Evangelismo

Ultimas fotos

jueves, 31 de mayo de 2012

Dime quien es

Al perder el pelo cambió su suerte,
dejó de ser así un hombre tan fuerte.

Buenas Tardes y recuerda que....

Oremos

Estemos orando por Estela Fernandez con Lupus, por Rosario para que el Señor termine la buena obra que comenzó en ella sanando su corazón y que ahora sane su cadera, y por Luz Milagros la beba chaqueña que está luchando por su vida en el Hospital Italiano, que el Señor reconstruya la funcion de su cerebro al 100%


Amen

Juan 21

Jesús y la pesca milagrosa
21 Después de esto Jesús se apareció de nuevo a sus discípulos, junto al lago de Tiberíades.[a] Sucedió de esta manera: 2 Estaban juntos Simón Pedro, Tomás (al que apodaban el Gemelo[b]), Natanael, el de Caná de Galilea, los hijos de Zebedeo, y otros dos discípulos.

3 —Me voy a pescar —dijo Simón Pedro.

—Nos vamos contigo —contestaron ellos.

Salieron, pues, de allí y se embarcaron, pero esa noche no pescaron nada.
4 Al despuntar el alba Jesús se hizo presente en la orilla, pero los discípulos no se dieron cuenta de que era él.
5 —Muchachos, ¿no tienen algo de comer? —les preguntó Jesús.

—No —respondieron ellos.
6 —Tiren la red a la derecha de la barca, y pescarán algo.

Así lo hicieron, y era tal la cantidad de pescados que ya no podían sacar la red.
7 —¡Es el Señor! —dijo a Pedro el discípulo a quien Jesús amaba.

Tan pronto como Simón Pedro le oyó decir: «Es el Señor», se puso la ropa, pues estaba semidesnudo, y se tiró al agua. 8 Los otros discípulos lo siguieron en la barca, arrastrando la red llena de pescados, pues estaban a escasos cien metros[c] de la orilla. 9 Al desembarcar, vieron unas brasas con un pescado encima, y un pan.

10 —Traigan algunos de los pescados que acaban de sacar —les dijo Jesús.
11 Simón Pedro subió a bordo y arrastró hasta la orilla la red, la cual estaba llena de pescados de buen tamaño. Eran ciento cincuenta y tres, pero a pesar de ser tantos la red no se rompió.
12 —Vengan a desayunar —les dijo Jesús.

Ninguno de los discípulos se atrevía a preguntarle: «¿Quién eres tú?», porque sabían que era el Señor. 13 Jesús se acercó, tomó el pan y se lo dio a ellos, e hizo lo mismo con el pescado. 14 Ésta fue la tercera vez que Jesús se apareció a sus discípulos después de haber *resucitado.

Jesús restituye a Pedro
15 Cuando terminaron de desayunar, Jesús le preguntó a Simón Pedro:

—Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que éstos?

—Sí, Señor, tú sabes que te quiero —contestó Pedro.

—Apacienta mis corderos —le dijo Jesús.
16 Y volvió a preguntarle:

—Simón, hijo de Juan, ¿me amas?

—Sí, Señor, tú sabes que te quiero.

—Cuida de mis ovejas.
17 Por tercera vez Jesús le preguntó:

—Simón, hijo de Juan, ¿me quieres?

A Pedro le dolió que por tercera vez Jesús le hubiera preguntado: «¿Me quieres?» Así que le dijo:

—Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te quiero.

—Apacienta mis ovejas —le dijo Jesús—. 18 De veras te aseguro que cuando eras más joven te vestías tú mismo e ibas adonde querías; pero cuando seas viejo, extenderás las manos y otro te vestirá y te llevará adonde no quieras ir.
19 Esto dijo Jesús para dar a entender la clase de muerte con que Pedro glorificaría a Dios. Después de eso añadió:

—¡Sígueme!
20 Al volverse, Pedro vio que los seguía el discípulo a quien Jesús amaba, el mismo que en la cena se había reclinado sobre Jesús y le había dicho: «Señor, ¿quién es el que va a traicionarte?» 21 Al verlo, Pedro preguntó:

—Señor, ¿y éste, qué?
22 —Si quiero que él permanezca vivo hasta que yo vuelva, ¿a ti qué? Tú sígueme no más.
23 Por este motivo corrió entre los hermanos el rumor de que aquel discípulo no moriría. Pero Jesús no dijo que no moriría, sino solamente: «Si quiero que él permanezca vivo hasta que yo vuelva, ¿a ti qué?»
24 Éste es el discípulo que da testimonio de estas cosas, y las escribió. Y estamos convencidos de que su testimonio es verídico.
25 Jesús hizo también muchas otras cosas, tantas que, si se escribiera cada una de ellas, pienso que los libros escritos no cabrían en el mundo entero.

Buen Día

miércoles, 30 de mayo de 2012

Dime quien es?

Al hombre de más edad
de toda la antigüedad,
según se da por verdad,
¿quién le sabría nombrar?

Buenas Tardes

Juan 11: 1-44

Muerte de Lázaro
11 Había un hombre enfermo llamado Lázaro, que era de Betania, el pueblo de María y Marta, sus hermanas. 2 María era la misma que ungió con perfume al Señor, y le secó los pies con sus cabellos. 3 Las dos hermanas mandaron a decirle a Jesús: «Señor, tu amigo querido está enfermo.»

4 Cuando Jesús oyó esto, dijo: «Esta enfermedad no terminará en muerte, sino que es para la gloria de Dios, para que por ella el Hijo de Dios sea glorificado.»
5 Jesús amaba a Marta, a su hermana y a Lázaro. 6 A pesar de eso, cuando oyó que Lázaro estaba enfermo, se quedó dos días más donde se encontraba. 7 Después dijo a sus discípulos:

—Volvamos a Judea.
8 —Rabí —objetaron ellos—, hace muy poco los judíos intentaron apedrearte, ¿y todavía quieres volver allá?
9 —¿Acaso el día no tiene doce horas? —respondió Jesús—. El que anda de día no tropieza, porque tiene la luz de este mundo. 10 Pero el que anda de noche sí tropieza, porque no tiene luz.
11 Dicho esto, añadió:

—Nuestro amigo Lázaro duerme, pero voy a despertarlo.
12 —Señor —respondieron sus discípulos—, si duerme, es que va a recuperarse.
13 Jesús les hablaba de la muerte de Lázaro, pero sus discípulos pensaron que se refería al sueño natural. 14 Por eso les dijo claramente:

—Lázaro ha muerto, 15 y por causa de ustedes me alegro de no haber estado allí, para que crean. Pero vamos a verlo.
16 Entonces Tomás, apodado el Gemelo,[a] dijo a los otros discípulos:

—Vayamos también nosotros, para morir con él.

