photo image.gif

Entrar

Evangelismo

Ultimas fotos

lunes, 21 de agosto de 2017

Resultado de imagen para buenos dias cristianos de lunes

EL LLAMADO PASTORAL DE PABLO.

“Os ruego, hermanos, que os hagáis como yo, porque yo también me hice como vosotros” (Gál. 4:12).


LEE : Gálatas 4:12-20; 1 Corintios 11:1; Filipenses 3:17; 1 Corintios 9:19-23; 2 Corintios 4:7-12.

Pablo no escatimó palabras con los gálatas. Sin embargo, su vocabulario fuerte simplemente reflejaba la pasión inspirada que sentía con respecto al bienestar espiritual de la iglesia que había fundado.Además del problema teológico crucial con el que estaba lidiando Pablo, la carta a los gálatas también muestra, de manera general, cuán importante es la doctrina correcta. Si lo que creyéramos no fuera tan importante, si la doctrina correcta no importara tanto, entonces, ¿por qué Pablo habría sido tan ferviente, tan intransigente, en su carta? Lo cierto es, por supuesto, que lo que creemos es muy importante.


En Gálatas 4:12 al 20, Pablo continúa con su discurso, aunque cambia el enfoque, por lo menos un poco. Pablo ya presentó una serie de argumentos detallados y teológicamente sofisticados para persuadir a los gálatas de sus errores, y ahora hace un llamado pastoral más personal. A diferencia de los falsos maestros, que no tenían verdadero interés en los gálatas, Pablo revela la inquietud, la preocupación, la esperanza y el amor auténticos de un buen pastor por este rebaño errante. No solamente estaba corrigiendo la teología; buscaba atender las necesidades de aquellos a quienes amaba.

Dios te habla

El que suministra semilla al sembrador y pan para su alimento, suplirá y multiplicará la siembra de ustedes y aumentará la cosecha de su justicia.
2 Corintios 9:10


Pero corra el juicio como las aguas y la justicia como una corriente inagotable.
Amós 5:24

Mi divino poder


Hijo, mi divino poder te ha sido dado para todo lo que necesitas para la vida y la piedad y en primer lugar para conocerme a Mí, Yo Soy el que te ha llamado por Mi propia gloria y fuerza…


…por causa de esta Gloria y Fuerza, te he concedido lo más grande y precioso que se pueda ofrecer: que es que llegues a ser partícipe de Mi naturaleza……escapando así de la corrupción que está en este mundo, que va a la par con el deseo…


…por eso, pon el máximo empeño en incrementar tu fe con la firmeza……la firmeza con el conocimiento, el conocimiento con el dominio de los instintos, el dominio de los instintos con la constancia, la constancia con la piedad, la piedad con el amor fraterno y el amor fraterno con la caridad…


…pues si tienes todas estas virtudes en forma eminente, no serás inútil ni estéril, sino que más bien alcanzarás Mi conocimiento……en cambio, quien no tiene todo esto es ciego y corto de vista, y se ha olvidado de que fue purificado de sus pecados pasados…


…por lo tanto, esfuérzate por confirmar el llamado en tu vida, Yo que te he elegido… si obras así, no decaerás, y se te facilitará generosamente la entrada a Mi reino eterno… tu Señor y tu Salvador, Cristo Jesús.


Confesión: Hoy declaro en nombre de Jesús que no me olvidaré que fui lavado de mis pecados por la sangre de Cristo… por la fuerza de Su naturaleza divina que mora en Mi por Su Espíritu escaparé de obedecer a mis bajas pasiones y al amor al mundo… pondré firmeza a mi fe y le agregaré el conocimiento de la Palabra… dominaré así mis instintos y seré constante en hacer lo bueno y obraré en amor… Amén.


Referencia Bíblica: 2 Pedro Capítulo 1

Cosas pequeñas

«El Señor está cerca de quienes lo invocan, de quienes lo invocan en verdad» (Salmo 145: 18, NVI).


