muy confiado, pues pensaba: «Sin duda que el trago amargo de la muerte ya pasó.»
33 Pero Samuel le dijo:
—Ya que tu espada dejó a tantas mujeres sin hijos, también sin su hijo se quedará tu madre.
Y allí en Guilgal, en presencia del Señor, Samuel descuartizó a Agag. 34 Luego regresó a Ramá, mientras que Saúl se fue a su casa en Guibeá de Saúl. 35 Y como el Señor se había arrepentido de haber hecho a Saúl rey de Israel, nunca más volvió Samuel a ver a Saúl, sino que hizo duelo por él.

Buenas Tardes


Descubre lo que Él ha declarado sobre ti

Las naciones vendrán hacia tu luz, los reyes vendrán hacia el resplandor de tu amanecer.Isaías 60: 3

Cuando los exploradores salen en busca de tesoros van con gran entusiasmo y llenos de expectativas. Todos tienen la esperanza de que sus vidas cambiarán, porque están seguros de que encontrarán el tesoro que están buscando.
Ellos tienen gran perseverancia y durante años siguen explorando en el mismo lugar. Nadie los hace cambiar o moverse a pesar de no encontrar algo. Da gusto ver cómo pasan horas excavando bajo sol, lluvia, sereno, y nada los detiene. Prefieren morir antes que retirarse del lugar sin haberlo explorado todo. Qué pasión muestran por lo que están haciendo sin importar que buscan muchas veces no es para su beneficio, sino para el conocimiento de los demás, al descubrir objetos históricos que revelan épocas pasadas.

Así como la tierra está llena de tesoros, Dios ha puesto en nosotros muchos tesoros, los cuales tenemos que descubrir. A veces la poca autoestima nos hace pensar que somos nadie y que nada de valor hay en nosotros, pero no es así. Él nos ha dado Su Espíritu y nos ha bendecido conforme a Sus riquezas en gloria.
No pienses mal de ti mismo(a) ni que nadie te busca porque nada tienes que ofrecer. No dejes de excavar, y descubre lo que Él ha declarado sobre ti; porque de las naciones vendrán hacia tu luz, los reyes vendrán hacia el resplandor de tu amanecer.



Salmo 6:2

Ten misericordia de mí, oh Jehovah, porque desfallezco. Sáname, oh Jehovah, porque mis huesos están abatidos.Salmos:6:2

Dios te habla

Así pues, no sean necios, sino entiendan cuál es la voluntad del Señor.
Efesios 5:17

El es quien cambia los tiempos y las edades; quita reyes y pone reyes. Da sabiduría a los sabios, y conocimiento a los entendidos.
Daniel 2:21


Un Feliz Martes


Que hoy sea un martes bendecido por Dios

sigue adelante sin temor y confiando

en que todo te saldrá bien porque lo has encomendado

en las manos del Señor.

En este Día Martes te deseo mucha fortaleza

para que le hagas frente a tus retos,

para que mires con valentía tu presente

y no te dejes vencer si tienes obstáculos.

Que se abran puertas de nuevas oportunidades

en este día donde puedas tener un buen desempeño,

dando gracias a Dios por su amor hacia ti,

por la fortaleza que con él puedes tener.

Feliz Martes de Valentía y Fuerza.

Salmo 143: 5-6

Me acordé de los días antiguos;

meditaba en todas tus obras;

reflexionaba en las obras de tus manos.

6 Extendí mis manos hacia ti,

mi alma te anhela como la tierra sedienta. Selah

Buenos Dias


lunes, 28 de diciembre de 2015

Buenas Noches


Dios te habla

Jesús les habló otra vez, diciendo: "Yo soy la Luz del mundo; el que Me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la Luz de la vida."Juan 8:12

El SEÑOR iba delante de ellos, de día en una columna de nube para guiarlos por el camino, y de noche en una columna de fuego para alumbrarlos, a fin de que anduvieran de día y de noche.
Exodo 13:21

El buen Dios

¿O menosprecias las riquezas de su benignidad, paciencia y longanimidad, ignorando que su benignidad te guía al arrepentimiento?Romanos 2:4

Ninguno hay bueno, sino sólo uno, Dios.Marcos 10:18

En uno de sus últimos «Folletos», publicado en 1968, el novelista Henry de Montherlant escribió: «Mi aventura terrenal se acaba… Pronto mi alma emprenderá el vuelo, y si el Dios de los cristianos, a pesar de todo, es el bueno, estoy muy tranquilo». Cuatro años después se quitó la vida. ¿El escritor habrá muerto en esta ilusión, en este equívoco?