Jesús consuela a las hermanas de Lázaro
17 A su llegada, Jesús se encontró con que Lázaro llevaba ya cuatro días en el sepulcro. 18 Betania estaba cerca de Jerusalén, como a tres kilómetros[b] de distancia, 19 y muchos judíos habían ido a casa de Marta y de María, a darles el pésame por la muerte de su hermano. 20 Cuando Marta supo que Jesús llegaba, fue a su encuentro; pero María se quedó en la casa.

21 —Señor —le dijo Marta a Jesús—, si hubieras estado aquí, mi hermano no habría muerto. 22 Pero yo sé que aun ahora Dios te dará todo lo que le pidas.
23 —Tu hermano resucitará —le dijo Jesús.
24 —Yo sé que resucitará en la resurrección, en el día final —respondió Marta.
25 Entonces Jesús le dijo:

—Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí vivirá, aunque muera; 26 y todo el que vive y cree en mí no morirá jamás. ¿Crees esto?
27 —Sí, Señor; yo creo que tú eres el *Cristo, el Hijo de Dios, el que había de venir al mundo.
28 Dicho esto, Marta regresó a la casa y, llamando a su hermana María, le dijo en privado:

—El Maestro está aquí y te llama.
29 Cuando María oyó esto, se levantó rápidamente y fue a su encuentro. 30 Jesús aún no había entrado en el pueblo, sino que todavía estaba en el lugar donde Marta se había encontrado con él. 31 Los judíos que habían estado con María en la casa, dándole el pésame, al ver que se había levantado y había salido de prisa, la siguieron, pensando que iba al sepulcro a llorar.
32 Cuando María llegó adonde estaba Jesús y lo vio, se arrojó a sus pies y le dijo:

—Señor, si hubieras estado aquí, mi hermano no habría muerto.
33 Al ver llorar a María y a los judíos que la habían acompañado, Jesús se turbó y se conmovió profundamente.
34 —¿Dónde lo han puesto? —preguntó.

—Ven a verlo, Señor —le respondieron.
35 Jesús lloró.
36 —¡Miren cuánto lo quería! —dijeron los judíos.
37 Pero algunos de ellos comentaban:

—Éste, que le abrió los ojos al ciego, ¿no podría haber impedido que Lázaro muriera?

Jesús resucita a Lázaro
38 Conmovido una vez más, Jesús se acercó al sepulcro. Era una cueva cuya entrada estaba tapada con una piedra.
39 —Quiten la piedra —ordenó Jesús.

Marta, la hermana del difunto, objetó:

—Señor, ya debe oler mal, pues lleva cuatro días allí.
40 —¿No te dije que si crees verás la gloria de Dios? —le contestó Jesús.
41 Entonces quitaron la piedra. Jesús, alzando la vista, dijo:

—Padre, te doy gracias porque me has escuchado. 42 Ya sabía yo que siempre me escuchas, pero lo dije por la gente que está aquí presente, para que crean que tú me enviaste.
43 Dicho esto, gritó con todas sus fuerzas:

—¡Lázaro, sal fuera!
44 El muerto salió, con vendas en las manos y en los pies, y el rostro cubierto con un sudario.

—Quítenle las vendas y dejen que se vaya —les dijo Jesús.

martes, 29 de mayo de 2012

Buenas Noches

Dime que es

Por el aire, a gran velocidad,
yo voy como mi única dueña,
una usó David contra Goliat,
pero la mía es más pequeña.
La tengo en la punta del labio
mientras estoy escuchando la radio

Buenas Tardes

Juan 15: 1-17

Jesús, la vid verdadera
15 »Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador. 2 Toda rama que en mí no da fruto, la corta; pero toda rama que da fruto la poda[a] para que dé más fruto todavía. 3 Ustedes ya están limpios por la palabra que les he comunicado. 4 Permanezcan en mí, y yo permaneceré en ustedes. Así como ninguna rama puede dar fruto por sí misma, sino que tiene que permanecer en la vid, así tampoco ustedes pueden dar fruto si no permanecen en mí.

5 »Yo soy la vid y ustedes son las ramas. El que permanece en mí, como yo en él, dará mucho fruto; separados de mí no pueden ustedes hacer nada. 6 El que no permanece en mí es desechado y se seca, como las ramas que se recogen, se arrojan al fuego y se queman. 7 Si permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pidan lo que quieran, y se les concederá. 8 Mi Padre es glorificado cuando ustedes dan mucho fruto y muestran así que son mis discípulos.
9 »Así como el Padre me ha amado a mí, también yo los he amado a ustedes. Permanezcan en mi amor. 10 Si obedecen mis mandamientos, permanecerán en mi amor, así como yo he obedecido los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. 11 Les he dicho esto para que tengan mi alegría y así su alegría sea completa. 12 Y éste es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros, como yo los he amado. 13 Nadie tiene amor más grande que el dar la *vida por sus amigos. 14 Ustedes son mis amigos si hacen lo que yo les mando. 15 Ya no los llamo *siervos, porque el siervo no está al tanto de lo que hace su amo; los he llamado amigos, porque todo lo que a mi Padre le oí decir se lo he dado a conocer a ustedes. 16 No me escogieron ustedes a mí, sino que yo los escogí a ustedes y los comisioné para que vayan y den fruto, un fruto que perdure. Así el Padre les dará todo lo que le pidan en mi nombre. 17 Éste es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros.

Buen Día

lunes, 28 de mayo de 2012

Buenas Noches y recuerda que....