Durante muchos largos viajes de Colorado a Arizona para visitar a mi madre anciana, pasé por zonas montañosas. Por todas partes veía carteles que decían: «Cuidado con los alces». Yo miraba con entusiasmo buscando ver un alce, pero nunca veía ninguno. Me encanta la naturaleza, y a menudo oraba silenciosamente: «Señor, me encantaría ver a una de esas elegantes criaturas». Entonces me sentía culpable por pedírselo, porque Dios tiene oraciones mucho más importantes que responder y problemas mucho más grandes que resolver. Durante uno de los viajes, me volví persistente con Dios, repitiéndole mi pedido. Un poco más adelante, un alce macho con una cornamenta completa subía su cresta al lado de la carretera. Se quedó allí, majestuoso, con su piel brillando bajo el sol, como si estuviera posando para mí; para luego dar la vuelta y desaparecer. Mi corazón se llenó de gratitud a mi Dios, que me ama tanto que quiere hacerme feliz… aun con las cosas pequeñas de la vida.


En otra ocasión, cuando visitaba a mi hermana en Florida, fuimos a recoger conchas marinas. Hablando con Dios, le dije: «Señor, me gustaría tanto encontrar una de esas pequeñas conchas que se asemejan a una escalera de caracol. ¿Podrías ayudarme a encontrar una, por favor?». Nuevamente me sentí culpable por presentarle un pedido tan insignificante a un Dios tan ocupado, así que, rápidamente agregué: «Que se haga tu voluntad», y seguí buscando conchas marinas. Ya había olvidado mi tímido pedido de oración cuando vi la punta de una concha blanCa enterrada entre desperdicios en la arena. Teniendo cuidado de no romperla, removí los desechos que la ocultaban y descubrí la concha marina con forma de espiral más exquisita que hubiera visto alguna vez. Mi voz exclamó la alabanza de mi corazón: «¡Gracias, Dios!».


Por supuesto, muchas veces no experimentamos respuestas inmediatas a nuestras oraciones. Pero Dios nos conoce individual e íntimamente. Él sabe lo que necesitamos y cuándo lo necesitamos. Él sabe lo que deseamos. Él es bueno, sabio y Poderoso, Una canción nos aconseja que cuando no podemos ver la mano de Dios que trabaja, podemos confiar pacientemente en su corazón. Podemos estar seguras, dejando las cosas grandes y las pequeñas en las manos de quien más nos ama: nuestro Padre celestial.

HIJOS DE DIOS.

«Todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, son hijos de Dios». Romanos 8: 14

¿SER GUIADO? Al ser humano no le gusta ser guiado; está en su naturaleza. Desde pequeño, quiere hacer las cosas sin la orientación de nadie: el bebé intenta comer solo, y se embadurna el rostro; el niño que aprendió a caminar, corre como un cabrito, choca contra la vitrina de vidrio, y sale llorando y sangrando


Esa fue la primera tragedia del ser humano, en el Edén. Dios le había ordenado: «No comerás». Pero vino la serpiente y le «mostró» que comer no le hería mal: «Seréis como Dios», le dijo. Y Eva creyó. Decidió escoger su propio destino. seguir a «su corazón», y no a la Palabra de Dios.
¿Cuál fue el resultado? A partir de aquel día, el ser humano comenzó a buscar su propio rumbo. Un camino que, a pesar de sus buenas intenciones, lo lleva hacia la muerte. Pasó a pertenecer al reino de las tinieblas; y, en medio de las tinieblas, no ve nada y termina hiriéndose.


Cuando Jesús estuvo en la tierra, dijo a un grupo de personas: «Vosotros sois hijos del diablo y las obras de vuestro padre, el diablo, queréis hacer»,¿Hijos del diablo? ¡Palabras duras, demasiado duras para ser oídas! Pero reflejan una triste realidad para la criatura rebelde.


Y ahora viene San Pablo, y afirma: «Todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, son hijos de Dios». ¿Qué? ¿No basta con nacer, para ser un hijo de Dios? Según la declaración del apóstol, no: todos venimos a este mundo cargando la naturaleza pecaminosa rebelde, que desea obrar su propia voluntad. En algún momento de la vida, es necesario escoger, decidir, aceptar ser guiado por Dios. Entonces pasamos de muerte a vida. Porque Jesús conoce el camino mejor que nosotros, y ciertamente nos conducirá hacia una vida plena en esta tierra, y hacia la vida eterna cuando vuelva por segunda vez.


¿Cómo he vivido hasta aquí? ¿Quién ha dirigido mi vida? ¿Hacia dónde me dirijo hoy? ¿Estoy seguro de que mis decisiones y mis acciones son aprobadas por Dios, o simplemente estoy siguiendo los impulsos naturales de mi corazón re belde? Estas son preguntas que debo responder antes de enfrentar los desafíos que un nuevo día me presenta.


