jueves, 26 de abril de 2018

Resultado de imagen para jueves cristianos

Feliz Jueves



Empieza el día


comprometiéndote a hacer


la voluntad de Dios


EL se agrada cuando sus hijos


le obedecen


y ésto te llevará


por un camino


lleno de bendiciones

Tito 3

Instrucciones personales


12 Cuando te envíe a Artemas o a Tíquico, apresúrate a venir a mí a Nicópolis, porque allí he determinado pasar el invierno. 13 A Zenas, intérprete de la Ley, y a Apolos, encamínalos con solicitud, de modo que nada les falte. 14 Y aprendan también los nuestros a ocuparse en buenas obras para los casos de necesidad, para que no se queden sin dar fruto.Salutaciones y bendición final
15 Todos los que están conmigo te saludan. Saluda a los que nos aman en la fe. La gracia sea con todos vosotros. Amén.

Buenos Dias

Resultado de imagen para jueves cristianos

miércoles, 25 de abril de 2018

Buenas Noches

Resultado de imagen para miercoles cristianos noches

20 de julio de 1969

Jesús… anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo.Hechos 10:38


El 20 de julio de 1969, hace exactamente 48 años, por primera vez en la historia de la humanidad un hombre puso el pie en la luna. Refiriéndose a este suceso, el astronauta americano James Irwin escribió: «Lo importante no es que el hombre haya caminado sobre la luna, sino que en la persona de Jesús, Dios haya venido a caminar en la tierra». Ante esta proeza del hombre, la presencia de Dios en la tierra hace 2.000 años es un hecho de un alcance totalmente diferente.
En el instante en que Neil Armstrong puso el pie en el suelo lunar, todo el planeta vivió unos momentos de gran entusiasmo. Pero cuando el Hijo de Dios vino a la tierra, fue recibido con el odio y la hostilidad de su criatura. Los hombres, por naturaleza enemigos de Dios, rechazaron al Enviado del cielo: inmediatamente trataron de matar a Jesús.


El hecho de que un hombre llegase a caminar sobre la luna probó el alto grado de tecnología que hemos alcanzado. Pero Jesús en la tierra reveló a la vez la maldad del corazón humano y el amor de Dios con respecto a la humanidad perdida. Caminar sobre la luna halagó el orgullo del hombre. Pero la venida de Jesucristo a la tierra, su muerte en la cruz, su resurrección produjeron y demostraron su victoria resplandeciente, definitiva sobre el pecado y la muerte que dominan toda la humanidad.


Que el hombre haya caminado sobre la luna no cambia gran cosa en nuestra cotidianidad. Pero el hecho de que Jesús haya venido a esta tierra puede transformar totalmente la vida del que acude a él y lo acepta como su Salvador.


1 Crónicas 2 – Lucas 7:24-50 – Salmo 86:1-6 – Proverbios 19:24-25

Como el agua y el fuego

¿No es mi palabra como fuego, dice el Señor…?Jeremías 23:29


Como desciende de los cielos la lluvia y la nieve… que riega la tierra, y la hace germinar y producir… así será mi palabra que sale de mi boca.Isaías 55:10-11


¡Sin agua no existe la vida! El agua es un elemento natural imprescindible para la vida. Si cae con moderación en forma de lluvia, es una fuente de bendición para la tierra, pero puede generar catástrofes si cae en forma de granizo o si inunda una región.
Lo mismo sucede con el fuego. Nos calienta y cuece nuestros alimentos. Sin embargo, a veces un incendio solo deja muerte y desolación.


La Palabra de Dios es comparada tanto al agua como al fuego. Efectivamente, es una fuente de bendición para todos los que creen y aceptan para sí la gran salvación que Dios ofrece a los hombres. Entonces esta palabra se convierte en su gozo diario. Los limpia de sus pensamientos impuros y los refresca hablándoles de Jesucristo.


Pero esta misma palabra que salva, también anuncia terribles juicios a los que rechazan la gracia y el perdón que Dios les ofrece. Como un fuego que devora, el juicio alcanzará a todos los que no quisieron tomar en serio las solemnes advertencias de la Palabra de Dios.


“Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas” (Apocalipsis 14:7).