Culto del Domingo 27 de Mayo

mayo272.mp3


mayo27.mp3


mayo271.mp3



Declaramos que hay ejér5citos cuidando lo que es tuyo Señor.
Suelta Señor palabra de bendición. Ahora Dios, ahora Dios, venga tu gloria.
Bendito sea tu nombre.


mayo273.mp3


mayo274.mp3


Señor abro mi día perro lo abro con vos en primer lugar, que comencemos el día con un devocional.
Debemos creer, declarar a nuestro Dios.



mayo275.mp3


Te ha sido dada la gloria por los siglos de los siglos.
Ahora tengan su momento de intimidad con Dios.
Te damos gloria a Tí Señor. Hay una nube de gloria en este lugar.
Santo, Santo es tu nombre Señor.
Podemos entender que el Espíritu Santo es como una paloma que debemos cuidar. Hemos entendido que Dios quiere que podamos entregarle a El el control de nuestro interior.
Gracias al Espíritu Santo podemos alabarte y bendecirte. Te honramos Señor.
Declaramos shalom unos a otros, Paz.








Damos gracias a Dios por la obra de Dios en la vida de nuestra hermana y su familia.





A partir del próximo jueves batallaremos, clamaremos para que la cubierta que está sobre la Nación comience a debilitarse. Creemos que hay que romper esas cubiertasa que el enemigo ha levantado.

Isaias 37: 30-35
Daniel 11:32
Isaias 25:6-7


Dios se identifica con los montes.
Los vinos tienen que ver con gozo y alegría.
Lo que Dios fluye por dentro es vida.
La iglesia está involucrada en una guerra espiritual contra Satanás.
Velos: cosas que ocultan el entendimiento.
Dios nos dio armas poderosas para atacar a Satanás.: la oración y la intercesión.
Dios nos convocó para levantarnos en guerra espiritual contra Satanás.

Jeremias 42:2




mayo276.mp3














Dios los bendiga

Cuales fueron?

Dos ciudades malvadas,
que fueron condenadas
y por Dios derrumbadas.

Juan 9

Jesús sana a un ciego de nacimiento
9 A su paso, Jesús vio a un hombre que era ciego de nacimiento. 2 Y sus discípulos le preguntaron:

—Rabí, para que este hombre haya nacido ciego, ¿quién pecó, él o sus padres?
3 —Ni él pecó, ni sus padres —respondió Jesús—, sino que esto sucedió para que la obra de Dios se hiciera evidente en su vida. 4 Mientras sea de día, tenemos que llevar a cabo la obra del que me envió. Viene la noche cuando nadie puede trabajar. 5 Mientras esté yo en el mundo, luz soy del mundo.
6 Dicho esto, escupió en el suelo, hizo barro con la saliva y se lo untó en los ojos al ciego, diciéndole:
7 —Ve y lávate en el estanque de Siloé (que significa: Enviado).

El ciego fue y se lavó, y al volver ya veía.
8 Sus vecinos y los que lo habían visto pedir limosna decían: «¿No es éste el que se sienta a mendigar?» 9 Unos aseguraban: «Sí, es él.» Otros decían: «No es él, sino que se le parece.» Pero él insistía: «Soy yo.»
10 —¿Cómo entonces se te han abierto los ojos? —le preguntaron.
11 —Ese hombre que se llama Jesús hizo un poco de barro, me lo untó en los ojos y me dijo: "Ve y lávate en Siloé." Así que fui, me lavé, y entonces pude ver.
12 —¿Y dónde está ese hombre? —le preguntaron.

—No lo sé —respondió.

Las autoridades investigan la sanidad del ciego
13 Llevaron ante los *fariseos al que había sido ciego. 14 Era *sábado cuando Jesús hizo el barro y le abrió los ojos al ciego. 15 Por eso los fariseos, a su vez, le preguntaron cómo había recibido la vista.

—Me untó barro en los ojos, me lavé, y ahora veo —respondió.
16 Algunos de los fariseos comentaban: «Ese hombre no viene de parte de Dios, porque no respeta el sábado.» Otros objetaban: «¿Cómo puede un pecador hacer semejantes señales?» Y había desacuerdo entre ellos.
17 Por eso interrogaron de nuevo al ciego:

—¿Y qué opinas tú de él? Fue a ti a quien te abrió los ojos.

—Yo digo que es profeta —contestó.
18 Pero los judíos no creían que el hombre hubiera sido ciego y que ahora viera, y hasta llamaron a sus padres 19 y les preguntaron:

—¿Es éste su hijo, el que dicen ustedes que nació ciego? ¿Cómo es que ahora puede ver?
20 —Sabemos que éste es nuestro hijo —contestaron los padres—, y sabemos también que nació ciego. 21 Lo que no sabemos es cómo ahora puede ver, ni quién le abrió los ojos. Pregúntenselo a él, que ya es mayor de edad y puede responder por sí mismo.
22 Sus padres contestaron así por miedo a los judíos, pues ya éstos habían convenido que se expulsara de la sinagoga a todo el que reconociera que Jesús era el *Cristo. 23 Por eso dijeron sus padres: «Pregúntenselo a él, que ya es mayor de edad.»
24 Por segunda vez llamaron los judíos al que había sido ciego, y le dijeron:

—Júralo por Dios.[a] A nosotros nos consta que ese hombre es *pecador.
25 —Si es pecador, no lo sé —respondió el hombre—. Lo único que sé es que yo era ciego y ahora veo.
26 Pero ellos le insistieron:

—¿Qué te hizo? ¿Cómo te abrió los ojos?
27 —Ya les dije y no me hicieron caso. ¿Por qué quieren oírlo de nuevo? ¿Es que también ustedes quieren hacerse sus discípulos?
28 Entonces lo insultaron y le dijeron:

—¡Discípulo de ése lo serás tú! ¡Nosotros somos discípulos de Moisés! 29 Y sabemos que a Moisés le habló Dios; pero de éste no sabemos ni de dónde salió.
30 —¡Allí está lo sorprendente! —respondió el hombre—: que ustedes no sepan de dónde salió, y que a mí me haya abierto los ojos. 31 Sabemos que Dios no escucha a los pecadores, pero sí a los piadosos y a quienes hacen su voluntad. 32 Jamás se ha sabido que alguien le haya abierto los ojos a uno que nació ciego. 33 Si este hombre no viniera de parte de Dios, no podría hacer nada.
34 Ellos replicaron:

—Tú, que naciste sumido en pecado, ¿vas a darnos lecciones?

Y lo expulsaron.