¡El Dios de los cristianos sí que es el bueno; no hay otro! Pero, para estar tranquilo, es necesario haber escuchado y creído lo que nos dice en su Palabra.
Pero no es ese «buen Dios» que algunos evocan con ligereza sin conocerlo, a quien, no obstante, fácilmente hacen responsable de todas las desgracias de la humanidad.

El Dios de los cristianos es, en efecto, el bueno, el único verdadero Dios. Y es también el Dios bueno, pues desea que todos los hombres sean salvos.
Pero es igualmente el Dios santo que condena inexorablemente el pecado y no deja pasar nada. Es el Dios de verdad que censura toda forma de mentira, y que tendrá en cuenta la mínima injusticia cometida en la tierra.

No nos equivoquemos, la bondad de Dios no es indulgencia. Su bondad consiste, ante todo, en instar a los hombres al arrepentimiento para que se vuelvan a su Hijo, quien sufrió en su lugar el castigo que ellos merecían. ¡Ése es el don de Dios!

¿Despreciaremos las riquezas de esta bondad y de esta paciencia de Dios?

Job 32 – Hebreos 13 – Salmo 133 – Proverbios 28:17-18


Dios es el que da

Ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos.2 Corintios 8:9

Cristo Jesús… se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres.Filipenses 2:5, 7

Un beneficio continuo a menudo pasa desapercibido. El sol sale cada mañana, sin embargo no estamos agradecidos por esta maravilla. No vemos el bien que Dios nos concede precisamente porque ese bien jamás cesa. ¡Maravillémonos y agradezcamos al Señor!

Muchos no creen que Dios es el que da la vida, y sobre todo se niegan a aceptar que un día tendremos que darle cuentas de nuestra vida. Sin embargo siguen aferrados a lo que es justo, grande y bello, pero se rebelan contra Dios, aunque tienen sed de sus dones. Quieren los dones pero no al Dador. Esta búsqueda de los dones de Dios sin Dios, y a veces contra Dios, se traduce por el afán por el éxito, por la libertad, por la belleza, etc. ¡En el fondo, todo esto es idolatría!
Otros no quieren saber nada de Dios porque piensan que él quiere imponernos su voluntad. E incluso a veces le reprochan haber creado al hombre libre, capaz de hacer el mal. Pero Dios, quien está por encima de todos, no trata de imponerse, de dominar a su criatura, sino que muestra a cada uno su amor.
Todo lo que Dios es se ve en Jesús, quien por amor vivió en la pobreza, aceptó morir en la cruz porque nos amaba, a usted y a mí.

“Se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz” (Filipenses 2:8).

“La fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios” (Romanos 10:17).

Job 39-40 – Santiago 1 – Salmo 136:10-22 – Proverbios 29:1-2

No se te Debe Olvidar

¿Hay alguna persona a la que debes dar las gracias y se te ha olvidado? Algún amigo, tus padres o alguien más. No esperes más; escribe una nota, manda un mensaje, haz una llamada: mejor aún, ve directamente con esa persona y di le: “Gracias”. Probablemente es a Jesús a quien se te ha olvidado decirle. Cierra tus ojos y agradécele por lo que te ha dado y empieza a disfrutar de las cosas buenas que le pasan a quienes recuerdan la gratitud.

Diez hombres con la piel cubierta de llagas dolientes, enfermos de lepra, caminaban desesperados por los alrededores de la ciudad. La gente no los quería cerca así que los habían echado. Aunque tenían lepra no perdían la esperanza de algún día sanar y regresar a sus casas para abrazar a sus familias y amigos. ¿Pero quién podría sanarlos? Sabían que Jesús sí, entonces fueron a la entrada de la ciudad y ahí lo esperaron pacientemente.

Cuando lo vieron acercarse corrieron hacia él. Temiendo que los evitara, se quedaron a cierta distancia y desde ahí le pidieron a gritos que tuviera compasión de ellos. Jesús entendió el mensaje y les ordenó presentarse ante los dirigentes de su iglesia. Ellos obedecieron y mientras caminaban, se dieron cuenta de que su piel estaba limpia, la lepra había desaparecido.