¿Y tú? ¿Ya revisaste tus planes para hoy? ¿Ya los depositaste en las manos de Jesús? Hazlo, porque «todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, son hijos de Dios»

Buenas Tardes

Resultado de imagen para buenos dias cristianos de lunes

CRISTO NUESTRO ÚNICO CAMINO.

«Jesús puede salvar para siempre a los que, por medio de él, quieren ser amigos de Dios. Pues vive eternamente, y siempre está pidiendo a Dios por ellos». Hebreos 7: 25, TLA.

¿CÓMO SE RECONCILIA DIOS con los seres humanos? Por la obra y los méritos de Jesucristo, que […] puso de lado todo lo que pudiera interponerse entre el ser humano y el amor perdonador de Dios. No se cambia la ley que el hombre transgredió para que armonice con el pecador en su condición caída, sino que se la revela como el trasunto del carácter de Jehová, el exponente de su santa voluntad, y se la exalta y se la magnifica en la vida y en el carácter de Jesucristo.


No obstante, se provee un camino de salvación, porque se nos presenta al inmaculado Cordero de Dios como el ía que quita el pecado del mundo. Jesús ocupa el lugar del pecador, y lleva sobre sí mismo as la culpa del transgresor.Al mirar al sustituto y garantía del pecador, el Señor Jehová puede ser justo, y al mismo tiempo el justificador de los que creen en Jesús. Se perdona al que acepta a Cristo como su justicia y su única esperanza; porque «Dios estaba en Cristo reconciliando el mundo consigo mismo» (2 Cor. 5: 19, RVC).


La justicia, la verdad y la santidad de Cristo, que son aprobadas por la ley de Dios, constituyen un canal por medio del cual la misericordia puede comunicarse al pecador arrepentido y creyente. Los que no creen en Jesucristo no están reconciliados con el Padre; pero los que tienen fe en él están escondidos con Cristo en Dios. «Si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fiel y justo, nos los perdonará y nos limpiará de toda maldad» (1 Juan 1: 9, NVI).


El cargó con todos nuestros pecados y murió en la cruz, a fin de garantizar la salvación a todos los pecadores que se arrepientan y conserven su lealtad a Dios. unicamente a través de Cristo podemos tener acceso al Padre.— Carta 29, 1900.Dice Jesús: «Todos los que el Padre me da, vienen a mí; y a los que vienen a mí, no los echaré fuera» (Juan 6: 37, DHH). Cristo toma sobre sí los pecados de los transgresores y les imputa su justicia, y por su gracia transformadora los hace aptos para el compañerismo con los ángeles y la comunión con Dios

Resultado de imagen para buenos dias cristianos de lunes

EL CORAZÓN DE PABLO.

Lee Gálatas 4:12 al 20. ¿Cuál es la fuerza del mensaje de Pablo en estos versículos?


La indicación inicial de la preocupación que pesa sobre el corazón de Pablo es su apelación personal en el versículo 12. La apelación sigue inmediatamente después de la insistencia de Pablo de que los gálatas se hicieran “como yo”. Desafortunadamente, la importancia de la palabra “rogar” no es transmitida completamente en algunas traducciones. La palabra en griego es deomai. Aunque puede ser traducida como “rogar” (RV60) o “suplicar” (NVI), la palabra griega tiene un sentido más fuerte de desesperación (ver 2 Cor. 5:20; 8:4; 10:2). Pablo, en realidad, está diciendo: “¡Por favor, se los imploro!”


La preocupación de Pablo no era simplemente por ideas teológicas ni puntos de vista doctrinales. Su corazón estaba ligado a las vidas de las personas que habían sido llevadas a Cristo por medio de su ministerio. Se consideraba más que un simple amigo; era su padre espiritual, y ellos eran sus hijos. Pero, además de eso, Pablo compara su preocupación por los gálatas con la ansiedad y la angustia que acompañan a una madre en trabajos de parto (Gál. 4:19). Pablo había pensado que su “trabajo de parto” había sido suficiente para que tuvieran un “buen nacimiento” cuando fundó la iglesia. Pero, ahora que los gálatas se habían apartado de la verdad, Pablo estaba experimentando esos dolores de parto otra vez, a fin de asegurarse el bienestar de ellos.