La ceguera espiritual
35 Jesús se enteró de que habían expulsado a aquel hombre, y al encontrarlo le preguntó:

—¿Crees en el Hijo del hombre?
36 —¿Quién es, Señor? Dímelo, para que crea en él.
37 —Pues ya lo has visto —le contestó Jesús—; es el que está hablando contigo.
38 —Creo, Señor —declaró el hombre.

Y, postrándose, lo adoró.
39 Entonces Jesús dijo:

—Yo he venido a este mundo para juzgarlo, para que los ciegos vean, y los que ven se queden ciegos.
40 Algunos fariseos que estaban con él, al oírlo hablar así, le preguntaron:

—¿Qué? ¿Acaso también nosotros somos ciegos?
41 Jesús les contestó:

—Si fueran ciegos, no serían culpables de pecado, pero como afirman que ven, su pecado permanece

Buen Día

sábado, 26 de mayo de 2012

Dime quien es

NI A LA MODELO MAS HERMOSA
COMO A MI DESCRIBIRAN
MI BELLEZA FUE TAN UNICA
QUE A SALOMON INSPIRE

Buenas Tardes

San Juan 4

Jesús y la samaritana
4 Jesús[a] se enteró de que los *fariseos sabían que él estaba haciendo y bautizando más discípulos que Juan 2 (aunque en realidad no era Jesús quien bautizaba sino sus discípulos). 3 Por eso se fue de Judea y volvió otra vez a Galilea. 4 Como tenía que pasar por Samaria, 5 llegó a un pueblo samaritano llamado Sicar, cerca del terreno que Jacob le había dado a su hijo José. 6 Allí estaba el pozo de Jacob. Jesús, fatigado del camino, se sentó junto al pozo. Era cerca del mediodía.[b] 7-8 Sus discípulos habían ido al pueblo a comprar comida.

En eso llegó a sacar agua una mujer de Samaria, y Jesús le dijo:

—Dame un poco de agua.
9 Pero como los judíos no usan nada en común[c] con los samaritanos, la mujer le respondió:

—¿Cómo se te ocurre pedirme agua, si tú eres judío y yo soy samaritana?
10 —Si supieras lo que Dios puede dar, y conocieras al que te está pidiendo agua —contestó Jesús—, tú le habrías pedido a él, y él te habría dado agua que da vida.
11 —Señor, ni siquiera tienes con qué sacar agua, y el pozo es muy hondo; ¿de dónde, pues, vas a sacar esa agua que da vida? 12 ¿Acaso eres tú superior a nuestro padre Jacob, que nos dejó este pozo, del cual bebieron él, sus hijos y su ganado?
13 —Todo el que beba de esta agua volverá a tener sed —respondió Jesús—, 14 pero el que beba del agua que yo le daré, no volverá a tener sed jamás, sino que dentro de él esa agua se convertirá en un manantial del que brotará vida eterna.
15 —Señor, dame de esa agua para que no vuelva a tener sed ni siga viniendo aquí a sacarla.
16 —Ve a llamar a tu esposo, y vuelve acá —le dijo Jesús.
17 —No tengo esposo —respondió la mujer.

—Bien has dicho que no tienes esposo. 18 Es cierto que has tenido cinco, y el que ahora tienes no es tu esposo. En esto has dicho la verdad.
19 —Señor, me doy cuenta de que tú eres profeta. 20 Nuestros antepasados adoraron en este monte, pero ustedes los judíos dicen que el lugar donde debemos adorar está en Jerusalén.
21 —Créeme, mujer, que se acerca la hora en que ni en este monte ni en Jerusalén adorarán ustedes al Padre. 22 Ahora ustedes adoran lo que no conocen; nosotros adoramos lo que conocemos, porque la salvación proviene de los judíos. 23 Pero se acerca la hora, y ha llegado ya, en que los verdaderos adoradores rendirán culto al Padre en espíritu y en verdad,[d] porque así quiere el Padre que sean los que le adoren. 24 Dios es espíritu, y quienes lo adoran deben hacerlo en espíritu y en verdad.
25 —Sé que viene el Mesías, al que llaman el *Cristo —respondió la mujer—. Cuando él venga nos explicará todas las cosas.
26 —Ése soy yo, el que habla contigo —le dijo Jesús.

Los discípulos vuelven a reunirse con Jesús
27 En esto llegaron sus discípulos y se sorprendieron de verlo hablando con una mujer, aunque ninguno le preguntó: «¿Qué pretendes?» o «¿De qué hablas con ella?»
28 La mujer dejó su cántaro, volvió al pueblo y le decía a la gente:
29 —Vengan a ver a un hombre que me ha dicho todo lo que he hecho. ¿No será éste el *Cristo?
30 Salieron del pueblo y fueron a ver a Jesús. 31 Mientras tanto, sus discípulos le insistían:

—Rabí, come algo.
32 —Yo tengo un alimento que ustedes no conocen —replicó él.
33 «¿Le habrán traído algo de comer?», comentaban entre sí los discípulos.
34 —Mi alimento es hacer la voluntad del que me envió y terminar su obra —les dijo Jesús—. 35 ¿No dicen ustedes: "Todavía faltan cuatro meses para la cosecha" ? Yo les digo: ¡Abran los ojos y miren los campos sembrados! Ya la cosecha está madura; 36 ya el segador recibe su salario y recoge el fruto para vida eterna. Ahora tanto el sembrador como el segador se alegran juntos. 37 Porque como dice el refrán: Üno es el que siembra y otro el que cosecha." 38 Yo los he enviado a ustedes a cosechar lo que no les costó ningún trabajo. Otros se han fatigado trabajando, y ustedes han cosechado el fruto de ese trabajo.

Muchos samaritanos creen en Jesús
39 Muchos de los samaritanos que vivían en aquel pueblo creyeron en él por el testimonio que daba la mujer: «Me dijo todo lo que he hecho.» 40 Así que cuando los samaritanos fueron a su encuentro le insistieron en que se quedara con ellos. Jesús permaneció allí dos días, 41 y muchos más llegaron a creer por lo que él mismo decía.

42 —Ya no creemos sólo por lo que tú dijiste —le decían a la mujer—; ahora lo hemos oído nosotros mismos, y sabemos que verdaderamente éste es el Salvador del mundo.