Si tú hubieras sido uno de esos diez leprosos, ¿qué habrías hecho al darte cuenta de que estabas sano? No sé qué habrán hecho nueve de ellos, quizá corrieron a ver a sus familias o sus amigos para contarles lo sucedido, o puede ser que fueron adonde Jesús les había dicho. La Biblia no los menciona porque lo más importante fue la actitud del décimo hombre. Este, que por cierto era extranjero, en cuanto se dio cuenta de que las llagas habían desaparecido, regresó alabando a Dios a gritos. Cuando llegó adonde estaba Jesús se arrodilló ante él y le dio las gracias. ¿Los otros? Olvidaron agradecer a quien los había sanado.

¿Eres de los que olvidan dar las gracias? Si es así, te pierdes de cosas muy buenas. Las personas que siempre agradecen son más felices, tienen más amigos y se sienten más seguras de que sus sueños se harán realidad. Así como el leproso extranjero, cuyo sueño de estar sano se hizo realidad, dio las gracias, fue feliz y ganó un amigo, a Jesús.

“Se arrodilló delante de Jesús, inclinándose hasta el suelo para darle las gracias” (Lucas 17:16).

Pasos firmes

El Señor afirma los pasos del hombre [...] podrá tropezar, pero no caerá, porque el Señor lo sostiene de la mano.Salmo 37:23-24

Siempre he pensado en lo difícil que debe ser caminar sobre arena movediza, con esa sensación de dar un paso firme y de repente ver que tu pisada va hacia lo profundo.

Entonces, si no tienes algo en qué apoyarte o en qué dejar firme tu otro pie, sin duda alguna se te hundirán los dos.
Siempre que tengo la oportunidad de ir al mar, algo que me intranquiliza es precisamente el no tener seguridad en mis pasos. Las pisadas sin ver por dónde camino es como esperar que,de un momento a otro, tropiece con una roca o una planta marina. De verdad, no es mi mejor plan.


Por eso ahora en mi vida me gusta estar muy atenta a mis pasos. Además, me parece muy importante que los pasos que dé cada día sean seguros, firmes y en una senda trazada por mi Dios.


Cuida tus pasos y sigue las huellas de Jesús. De esta manera, nunca irás al abismo, y si tropiezas y caes, Dios te levantará y sanará.


PAZ SEA A VOSOTROS


Porque El mismo es nuestra paz.

Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo consigo mismo, no tomando en cuenta a los hombres sus transgresiones, y nos ha encomendado a nosotros la palabra de la reconciliación.

Al que no conoció pecado, le hizo pecado por nosotros, para que fuéramos hechos justicia de Dios en El.

Por medio de El reconciliar todas las cosas consigo, habiendo hecho la paz por medio de la sangre de su cruz. Aunque vosotros antes estabais alejados y erais de ánimo hostil, ocupados en malas obras, sin embargo, ahora El os ha reconciliado en su cuerpo de carne, mediante su muerte, a fin de presentaros santos, sin mancha e irreprensibles delante de El.

…habiendo cancelado el documento de deuda que consistía en decretos contra nosotros y que nos era adverso, y lo ha quitado de en medio, clavándolo en la cruz.

…aboliendo en su carne la enemistad, la ley de los mandamientos expresados en ordenanzas, para crear en sí mismo de los dos un nuevo hombre, estableciendo así la paz,

La paz os dejo, mi paz os doy; no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo.


Ef. 2:14 II Co. 5:19,21 Col. 1:20-22; 2:14 Ef. 2:15 Jn. 14:27

¿Reflejas el amor de Dios?

“Este es mi mandamiento: ámense unos a otros de la misma manera en que yo los he amado.” Juan 15:12 (NTV)


Personalmente considero que los problemas en una pareja, entre padres e hijos, hermanos y hasta en una relación de amistad, se deben a la falta de amor. Conozco parejas que han destruido su relación por no saber amar, hermanos(as) que están enojados porque no hay amor para perdonarse, padres e hijos que viven gritándose todos los días pensando que es la mejor manera de ganarse el respeto. Y lo más triste es que aseguran que Dios está en sus vidas.


¿Cómo podemos declarar que Dios vive en nuestro corazón si no sabemos amar a nuestro prójimo? Si decimos que Dios vive en nosotros, ¿Por qué no podemos perdonar las ofensas de los demás? ¿Por qué tratamos con indiferencia?Lee detenidamente y medita en lo que dice la palabra de Dios en 1 Juan 4:7-8 (NTV):


“Queridos amigos, sigamos amándonos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es un hijo de Dios y conoce a Dios; pero el que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor.”


No podemos engañarnos a nosotros mismos, es hora de analizar nuestra vida y ver si la manera de hablar, hacer, actuar refleja a Cristo. ¿Qué palabras y actitudes reflejas cuando tú esposa, hijos, amigos, seres queridos se equivocan o te han hecho daño? Es una buena pregunta para respondernos y ver si en ese momento reflejamos el amor de Cristo.