“El que quiera, tome del agua de la vida gratuitamente” (Apocalipsis 22:17). “El que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás” (Juan 4:14).


1 Crónicas 3 – Lucas 8:1-25 – Salmo 86:7-13 – Proverbios 19:26-27

Resultado de imagen para miercoles cristianos

Problemas insolubles

¿Quién nos removerá la piedra de la entrada del sepulcro?Marcos 16:3


Mas el ángel, respondiendo, dijo a las mujeres: No temáis vosotras; porque yo sé que buscáis a Jesús, el que fue crucificado. No está aquí, pues ha resucitado, como dijo.Mateo 28:5-6


“¿Quién nos removerá la piedra?”. Esta fue la pregunta que se hicieron tres mujeres aquel domingo de Pascua por la mañana, en Jerusalén. El Señor Jesús había muerto el viernes, y ahora ellas iban a la tumba con la intención de embalsamar su cuerpo, según la costumbre de la época. Pero sabían que una gigantesca piedra circular cerraba la entrada de la tumba. ¿Quién nos removerá la piedra?, se decían con preocupación mientras caminaban. Comprobaban que no tenían ayuda para abrir la tumba, pero cuando llegaron, la piedra había sido removida. Además supieron que Jesús había resucitado, ¡que estaba vivo!


Hay situaciones en nuestra vida que nos entristecen o nos preocupan. Somos conscientes de que no tenemos ningún recurso. ¿Quién me librará de este obstáculo insuperable que tengo ante mí? A menudo la gracia y el poder de Dios han respondido a nuestra necesidad incluso antes de que se presente: ¡la piedra ha sido removida! En el cielo tenemos a un Señor vivo, todopoderoso. Junto a él podemos resolver los problemas delicados y vencer los obstáculos insuperables. Quizá no sea de la manera en que nos lo imaginamos, sino como a él le parece bueno para nosotros.


Oremos al Señor con confianza. Cuando ya no sabemos qué hacer, cuando las pruebas nos agobian, él no nos abandona: “Este pobre clamó, y le oyó el Señor, y lo libró de todas sus angustias” (Salmo 34:6).


1 Crónicas 4 – Lucas 8:26-56 – Salmo 86:14-17 – Proverbios 19:28-29

Los últimos serán primeros

La vida cotidiana nos da muchos ejemplos de lo que es la espiritual.En cierta ocasión estaba haciendo fila en un lugar para subir a un bus de transporte local y cuando el vehículo llego un grupo de personas se abalanzó sobre las puertas y entraron a empujones, dejándonos a nosotros al final de la fila, apenas logrando subirme. Con el bus repleto yo estaba cerca de la puerta, el chofer en cada parada preguntaba ¿alguien se queda aquí?, como nadie respondía, seguía a la siguiente estación, y así por varias paradas hasta que llegamos a la que yo necesitaba; cuando el conductor volvió a hacer la misma pregunta yo respondí “yo me quedo”; para mi alegría estaba al pie de la puerta. De ultimo en subirme, me convertí en el primero en bajarme…


Este ejemplo me sirve para comprender la parábola que hizo Jesús sobre el hombre dueño de un viñedo que quiso contratar obreros; contrató a unos por un día completo, a otros los contrato a las horas tercera, sexta, novena y a la undécima; al final el dueño del viñedo dio instrucción al mayordomo de que se pagara exactamente igual a todos independientemente del tiempo que hubieran laborado; unos se quejaron, pero el dueño les respondió que quería ser generoso y que podía hacerlo, para terminar declarando que “los últimos serán los primeros y los primeros últimos”.


Aunque una multitud se adelante y “te quite el puesto”, o, aunque muchos lleguen antes que tú por diferentes razones, Dios tiene para todos igual calidad de bendición.El amor y el favor de Dios es más que suficiente para todos, tanto para los que llegan temprano como para los que llegan en la ultima hora.
Hacer lo que Dios nos pide puede ser que nos ubique en el ultimo lugar de las cosas terrenales, pero te pondrá en la primera fila al cielo.


Oro para que te acerques a Dios, cumplas Su Palabra y te ubiques en el lugar de la obediencia y la bendición


Versículo”: “Así que los últimos serán primeros, y los primeros, últimos” Mateo 20:16 (NVI).