Jesús sana al hijo de un funcionario
43 Después de esos dos días Jesús salió de allí rumbo a Galilea 44 (pues, como él mismo había dicho, a ningún profeta se le honra en su propia tierra). 45 Cuando llegó a Galilea, fue bien recibido por los galileos, pues éstos habían visto personalmente todo lo que había hecho en Jerusalén durante la fiesta de la Pascua, ya que ellos habían estado también allí.

46 Y volvió otra vez Jesús a Caná de Galilea, donde había convertido el agua en vino. Había allí un funcionario real, cuyo hijo estaba enfermo en Capernaúm. 47 Cuando este hombre se enteró de que Jesús había llegado de Judea a Galilea, fue a su encuentro y le suplicó que bajara a sanar a su hijo, pues estaba a punto de morir.
48 —Ustedes nunca van a creer si no ven señales y prodigios —le dijo Jesús.
49 —Señor —rogó el funcionario—, baja antes de que se muera mi hijo.
50 —Vuelve a casa, que tu hijo vive —le dijo Jesús—.

El hombre creyó lo que Jesús le dijo, y se fue. 51 Cuando se dirigía a su casa, sus siervos salieron a su encuentro y le dieron la noticia de que su hijo estaba vivo. 52 Cuando les preguntó a qué hora había comenzado su hijo a sentirse mejor, le contestaron:

—Ayer a la una de la tarde[e] se le quitó la fiebre.
53 Entonces el padre se dio cuenta de que precisamente a esa hora Jesús le había dicho: «Tu hijo vive.» Así que creyó él con toda su familia.
54 Ésta fue la segunda señal que hizo Jesús después de que volvió de Judea a Galilea.

viernes, 25 de mayo de 2012


Reunión Jueves 24 de Mayo

mayo241.mp3



Isaias 37: 30-35

Daniel 11: 32

Jeremias 42


mayo242.mp3


Mateo 11:12


mayo243.mp3








mayo244.mp3





Debes hacer de Cristo tu SEÑOR.

mayo245.mp3


Hechos 2:21
Hechos 3:19
Efesios 1:18-20
San Juan 3

Cuando reconocemos al Cristo como Cristo nos quedamos con la cáscara.
Cuando reconocemos al Cristo como SEÑOR tiene que ver con ponernos bajo el Señorío de Cristo.

2 Corintios 3:16

El bautismo en el Espíritu viene por el Señor.

Lucas 14:25

El Señor dice que debemos poner a Dios en primer lugar, ésto es "negarse a uno mismo". El amor a Dios debe estar en primer lugar. Para entrar al lugar santísimo debemos negarnos a nosotros mismos.

mayo246.mp3


Dios los bendiga

Dime quien es



AUNQUE NO EXISTIA EL AVON
NI EL JAFRA SE HABIA INVENTADO
YO BIEN LA CARA ME ARREGLE
Y NO ME DIO RESULTADO

Buenas Tardes

Lucas 20: 9-19

Parábola de los labradores malvados
9 Pasó luego a contarle a la gente esta parábola:

—Un hombre plantó un viñedo, se lo arrendó a unos labradores y se fue de viaje por largo tiempo. 10 Llegada la cosecha, mandó un *siervo a los labradores para que le dieran parte de la cosecha. Pero los labradores lo golpearon y lo despidieron con las manos vacías. 11 Les envió otro siervo, pero también a éste lo golpearon, lo humillaron y lo despidieron con las manos vacías. 12 Entonces envió un tercero, pero aun a éste lo hirieron y lo expulsaron.

13 »Entonces pensó el dueño del viñedo: "¿Qué voy a hacer? Enviaré a mi hijo amado; seguro que a él sí lo respetarán." 14 Pero cuando lo vieron los labradores, trataron el asunto. "Éste es el heredero —dijeron—. Matémoslo, y la herencia será nuestra." 15 Así que lo arrojaron fuera del viñedo y lo mataron.

»¿Qué les hará el dueño? 16 Volverá, acabará con esos labradores y dará el viñedo a otros.

Al oír esto, la gente exclamó:

—¡Dios no lo quiera!
17 Mirándolos fijamente, Jesús les dijo:

—Entonces, ¿qué significa esto que está escrito:
»"La piedra que desecharon los constructores
ha llegado a ser la piedra angular" ?[b]
18 Todo el que caiga sobre esa piedra quedará despedazado, y si ella cae sobre alguien, lo hará polvo.
19 Los maestros de la ley y los jefes de los sacerdotes, cayendo en cuenta que la parábola iba dirigida contra ellos, buscaron la manera de echarle mano en aquel mismo momento. Pero temían al pueblo.

Buen Día

jueves, 24 de mayo de 2012

ADIVINANZA BIBLICA 24

De mi esposo me burlé
por danzar ante Jehová
en mi corazòn lo desprecie
esterilidad mi castigo fue.


Dios los bendiga

Eclesiastes 3

Hay un tiempo para todo
3 Todo tiene su momento oportuno; hay un tiempo para todo lo que se hace bajo el cielo:

2 un tiempo para nacer,
y un tiempo para morir;
un tiempo para plantar,
y un tiempo para cosechar;
3 un tiempo para matar,
y un tiempo para sanar;
un tiempo para destruir,
y un tiempo para construir;
4 un tiempo para llorar,
y un tiempo para reír;
un tiempo para estar de luto,
y un tiempo para saltar de gusto;
5 un tiempo para esparcir piedras,
y un tiempo para recogerlas;
un tiempo para abrazarse,
y un tiempo para despedirse;
6 un tiempo para intentar,
y un tiempo para desistir;
un tiempo para guardar,
y un tiempo para desechar;
7 un tiempo para rasgar,
y un tiempo para coser;
un tiempo para callar,
y un tiempo para hablar;
8 un tiempo para amar,
y un tiempo para odiar;
un tiempo para la guerra,
y un tiempo para la paz.

De nada sirve afanarse
9 ¿Qué provecho saca quien trabaja, de tanto afanarse? 10 He visto la tarea que Dios ha impuesto al *género humano para abrumarlo con ella. 11 Dios hizo todo hermoso en su momento, y puso en la *mente humana el sentido del tiempo, aun cuando el *hombre no alcanza a comprender la obra que Dios realiza de principio a fin.

12 Yo sé que nada hay mejor para el hombre que alegrarse y hacer el bien mientras viva; 13 y sé también que es un don de Dios que el hombre coma o beba, y disfrute de todos sus afanes. 14 Sé además que todo lo que Dios ha hecho permanece para siempre; que no hay nada que añadirle ni quitarle; y que Dios lo hizo así para que se le tema.