Jesús, a pesar de nuestras faltas, errores, conductas y desobediencia, nos sigue amando. Es cierto que muchas veces nos disciplina y corrige pero lo hace con amor, explicándonos que es por nuestro bien.


Si realmente Dios está en tu corazón, tu reacción frente a una situación será de amor y compasión. Porque Dios es amor y produce amor en la vida que Él habita. Te animo a que busques a Dios en este día y le pidas que te ayude a dar el mismo amor que Él muestra contigo día a día. No olvides que Él está dispuesto a cambiarte y enseñarte lo que anhelas.


¡Que tengas un feliz día lleno de paz y mucha alegría! ¡Felices fiestas!

Buenas Tardes


¡Qué infierno!

(Jesús dijo:) El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida.Juan 5:24

Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego.Apocalipsis 20:15

«Ayer pasé dos horas en los atascos debido a una huelga. ¡Qué infierno!».
Un ex soldado cuenta que vivió un infierno cuando las bombas explotaban por todos los lados.

El infierno, en el lenguaje corriente, evoca una situación insoportable, pero en realidad ningún sufrimiento en la tierra debería ser comparado al infierno. ¡Nadie emplearía esta palabra si supiese lo que significa realmente!

La Palabra de Dios nos dice que el infierno es un lugar terrible: “Fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles” (v. 41), “pena de eterna perdición” (2 Tesalonicenses 1:9), “lago de fuego” (Apocalipsis 20:14). También nos dice que “allí será el lloro y el crujir de dientes” (Mateo 8:12).

Lo que hace ese lugar especialmente espantoso, es que el destino de los que estén allí será definitivo, fijado por toda la eternidad, sin esperanza. Ni siquiera sirve esperar que la muerte ponga fin a ese destino.

Pero ese no es el destino que Dios desea para los hombres: “El Señor… es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento” (2 Pedro 3:9). Dios “quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad” (1 Timoteo 2:4). Para liberarnos de un destino tan terrible, el Hijo de Dios llevó el peso infinito del juicio de Dios, que merecían nuestros pecados. Hoy, si usted cree en él, ¡pasará de la muerte a la vida, la vida eterna!



Hageo 1 – Apocalipsis 10 – Salmo 143:7-12 – Proverbios 30:5-6


La confianza

En ti confiarán los que conocen tu nombre, por cuanto tú, oh Señor, no desamparaste a los que te buscaron.Salmo 9:10

Pasajes del Salmo 25
“A ti, oh Señor, levantaré mi alma. Dios mío, en ti confío; no sea yo avergonzado, no se alegren de mí mis enemigos. Ciertamente ninguno de cuantos esperan en ti será confundido; serán avergonzados los que se rebelan sin causa. Muéstrame, oh Señor, tus caminos; enséñame tus sendas. 

Encamíname en tu verdad, y enséñame, porque tú eres el Dios de mi salvación; en ti he esperado todo el día. Acuérdate, oh Señor, de tus piedades y de tus misericordias, que son perpetuas.

De los pecados de mi juventud, y de mis rebeliones, no te acuerdes; conforme a tu misericordia acuérdate de mí, por tu bondad, oh Señor. Bueno y recto es el Señor; por tanto, él enseñará a los pecadores el camino. Encaminará a los humildes por el juicio, y enseñará a los mansos su carrera. Todas las sendas del Señor son misericordia y verdad, para los que guardan su pacto y sus testimonios. Por amor de tu nombre, oh Señor, perdonarás también mi pecado, que es grande. ¿Quién es el hombre que teme al Señor? El le enseñará el camino que ha de escoger. Gozará él de bienestar, y su descendencia heredará la tierra.

La comunión íntima del Señor es con los que le temen, y a ellos hará conocer su pacto. Mis ojos están siempre hacia el Señor, porque él sacará mis pies de la red. Mírame, y ten misericordia de mí, porque estoy solo y afligido. Las angustias de mi corazón se han aumentado; sácame de mis congojas. Mira mi aflicción y mi trabajo, y perdona todos mis pecados. Mira mis enemigos, cómo se han multiplicado, y con odio violento me aborrecen. Guarda mi alma, y líbrame; no sea yo avergonzado, porque en ti confié. Integridad y rectitud me guarden, porque en ti he esperado”.




Eclesiastés 2:12-3:22 – Santiago 5 – Salmo 138:6-8 – Proverbios 29:9-10