¿Qué objetivo tenía Pablo en mente para los gálatas? ¿Qué resultado deseaba ver de sus “dolores de parto” por ellos? Gál. 4:19


Luego de describir primeramente a los gálatas como siendo formados en el vientre materno, Pablo ahora se refiere a ellos como si fueran futuras madres ellos mismos. La palabra traducida como “formado” se usaba en lenguaje médico para referirse al desarrollo de un embrión. Por medio de esta metáfora, Pablo describe lo que significa ser un cristiano, tanto individualmente como colectivamente, como iglesia. Ser un seguidor de Cristo es más que solamente la profesión de fe; implica una transformación radical a la semejanza de Cristo. Pablo “no estaba buscando unas pocas alteraciones menores en los gálatas, sino una transformación tal que verlos a ellos sería como ver a Cristo”.


¿En qué aspectos has visto manifestado el carácter de Cristo en tu vida? ¿En qué áreas aún tienes mucho para crecer?

¿Eres reflejo de Dios?

"Vino a él un leproso, rogándole; e hincada la rodilla, le dijo: Si quieres, puedes limpiarme. Y Jesús, teniendo misericordia de él, extendió la mano y le tocó, y le dijo: Quiero, sé limpio. Y así que él hubo hablado, al instante la lepra se fue de aquél, y quedó limpio". Marcos 1:40-42 (RVR1960)


Este hombre, cuyo nombre no aparece, estaba enfermo de lepra, una enfermedad incurable y muy contagiosa. La persona que llegaba a tenerla quedaba terriblemente marcada porque poco a poco iba perdiendo su aspecto humano.
Debido a que era una enfermedad contagiosa, quien la padecía era separado de su familia y de toda la sociedad. Por esta razón, habitualmente eran compañeros de los muertos y de los endemoniados en las tumbas.
Y al tratarse de una enfermedad incurable en esos días y cuyo fin era la muerte, se entendía que un leproso era un muerto en vida. Pero una de las cosas que me apasiona de este corto relato es la actitud de Jesús a la petición de un hombre sin esperanza: “si quieres puedes limpiarme”.


Contrariamente a lo que habría hecho cualquier rabino o persona de su tiempo, Jesús no se alejó de él, sino que permitió este acercamiento, e incluso, cuando llegó el momento, también Él se acercó al leproso al punto de tocarle para sanarle: “Quiero, sé limpio”.
Jesús es un ejemplo de amor incondicional, nunca repudió al leproso por su condición y situación, al contrario, tuvo compasión y comprendió que no era fácil estar aislado de su familia y de la sociedad por esa cruel enfermedad que lo deformaba.


Más allá de ese hermoso milagro que Jesús hizo y de los muchos que están escritos en su Palabra, la actitud de Jesús con todos los que se acercaban a Él nos enseña que no debemos ignorar a las personas por su condición. Jesús recibió a todos los que decidieron acercarse y con seguridad lo seguirá haciendo, porque Dios no hace excepción de personas.
Muchas veces nosotros ignoramos a un desahuciado, un enfermo, a personas en situación de calle, religiosas, etc. y esa no debe ser nuestra actitud. La palabra de Dios nos manda a poner en práctica el amor:


“Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu fuerza y con toda tu mente” y Ama a tu prójimo como a ti mismo”. Lucas 10:27.
“Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros.” Juan 13:34.
“El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor.” 1 Juan 4:8 (RVR1960)


Ese amor debe llevarnos a cubrir multitud de faltas, darnos la valentía para llevar el evangelio a los necesitados sin importar su situación y condición. Si hasta hoy no hemos puesto en práctica el amor, es un buen día para empezar a hacerlo, comienza por tus seres queridos.


"Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas". Efesios 2:10 (RVR1960)


Oremos:


"Señor amado, hoy aprendí que tu amor me llama a cuidar de aquellas personas a quienes el mundo rechaza, enfermos, pobres y marginados, por favor lléname de ti para amar a todos por igual y perdóname si hasta hoy he ignorado a alguien. Quiero ser un canal de tu amor, en el nombre de Jesús, amén."


Feliz Lunes. 



Comenzamos una nueva semana


con la bendición de Dios,


con nuevas oportunidades


para aprovecharlas todas,


con nuevos retos para vencer


y con el buen ánimo


a flor de piel. 


Feliz Lunes.