15 Lo que ahora existe, ya existía;
y lo que ha de existir, existe ya.
Dios hace que la historia se repita.

Contradicciones de la vida
16 He visto algo más en esta vida: maldad donde se dictan las sentencias, y maldad donde se imparte la justicia. 17 Pensé entonces: «Al justo y al malvado los juzgará Dios, pues hay un tiempo para toda obra y un lugar para toda acción.»

18 Pensé también con respecto a los *hombres: «Dios los está poniendo a prueba, para que ellos mismos se den cuenta de que son como los animales. 19 Los hombres terminan igual que los animales; el destino de ambos es el mismo, pues unos y otros mueren por igual, y el aliento de vida es el mismo para todos, así que el hombre no es superior a los animales. Realmente, todo es absurdo, 20 y todo va hacia el mismo lugar.
»Todo surgió del polvo,
y al polvo todo volverá.
21 »¿Quién sabe si el espíritu del hombre se remonta a las alturas, y el de los animales desciende[a] a las profundidades de la tierra?» 22 He visto, pues, que nada hay mejor para el hombre que disfrutar de su trabajo, ya que eso le ha tocado. Pues, ¿quién lo traerá para que vea lo que sucederá después de él?

miércoles, 23 de mayo de 2012

ADIVINANZA BIBLICA 23

-Mi esposo necio fue
yo al contrario sabia fui
Dios me permitió hallar gracia
Ante su siervo David

Buenas Tardes

Proverbios 24

No envidies a los malvados,
ni procures su compañía;
2 porque en su corazón traman violencia,
y no hablan más que de cometer fechorías.

20
3 Con sabiduría se construye la casa;
con inteligencia se echan los cimientos.
4 Con buen juicio se llenan sus cuartos
de bellos y extraordinarios tesoros.

21
5 El que es sabio tiene gran poder,
y el que es entendido aumenta su fuerza.
6 La guerra se hace con buena estrategia;
la victoria se alcanza con muchos consejeros.

22
7 La sabiduría no está al alcance del necio,
que en la asamblea del pueblo[a] nada tiene que decir.

23
8 Al que hace planes malvados
lo llamarán intrigante.
9 Las intrigas del necio son pecado,
y todos aborrecen a los insolentes.

24
10 Si en el día de la aflicción te desanimas,
muy limitada es tu fortaleza.

25
11 Rescata a los que van rumbo a la muerte;
detén a los que a tumbos avanzan al suplicio.
12 Pues aunque digas, «Yo no lo sabía»,
¿no habrá de darse cuenta el que pesa los corazones?
¿No habrá de saberlo el que vigila tu vida?
¡Él le paga a cada uno según sus acciones!

26
13 Come la miel, hijo mío, que es deliciosa;
dulce al paladar es la miel del panal.
14 Así de dulce sea la sabiduría a tu alma;
si das con ella, tendrás buen futuro;
tendrás una esperanza que no será destruida.

27
15 No aceches cual malvado la casa del justo,
ni arrases el lugar donde habita;
16 porque siete veces podrá caer el justo,
pero otras tantas se levantará;
los malvados, en cambio,
se hundirán en la desgracia.

28
17 No te alegres cuando caiga tu enemigo,
ni se regocije tu corazón ante su desgracia,
18 no sea que el Señor lo vea y no lo apruebe,
y aparte de él su enojo.

29
19 No te alteres por causa de los malvados,
ni sientas envidia de los impíos,
20 porque el malvado no tiene porvenir;
¡la lámpara del impío se apagará!

30
21 Hijo mío, teme al Señor y honra al rey,
y no te juntes con los rebeldes,
22 porque de los dos recibirás un castigo repentino
¡y quién sabe qué calamidades puedan venir!

martes, 22 de mayo de 2012

ADIVINANZA BIBLICA 22

Fui hija única de mi padre
y él en el templo me entregó
sin querer, me prometiò a Jehová
y el su palabra cumpliò.

Buenas Tardes

Proverbios 18

El egoísta busca su propio bien;
contra todo sano juicio se rebela.

2 Al necio no le complace el discernimiento;
tan sólo hace alarde de su propia opinión.

3 Con la maldad, viene el desprecio,
y con la vergüenza llega el oprobio.

4 Las palabras del hombre son aguas profundas,
arroyo de aguas vivas, fuente de sabiduría.

5 No está bien declarar inocente al[a] malvado
y dejar de lado los derechos del justo.

6 Los labios del necio son causa de contienda;
su boca incita a la riña.

7 La boca del necio es su perdición;
sus labios son para él una trampa mortal.

8 Los chismes son deliciosos manjares;
penetran hasta lo más íntimo del ser.

9 El que es negligente en su trabajo
confraterniza con el que es destructivo.

10 Torre inexpugnable es el nombre del Señor;
a ella corren los justos y se ponen a salvo.

11 Ciudad amurallada es la riqueza para el rico,
y éste cree que sus muros son inexpugnables.

12 Al fracaso lo precede la soberbia humana;
a los honores los precede la humildad.

13 Es necio y vergonzoso
responder antes de escuchar.

14 En la enfermedad, el ánimo levanta al enfermo;
¿pero quién podrá levantar al abatido?

15 El corazón prudente adquiere conocimiento;
los oídos de los sabios procuran hallarlo.

16 Con regalos se abren todas las puertas
y se llega a la presencia de gente importante.

17 El primero en presentar su caso parece inocente,
hasta que llega la otra parte y lo refuta.

18 El echar suertes pone fin a los litigios
y decide entre las partes en pugna.

19 Más resiste el hermano ofendido que una ciudad amurallada;
los litigios son como cerrojos de ciudadela.

20 Cada uno se llena con lo que dice
y se sacia con lo que habla.

21 En la lengua hay poder de vida y muerte;
quienes la aman comerán de su fruto.

22 Quien halla esposa halla la felicidad:
muestras de su favor le ha dado el Señor.

23 El pobre habla en tono suplicante;
el rico responde con aspereza.

24 Hay amigos[b] que llevan a la ruina,
y hay amigos más fieles que un hermano.

lunes, 21 de mayo de 2012

Buenas Noches y recuerda que....