COMO OVEJAS…




Todos nosotros nos descarriamos como ovejas.


Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y la verdad no está en nosotros.
No hay justo, ni aún uno; no hay quien entienda, no hay quien busque a Dios; todos se han desviado, a una se hicieron inútiles; no hay quien haga lo bueno, no hay ni siguiera uno.


Pues vosotros andabais descarriados como ovejas, pero ahora habéis vuelto al Pastor y Guardián de vuestras almas.
Me he descarriado como oveja perdida; busca a tu siervo, porque no me olvido de tus mandamientos.


El restaura mi alma; me guía por senderos de justicia por amor de su nombre.
Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco y me siguen; y yo les doy vida eterna y jamás perecerán, y nadie las arrebatará de mi mano.

¿Qué hombre de vosotros, si tiene cien ovejas y una de ellas se pierde, no deja las noventa y nueve en el campo y va tras la que está perdida hasta que la halla?


Is. 53:6 I Jn. 1:8 Ro. 3:10-12 I P. 2:25 Sal. 119:176; 23:3 Jn. 10:27,28 Lc. 15:4

Cuando hay verdadero arrepentimiento

«El Espíritu del Señor omnipotente está sobre mí, por cuanto me ha ungido para anunciar buenas nuevas a los pobres. Me ha enviado a sanar los corazones heridos, […1, a consolar a todos los que están de duelo, y a confortar a los dolientes. Me ha enviado a darles aceite de alegría en vez de luto, traje de fiesta en vez de espíritu de desaliento». Isaías 61: 1-3,


LA VEZ QUE NOS APESADUMBRAMOS por causa del pecado, debemos regocijarnos en el increíble privilegio de ser hijos de Dios. A menudo nos lamentamos porque nuestras malas acciones nos producen consecuencias desagradables. Pero esto no es arrepentimiento. El verdadero pesar por el pecado es resultado de la acción del Espíritu Santo. El Espíritu revela la ingratitud del corazón que ha despreciado y agraviado al Salvador, y nos trae arrepentidos al pie de la cruz.


Cada pecado vuelve a herir a Jesús; y al mirar a Aquel a quien hemos traspasado, lloramos por los pecados que le produjeron angustia. Una tristeza tal nos inducirá a renunciar al pecado. Las lágrimas del pecador arrepentido son apenas las gotas de rocío que preceden al brillo del sol de la santidad. Esta tristeza es precursora de un gozo que será una fuente viva en los más íntimo del ser. «Reconoce tu culpa; admite que te has rebelado contra el Señor tu Dios».


«Regresa otra vez a mí, porque yo soy misericordioso. No estaré enojado contigo para siempre». «A todos los que se lamentan en Israel les dará una corona de belleza en lugar de cenizas, una gozosa bendición en lugar de luto, una festiva alabanza en lugar de desesperación» (Jer. 3:13, 12, NTV• , Isa. 61: 3, NTV). 


«Yo seré Para él como un padre y él será para mí como un hijo. Si se porta mal, lo castigaré como castiga un padre a su hijo, pero nunca lo abandonaré». 2 Samuel 7: 14-15, TLA

SUSTENTO



“Primero, ayúdame a no mentir jamás. Segundo, ¡no me des pobreza ni riqueza! Dame solo lo suficiente para satisfacer mis necesidades.” Proverbios 30: 8 (NTV).

Muchas veces nos metemos en problemas por causa del dinero. Esto sucede cuando no tenemos la disciplina de ajustarnos a nuestro presupuesto, para no gastar más de lo que recibimos. Otra situación se da cuando una persona tiene demasiadas riquezas y esto le hace creer que no necesita de nadie o que puede llevarse el mundo por delante.


En la Biblia encontramos que es mejor tener lo suficiente como para satisfacer nuestras necesidades, de esta forma no corremos el riesgo de ofender al Señor, sea de una u otra manera.

“Pues si me hago rico, podría negarte y decir: «¿Quién es el Señor?». Y si soy demasiado pobre, podría robar y así ofender el santo nombre de Dios.” Proverbios 30:8-9 (NTV).

Evangelismo

Ultimas fotos