Culto del 20 de Mayo

mayo20.mp3





mayo201.mp3










mayo202.mp3


mayo203.mp3







Compartimos la prédica del 9 de Mayo de Carlos Anacondia en el Pentecostal de Pastores
















Dios los bendiga

ADIVINANZA BIBLICA 21



MI VIDA FUE TAN AMARGA
que Mara me llegué a nombrar
pero Dios con una buena nuera
me quiso recompensar.

Buenas Tardes y recuerda que....

Proverbios 22

Vale más la buena fama que las muchas riquezas,
y más que oro y plata, la buena reputación.

2 El rico y el pobre tienen esto en común:
a ambos los ha creado el Señor.

3 El prudente ve el peligro y lo evita;
el inexperto sigue adelante y sufre las consecuencias.

4 Recompensa de la humildad y del temor del Señor
son las riquezas, la honra y la vida.

5 Espinas y trampas hay en la senda de los impíos,
pero el que cuida su vida se aleja de ellas.

6 Instruye al niño en el camino correcto,
y aun en su vejez no lo abandonará.

7 Los ricos son los amos de los pobres;
los deudores son esclavos de sus acreedores.

8 El que siembra maldad cosecha desgracias;
el Señor lo destruirá con el cetro de su ira.[a]

9 El que es generoso[b] será bendecido,
pues comparte su comida con los pobres.

10 Despide al insolente, y se irá la discordia
y cesarán los pleitos y los insultos.

11 El que ama la pureza de corazón y tiene gracia al hablar
tendrá por amigo al rey.

12 Los ojos del Señor protegen el saber,
pero desbaratan las palabras del traidor.

13 «¡Hay un león allá afuera! —dice el holgazán—.
¡En plena calle me va a hacer pedazos!»

14 La boca de la adúltera es una fosa profunda;
en ella caerá quien esté bajo la ira del Señor.

15 La necedad es parte del corazón juvenil,
pero la vara de la disciplina la corrige.

16 Oprimir al pobre para enriquecerse,
y hacerle regalos al rico,
¡buena manera de empobrecerse!

domingo, 20 de mayo de 2012

Buenas Noches

Programa de Radio del 20 de Mayo

Escucha nuestro Programa de Radio de hoy:


Radio FMM026.mp3

ADIVINANZA BIBLICA 20

BIBLICAMENTE SOY
EL PRIMER AMOR DE SANSON
POR MI COMETIO LOCURAS
Y MUCHAS MUERTES CAUSÒ.

Buenas Tardes

Proverbios 17

Más vale comer pan duro donde hay concordia
que hacer banquete[a] donde hay discordia.

2 El siervo sabio gobernará al hijo sinvergüenza,
y compartirá la herencia con los otros hermanos.

3 En el crisol se prueba la plata
y en el horno se prueba el oro,
pero al corazón lo prueba el Señor.

4 El malvado hace caso a los labios impíos,
y el mentiroso presta oído a la lengua maliciosa.

5 El que se burla del pobre ofende a su Creador;
el que se alegra de verlo en la ruina no quedará sin castigo.

6 La corona del anciano son sus nietos;
el orgullo de los hijos son sus padres.

7 No va bien con los necios el lenguaje refinado,
ni con los gobernantes, la mentira.

8 Vara[b] mágica es el soborno para quien lo ofrece,
pues todo lo que emprende lo consigue.

9 El que perdona la ofensa cultiva el amor;
el que insiste en la ofensa divide a los amigos.

10 Cala más un regaño en el hombre prudente
que cien latigazos en el obstinado.

11 El revoltoso siempre anda buscando camorra,
pero se las verá con un mensajero cruel.

12 Más vale toparse con un oso enfurecido[c]
que con un necio empecinado en su necedad.

13 Al que devuelve mal por bien,
nunca el mal se apartará de su familia.

14 Iniciar una pelea es romper una represa;
vale más retirarse que comenzarla.

15 Absolver al culpable y condenar al inocente
son dos cosas que el Señor aborrece.

16 ¿De qué le sirve al necio poseer dinero?
¿Podrá adquirir sabiduría si le faltan sesos?[d]

17 En todo tiempo ama el amigo;
para ayudar en la adversidad nació el hermano.

18 El que es imprudente se compromete por otros,
y sale fiador de su prójimo.

19 Al que le gusta pecar, le gusta pelear;
el que abre mucho la boca, busca que se la rompan.[e]

20 El de corazón perverso jamás prospera;
el de lengua engañosa caerá en desgracia.

21 Engendrar a un hijo necio es causa de pesar;
ser padre de un necio no es ninguna alegría.

22 Gran remedio es el corazón alegre,
pero el ánimo decaído seca los huesos.

23 El malvado acepta soborno en secreto,
con lo que tuerce el curso de la justicia.

24 La meta del prudente es la sabiduría;
el necio divaga contemplando vanos horizontes.[f]

25 El hijo necio irrita a su padre,
y causa amargura a su madre.

26 No está bien castigar al inocente,
ni azotar por su rectitud a gente honorable.

27 El que es entendido refrena sus palabras;
el que es prudente controla sus impulsos.

28 Hasta un necio pasa por sabio si guarda silencio;
se le considera prudente si cierra la boca.

sábado, 19 de mayo de 2012

Buenas Noches y recuerda ....

ADIVINANZA BIBLICA 19

MI SER SOLO ANHELABA
UN HIJO TENER
CUANDO DIOS ME LO CONCEDIO
CON GUSTO LO ENTREGUÈ A ÉL.

Buenas Tardes y recuerda que....

Proverbios 21

En las manos del Señor el corazón del rey es como un río:
sigue el curso que el Señor le ha trazado.
2 A cada uno le parece correcto su proceder,[a]
pero el Señor juzga los corazones.
3 Practicar la justicia y el derecho
lo prefiere el Señor a los sacrificios.
4 Los ojos altivos, el corazón orgulloso
y la lámpara de los malvados son pecado.
5 Los planes bien pensados: ¡pura ganancia!
Los planes apresurados: ¡puro fracaso!
6 La fortuna amasada por la lengua embustera
se esfuma como la niebla y es mortal como una trampa.[b]
7 La violencia de los malvados los destruirá,
porque se niegan a practicar la justicia.
8 Torcido es el camino del culpable,
pero recta la conducta del hombre honrado.
9 Más vale habitar en un rincón de la azotea
que compartir el techo con mujer pendenciera.
10 El malvado sólo piensa en el mal;
jamás se compadece de su prójimo.
11 Cuando se castiga al insolente,
aprende[c] el inexperto;
cuando se instruye al sabio,
el inexperto adquiere conocimiento.
12 El justo se fija en la casa del malvado,
y ve cuando éste acaba en la ruina.
13 Quien cierra sus oídos al clamor del pobre,
llorará también sin que nadie le responda.
14 El regalo secreto apacigua el enojo;
el obsequio discreto calma la ira violenta.
15 Cuando se hace justicia,
se alegra el justo y tiembla el malhechor.
16 Quien se aparta de la senda del discernimiento
irá a parar entre los muertos.
17 El que ama el placer se quedará en la pobreza;
el que ama el vino y los perfumes jamás será rico.
18 El malvado pagará por el justo,
y el traidor por el hombre intachable.
19 Más vale habitar en el desierto
que con mujer pendenciera y de mal genio.
20 En casa del sabio abundan las riquezas y el perfume,
pero el necio todo lo despilfarra.
21 El que va tras la justicia y el amor
halla vida, prosperidad[d] y honra.
22 El sabio conquista la ciudad de los valientes
y derriba el baluarte en que ellos confiaban.
23 El que refrena su boca y su lengua
se libra de muchas angustias.
24 Orgulloso y arrogante, y famoso por insolente,
es quien se comporta con desmedida soberbia.
25 La codicia del perezoso lo lleva a la muerte,
porque sus manos se niegan a trabajar;
26 todo el día se lo pasa codiciando,
pero el justo da con generosidad.
27 El sacrificio de los malvados es detestable,
y más aún cuando se ofrece con mala intención.
28 El testigo falso perecerá,
y quien le haga caso será destruido[e] para siempre.
29 El malvado es inflexible en sus decisiones;
el justo examina[f] su propia conducta.
30 De nada sirven ante el Señor
la sabiduría, la inteligencia y el consejo.
31 Se alista al caballo para el día de la batalla,
pero la victoria depende del Señor.

Buen Día

Buenas Noches

viernes, 18 de mayo de 2012

Reunión Jueves 17 de Mayo

MAYO17.mp3


MAYO171.mp3








Dios exigía un paso de FE al colocarse por detrás. Dios obra de esta manera. El Dios que se coloca detrás nos motiva a avanzar.


MAYO172.mp3


Moisés estuvo 40 años trabajando en el desierto y luego Dios lo llamó.

Nuestra FE es probada. Crecemos en la medida de nuestra FE.
No olvidemos de predicar al Dios que está en la retaguardia.
Hablemos del Dios que va por delante y del que va por detrás.
Jesús incentivaba a los discípulos a la FE.
Cuando Dios nos plantea desafios de FE estamos listos para crecer. Dios te respalda por FE.


MAYO 173.mp3


Hechos 4:13

Hay un tiempo en tu vida en el que Dios va a tomar tu retaguardia.
Tenemos que poder conocer a Jesús de tal manera que cuando la gente nos vea esté viendo al Señor.

Conocer tiene que ver con intimar.
Cuando Dios habla de conocer implica una relación mucho más profunda. La FE es un medio para intimar con el Señor Jesús.

Filipenses 3:9

Conocer a Jesús no es un fin sino un medio para poder empatizar con Jesús.
Empatizar: del griego, en el interior de, y sufrimiento o lo que sufre.
Es necesario que la iglesia empatice con Jesús. Jesús no curaba los síntomas sino la enfermedad.
Un corazón sano no hiere ni ofende. Necesitamos cambiar nuestra visión.






Hay que priorizar las necesidades de los demás.
Empatía: inteligencia interpersonal.
Empatizar con Jesús es un medio para enamorarse de Ël.

Filipenses 3:7

Dios los bendiga.

ADIVINANZA BIBLICA 18

SOMOS UNAS SIRVIENTAS
UNA DE LEA Y OTRA DE RAQUEL
DE JACOB FUIMOS CONCUBINAS
POR ELLAS MÁS HIJOS TENER

Buenas Tardes

Proverbios 18

El egoísta busca su propio bien;
contra todo sano juicio se rebela.
2 Al necio no le complace el discernimiento;
tan sólo hace alarde de su propia opinión.
3 Con la maldad, viene el desprecio,
y con la vergüenza llega el oprobio.
4 Las palabras del hombre son aguas profundas,
arroyo de aguas vivas, fuente de sabiduría.
5 No está bien declarar inocente al[a] malvado
y dejar de lado los derechos del justo.
6 Los labios del necio son causa de contienda;
su boca incita a la riña.
7 La boca del necio es su perdición;
sus labios son para él una trampa mortal.
8 Los chismes son deliciosos manjares;
penetran hasta lo más íntimo del ser.
9 El que es negligente en su trabajo
confraterniza con el que es destructivo.
10 Torre inexpugnable es el nombre del Señor;
a ella corren los justos y se ponen a salvo.
11 Ciudad amurallada es la riqueza para el rico,
y éste cree que sus muros son inexpugnables.
12 Al fracaso lo precede la soberbia humana;
a los honores los precede la humildad.
13 Es necio y vergonzoso
responder antes de escuchar.
14 En la enfermedad, el ánimo levanta al enfermo;
¿pero quién podrá levantar al abatido?
15 El corazón prudente adquiere conocimiento;
los oídos de los sabios procuran hallarlo.
16 Con regalos se abren todas las puertas
y se llega a la presencia de gente importante.
17 El primero en presentar su caso parece inocente,
hasta que llega la otra parte y lo refuta.
18 El echar suertes pone fin a los litigios
y decide entre las partes en pugna.
19 Más resiste el hermano ofendido que una ciudad amurallada;
los litigios son como cerrojos de ciudadela.
20 Cada uno se llena con lo que dice
y se sacia con lo que habla.
21 En la lengua hay poder de vida y muerte;
quienes la aman comerán de su fruto.
22 Quien halla esposa halla la felicidad:
muestras de su favor le ha dado el Señor.
23 El pobre habla en tono suplicante;
el rico responde con aspereza.
24 Hay amigos[b] que llevan a la ruina,
y hay amigos más fieles que un hermano

Buen Día